06 octubre, 2009

Implicación

Todos somos perfectos. Tenemos una apariencia hecha a nuestra idea de la perfección. Tenemos nuestras sonrisas, nuestras elegancias y nuestros comportamientos exactos para que los demás, sepan que somos buenas personas.
Con disimulo y falsa humildad vamos desgranando lo que creemos que son nuestros valores. Y si no los tenemos, nos lo inventamos.
¡Somos tan buenos'! y sobre todo, somos los mejores. Todo se eleva a la enésima potencia si somos candidatos a algo, porque entonces no se trata de convecer que ya es así. Si no de vender.
Y si la elección es a dedo o entre varias personas, guardar las apariencias es muy importante.
Sobre todo, si tenemos que presentarnos ante alguien que no nos conoce. Porque si nos conociera...
Si nos conocieran a fondo.. y vieran nuestras miserias y basuras...
¿quién no las tiene?
Si se supieran nuestras implicaciones en las cosas.
Si. Implicaciones. En lo que somos capaces de gastar nuestras energías pero no somos valientes para reconocerlo porque somos unos cobardes y nos da miedo ser políticamente incorrectos.
En el vídeo que os dejo, un señor, de categoría, de los de buen vestir, de los educados, de los limpios, de los elegantes, pierde el control ante el dolor de una madre por el despido injusto de su hijo, y le dice lo que nunca fue capaz de decir: que odia a los maricones.
Se le escapó. Lo dijo. Y la mujer, sólo le miró. Y el sufrió su condena. No, el condenar a los homosexuales, que a ellos él les odia y les da igual.
Su condena es quedarse desnudo ante el mundo y que la gente supiera que él, el señor, es realmente, otra mala persona.
La Unión de Hermandades de Jerez, cristianos ellos, han perdido los nervios, imaginamos por qué, y se han quedado desnudos ante la sociedad jerezana.
En un manifiesto que no tiene ni pies ni cabeza desde el punto del vista del Evangelio han arrasado contra mujeres, homosexuales, divorciados, las personas que utilizan métodos anticonceptivos, con los que sufren el drama del aborto y la gran mayoría de la población de Jerez. Han arremetido contra todos y todas. Porque ¿quién no tiene un homosexual, una mujer, un divorciado o alguien que use anticonceptivos en su familia y en sus seres queridos?
Y lo peor, han hecho daño. Y eso en el esquema del cristiano, no ha lugar. Han hecho daño porque se han implicado. Como el señor del vídeo. Que José, la Virgen María y el Niño Jesús, aquella familia tan distinta, donde la Madre no concibió de su marido, y a punto estuvo de ser repudiada... y crucificado su Hijo por no seguir las órdenes de los sacerdotes de la época, les perdonen. Y lo digo de corazón. Me quedo con la frase de Loles León al final del corto:

Pero es triste comprobar, como cuando uno está realmente implicado, ¿me oye bien?, implicado en algo, en lo que sea, expresa lo que siente en el fondo de su alma, y se delata.

Más sobre esto en el blog del Agora.


7 comentarios:

Agata dijo...

Esa frase es genial.
Y la cara que se le queda al tonto es genial también.

SOMMER dijo...

Es tan difícil encontrar a alguien implicado hoy en día...

Yo sigo buscando (incluso en el espejo)...

Arantza G. dijo...

Si señora!
Le dió en toda la sombra....
Besos

salvadorpliego dijo...

Aplaudo tus pensamientos. Bravo!!!

Un placer leerte.

Saludos.

Ana Belio dijo...

El vídeo es tremendo, pero que asquito que pasen cosas así todavía.

A Algunas personas solo con interpretar su mirada cuando los ven, ya sabes lo que piensan realmente.

Bs

Anónimo dijo...

Microchip-666

Gracia dijo...

Al final a la gente se le "ve el plumero". Una lástima que siga habiendo personas con tantos prejuicios y tanta hipocresía.