11 septiembre, 2009

Poema destrozado.



Os pido disculpas. No es mi intención el poner triste a nadie. Tampoco quiero ser pesado, pero esto es un blog personal y escribo las cosas que me van saliendo día a día. Y como este post va a ser tristón os entendería que le dierais al clic y pasarais de largo.
Estoy en pleno duelo de mi hermana (hace siete meses) superpuesto al de mi madre, que va a hacer ahora tres años. No puedo dejar de pensar en mi hermana todos los días, ni quiero. La rutina es terrible. Anoche empezó una de mis series favoritas de mi hermana y mía de televisión que es Cuéntame. Siempre me la grababa, iba a casa por la cinta de vídeo, me contaba el principio. Ayer, tuve que poner el reloj del vídeo para que grabara sólo. Y es duro. Tengo que desahogarme y soltar todo el dolor que llevo dentro. La mejor manera que me sale es o llorando o escribiendo. Sé que cuando escribo los mensajes de respuestas son de buena voluntad: que la vida sigue, que hay que mirar adelante, etc... sí, sí... pero no hay consuelo posible. Esta tarde visitaba el blog de Glenda, y ella se encuentra como yo, aunque más desanimada. Se plantea dejar su blog. Ni loco haría yo eso, y por eso le he pedido a ella que siga, para poder superar el dolor de la pérdida de su hija. Os pido que entréis en su blog y le echéis también una mano.
Y yo os pido perdón si me pongo pesado, pero esta tarde le escribí un poema. Malo, pero poema. Y qué iba a hacer ¿lo iba a guardar en un cajón? No, mi hermana se merecía su lugar en la tierra y se lo quitaron. Yo me encargaré de que su camino por el planeta no fuera en vano, porque fue muy buena persona y nunca se mereció la enfermedad tan mala que tuvo ni su final a los 50 años.
Por eso, hoy el blog otra vez es de mi hermana. El vídeo que pongo de Pimpinela, era la canción que ella siempre me pedía que le pusiera en la radio, que yo sabía que era para mí.

Ya hasta en sueños te lloro,

Se convierte líquida mi alma,

Paró el tictac de la alegría,

Es tu yo vivo lo que añoro.


Se te llevó la tarde amanecida

Sin el nombre de Dios a tu lado,

Acariciaste mi mano, tú vencida

Tus ojos miraron a tu hermano.


Maldito siempre aquello que te arranca

Que a Papá su vida le desgarra

Y a la tita el dolor desbanca.


Los curas negros guardaron ausencia

El día oscuro de tu marcha fría

Mamá lloró en el cielo

aún sabiendo que pronto te vería.

13 comentarios:

Ana dijo...

Alfonso, efectivamente éste es tu blog, y es un reflejo de tu día a día, como mi blog es reflejo. Yo cuando escribo no espero que le guste a todo el mundo. Cuando he estado triste ha sido mi válvula de escape, el cariño de los comentarios me ha ayudado mucho. Los momentos que pasas son duros, y aunque estemos lejos, yo te ofrezco mi apoyo.
Te dejo mi cariño y un beso muy grande.

belijerez dijo...

Aún así del duelo hay que ir saliendo, cada cual tiene su tiempo pero no puedes convertirlo en una trastorno obcesivo convulsivo, más que nada por salud. Y sólo tú puedes cambiar tu pensamiento, ni una pastilla, ni dos, ni ningun tratamiento harán que cambies de pensamientos si tú no lo decides.
Saludos y mi afecto, amigo.

Anna dijo...

No sabés amigo cómo comprendo tu dolor. Yo estos últimos días estoy para abajo. Es así, algunos días son buenos, otros regulares y otros malos como estos últimos. Yo me siento mutilada. Sólo espero que el tiempo me de una tregua. Mi vida no será nunca más como era. Pero tengo que seguir viviendo. Jesica y Santiago me lo agradecen.
Te mando un abrazo amigo. Anna.

Anónimo dijo...

Alfonso yo se perfectamente por lo que estas pasando yo tuve la desgracia de perder a un hermano con 30 años de un MALDITO CANCER, y luchando hasta el ultimo dia (ya te lo he comenté), veo el sufrimiento de mis padre y hermanos y esposa, eso nos entristece, aunque estemos de barbacoa, todos junto el siempre esta presnte, yo tambien estoy triste

Isabel dijo...

No sabes cuanto lo siento, y como bien dices, por mucho que te digamos que hay que seguir, tu corazón está destrozado, pero le has hecho un bonito homenaje a tu hermana, seguro que le ha llegado, y sin necesidad de grabárselo en video. Un abrazo

Satie dijo...

Ánimo compañero.

Isabel dijo...

No tienes que pedir perdón a nadie, Alfonso. ¿Por qué?
Tú eres tú "... y tus circunstancias". Es un honor que las compartas con nosotros. Gracias.

Animo aquí y adelante con esa parcela de la política donde la gente honesta tiene tanto que hacer.
Un abrazo,

MIGUEL ANGEL dijo...

Alfonso, siempre he dicho que este tipo de blog es una bálbula de escape. Yo al igual que tú he podido encontrar, gracia a ti, un refugio y un apoyo de todos aquellos que me leen.Además de poder agrandar el círculo de amigos.
Animo y si necesitas hablar ya sabes que puedes contar conmigo para lo que sea.

Abuela Ciber dijo...

Acompaño tus sentimientos, porque quiero muchisimo a mi hermano y visceversa.

A mi madre la recuerdo siempre y aún luego de 11 años una punzada de dolor surge, lo mismo que el vacío que su ausencia dejó.

La perdida de un hijo, hecho que ha sucedido a amigas dicen que es un dolor inconsolable.

Recibe mi cariño.

Norber dijo...

Un cálido abrazo, Alfonso.

Norber.

Terly dijo...

De Nerina he llegado hasta aquí y me ha emocionado este poema lleno de dolor y de ternura. ¡Cuánto dolor deja la Muerte!..
Seguro que de la mano de tu madre leerán este bello poema y no entenderán por qué estas triste...
Mis saludos.

Nerina Thomas dijo...

Te abrazo y me quedo en silencio a tu lado, sólo comparto tu tiempo a tu lado.
besosssssssssssss

Agata dijo...

Un abrazo.Me gusta leerte.Me gusta sentirte.Me gusta llorar contigo y reir contigo.Me gusta venir.Tú eres como la vida misma:puro sentimiento.Un beso.