07 noviembre, 2009

Desde Andalucía a las estrellas.

Para leer este post es necesario que pinches al reproductor de You Tube de la derecha y escuches mientras, la Opera Orfeo en los infiernos de Jacques Offenbach

Antes de que hubiera un dios único, los humanos teníamos muchos. Y muchas. Hijas de Zeus, como todos, las Musas se dedicaban al noble arte de la música, inspirando a los humanos en sus creaciones. El dios mensajero Hermes, cogió un día una lira de las Musas, y se la dio a Apolo, dios del Sol y hermano de Selene, diosa de la Luna. Apolo tuvo un hijo con la Musa Calíope, que heredó las dotes musicales de su madre: el don de la música y la poesía. A este hijo, Apolo, le regaló la lira que le dio Hermes.
Este hijo llevaba el nombre de Orfeo.


La música que Orfeo tocaba era tan poderosa, que todas las personas se reunían para oirle y sentir tranquilidad en sus almas.
Claro, con estas dotes, Orfeo enamoró a la ninfa Eurídice, que un día fue mordida por una serpiente, muriendo y dejando a Orfeo en el desasosiego.


Pero Orfeo tenía un arma: su música. Y con ella bajó a los infiernos a buscar a su amada para regresarla a la vida. Con la música pudo ablandar los corazones de Hades y Perséfone, los dioses de los infiernos, e incluso pudo dormir al perro guardián de las puertas del infierno: el Can Cerbero.




Orfeo regresó con su amada Eurícide a la vida, con la condición de que no se volviera a verla, ni que a ella le diera la luz del Sol mientras subía a la Tierra desde los infiernos, cosa que no pudo resistir, y en el último momento, a punto de llegar a la vida, la miró, y ésta se esfumó, para siempre.
Orfeo se puso tan triste y comenzó a tocar la lira tan mal, que aquello era ruido en vez de música y el pueblo, lo mató para que callara para siempre.
Tan bueno fue Orfeo, que inclusó participó en el viaje de los Argonautas y no remando, no... sino ¡marcando el ritmo! Como no podía ser menos...
Por toda esta historia ... ¡no me digáis que Orfeo no merecía un lugar entre las estrellas!
Zeus, colocó su lira entre ellas.





Y hoy, miles de años después, desde Andalucía los astrónomos han observado el cielo de verano, en esa zona dedicada a nuestro dios músico.
En la constelación de Lyra, hay una de las estrellas más importantes del firmamento norte: Vega. Es azul, joven, sólo se puede ver en verano y es estrella por dos motivos: una, porque es un astro, y otra, porque ¡fue protagonista de la película Contact, de Carl Sagan!
Pero escondida a la vista humana, y no a los telescopios, se encuentra algo difuminado. Los astrónomos la llaman M57 o Nebulosa Anular o del Anillo. Con los grandes telescopios del Observatorio Hispano Alemán en Andalucía, en Calar Alto, Almería se ha hecho una de las fotografías más impresionantes de esta nebulosa. Tanto ha sido, que la NASA la escogió el día 6 de noviembre de 2009 como APOD, foto del día.




Véanla. Gózenla. Yo como andaluz me siento muy orgulloso del trabajo que se está haciendo en esta tierra sureña de España en astronomía. Yo aplaudo a todos los componentes del Observatorio de Calar Alto por esta fotografía. Aquí está. Guárdenla. No la olviden.
No la olviden porque seguro que algún día tendréis que mirar al cielo por algún motivo. Y si no lo tenéis: ¡Hacedlo! Miren al cielo. Miren las estrellas. Y no os quedéis sólo en la maravilla del vértigo de las distancias. Pensad que no están ahí por casualidad. Que cada una tiene su motivo. Su sentido. Miren a Lira y pídanle insipiración para escribir en los blogs. Miren a las Osas y pidan el sentido de la orientación en nuestras vidas. Miren al cielo y no se pierdan esa película olímpica gratis, hecha para nosotros por nuestros ascentros hace miles de años.
Y que no falte la música... ¿no creéis que Orfeo se lo merece?

14 comentarios:

MIGUEL ANGEL dijo...

Creo que se lo merece a pesar que lo sacrificó todo por su amada. Ahora comprendo el sentido del amor. Es preciosa la historia que cuentas Alfonso. Es admirable el cielo de nuestra tierra y la labor que los científicos astrónomos están logrando cada día al estudiar el cielo.

Esteban dijo...

La musica amansa a las fieras!! saludos

Angie dijo...

¡Fiesta en mi blog, corre!

Laura dijo...

MA-RA-VI-LLO-SO.
Esta semana he estado un poco alejada de los interneses, pero ahora te he leído todo lo atrasado y genial.
Lo de las Lentejas no tiene desperdicio jjaja...
El Evangelio...pues eso: tus imágenes valen mas que mil palabras. Muy bueno.
Y ¿sabes? siempre me fascinó la mitología clásica.
Ah, y creo que Saramago tiene razón. Pero también la tienes tú, que inventaste un Dios bueno, de Amor, por tanto, ambos teneis razón.
Un beso Amigo.

belijerez dijo...

Yo sino mirase a las estrellas no estaría aquí. Ellas guían mi vida. Te lo aseguro.

Gracias por tu trabajo.

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Impresionante la imagen...

Juanjo dijo...

Es una historia preciosa. No dejemos de mirar hacia arriba...

Saludos.

Satie dijo...

Magnífica entrada, tus explicaciones son preciosas. Me ha encantado la foto, ojalá algún día pueda ir a Calar Alto.

Amig@mi@ dijo...

Uff, me encantó tu post, tanto que se lo voy a enviar a un entendido que lo va a disfrutar mucho más que yo.
Hoy me siento orgullosa de ser "casi" Almeriense.
Besos

frikosal dijo...

Buena historia.

Ya conocía el trabajo de Peris & co en Calar Alto, de hecho unos amigos colaboran con él, pero este APOD se me había pasado.

Y mira este otro APOD.

Isabel dijo...

Una historia del Olimpo, con una foto impresionante y una música bellísima. Un beso

Maripaz Brugos dijo...

Jo, Alfonso, que interesante...

Me encanta contemplár las estrellas, pero desde este mismo instante, pensaré en tí cuando las contémple

Gracias por compartír tus conocimientos...

Abuela Ciber dijo...

Claro que se lo merece.

Y tu un aplauso por lo completo del post que nos brindas.

Cariños

Nerina Thomas dijo...

Una maravilla la historia, y me alegra sientas orgullo. Es merecido sin duda.
tqm.