15 septiembre, 2009

Silencios.

"Lázaro, engañado me has: jurare yo a Dios que has tu comido las uvas tres a tres.""No comí -dije yo-más ¿por qué sospecháis eso?"
Respondió el sagacisimo ciego:
"¿Sabes en que veo que las comiste tres a tres? En que comía yo dos a dos y callabas." , a lo cual yo no respondí.


Hay silencios que son absolutamente deleznables. Tan blanco como los silencios sepulcrales. Tan grises, como los huesos que los contienen.



2 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Buenisimo, la vida misma!!!!!!!!

Cariños

belijerez dijo...

¿Cuándo uno es coherente, honesto, honrrado? ¿Cuándoooooooo???????.