22 octubre, 2009

P'alante


Bueno, la vida sigue. En estos días me he llevado una sorpresa con respecto al famoso y desconocido plan de Bolonia, esa reforma universitaria en Europa. Digo desconocida porque no consigo enterarme del todo el por qué de las protestas. Pero cuando las hay, alguna razón habrá. Pero la verdad es que a mí me ha beneficiado. A mí personalmente. Porque sé que a otros compañeros les perjudica.
Yo hace tiempo inicié la carrera de Psicología por la UNED. Y aprobé unas pocas de asignaturas de primero, segundo y tercero. La hacía por gusto y me matriculaba de las asignaturas que más me gustaban. Pero bueno, me surgió en aquella época que tenía que luchar por mi plaza en mi puesto de trabajo y me tuve que poner a hacer cursos que me puntuaran como un loco, para tener un currículum fuerte en mi convocatoria. Y claro, quien mucho abarca, poco aprieta, y tuve que parar la carrera.
La recomencé hace dos años, pero con el tema de mi hermana también tuve que parar. Y este año, me entero que empieza la reforma y que la licenciatura de Psicología se transforma en Grado.
Al matricularme en Grado resulta que me convalidan las asignaturas viejas de la licenciatura con las de Grado y me encuentro con seis asignaturas aprobadas. Un curso y pico. Y lo bueno es que la carrera, de cinco pasa a cuatro años. Genial. Pero claro hay compañeros a los que le perjudica. Por ejemplo, quien tuviera aprobada Historia de la Psicología que en el plan 2000 eran diez créditos, ahora se ha convertido en una cuatrimestral, y con seis créditos. Es decir, pierden cuatro créditos así sin más.
En fin, que me conviene. Y me he vuelto a matricular. Porque me gusta. Porque hay que hacer gimnasia con la mente. Y por que hay que distraerse. Y como yo soy tan raro, que no me distrae el fútbol, pues me distraigo, con este tipo de cosas. Así que a por Psicología Social, Psicología del Aprendizaje e Historia de la Psicología que es de lo que me he matriculado. A ver como me va, porque en la UNED te hacen trabajar de lo lindo.

9 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Felicitaciones!! Ese es mi amigo!!Adelante, bella carrera. Haces lo que te gusta y me alegra hayas retomado y te hayan reconocido . Te lo mereces, por ser buena gente!!
mil abrazos y un brindis en esta por el hecho, yo llevo matecados andaluces.

Arantza G. dijo...

Me alegro que para tí haya salido bien la jugada.
ole, p'alante...
Besos

Estrella Altair dijo...

Hola Alfonso

Bueno.. entiendo poco del "Plan Bolonia", pero mi hijo me comenta que era una cosa necesaria para de alguna manera hacer mas internacional nuestra enseñanza, que falta le hace.

.. y a él en concreto le parece un avance.. y yo me fio de mi hijo..

.. En cuanto a lo que estudios... ummmm ,... como me gusta.....

.. y estoy muy pero que muy de acuerdo contigo en que estudiar.... es siempre beneficioso, a mi me pasa lo que a ti, que me encanta.... y me ayuda.. mucho... para eso de tirar pálante.

Besos

Ana Belio dijo...

Que bien Alfonso, me alegro de verdad.

Yo tampoco accabo de enterarme del plan Bolonia.

A por todas.

Suerte.

Ana dijo...

Felicidades...Y a por todas...Que tú puedes.

Muchos besitos.

Satie dijo...

No te digo nada, ya verás, tómatelo con paciencia. ¿Y la de historia?

Alfonso dijo...

Gracias, por vuestros comentarios. Nacho, el problema de Historia es la sinvergonzonería de los catedráticos. Los libros de Historia, que están hechos por los mismos profesores, valen más que la matrícula en la propia asignatura. Por ejemplo, Historia Antigua, el librito de la colega, 100 euros. Y si repites, el año que viene no sirve, porque cambia tres fotos y ya no vale el libro. Sinverguenzas.
En Psicología no pasa igual. Son historias de peleas entre departamentos en la facultad de Historia, de verguenza.

El Peregrino Ruso dijo...

Mi mas sentido pésame por el padre del miguel Angel esta mañana he aplicado la misa por el. Dale un fuerte beso de mi parte y otro para ti. Ánimo hermano.

Abuela Ciber dijo...

Buenisimo querido amigo en la distancia, tu juventud lo amerita, aunque siempre digo que no hay edad para aprender.

Recibe mi afecto.