26 septiembre, 2009

¡Comer, comer!

En los días estos de fiestas religiosas locales (que de religiosas tienen pocas, hay más bien mucho más de paganismo) que celebramos toda la ciudadanía (seas creyente o no) de la misma manera (es decir, no trabajando) el tiempo libre nos permite hacer cosas que durante los días laborables no solemos hacer por falta de tiempo.
Así como me encontré un jueves de regalo, decidí hacer cundir el tiempo en algo que me gusta también. Aparte de la astronomía, me gusta otra cosa muy parecida. La G-astronomía, que sólo se diferencia en la G de gato (o gata).
La cocina (como lugar) siempre fue un terreno vedado para mí, en el que mi madre sólo me permitía entrar para beber agua, abrir la nevera y poca cosa más. La cocina (como tarea) estaba prohibida para mí, como hombre que soy, así como el resto de tareas domésticas.
Pero cuando me fui de casa de mi familia y me independicé, uno de los ejercicios de libertad fue empezar a hacer mis pinitos en esto de hacer comidas. ¡Y descubrí que me gustó! La verdad, que aunque tengo titulación para trabajar como Analista de Laboratorio y nunca lo ejercí, la cocina se parece mucho a un laboratorio. En vez de coger n gramos de NaOH más n cc de HCl pues cojemos un kilo de papas con medio de carne y ya tenemos un guiso de papas, con algunas cositas más claro y su correspondiente calor.
Así, que aprovechando el día invité a Miguel Angel a 'Almejas pacíficas con aires huertanos oscuros y reflejos de Jerez'. O sea, que me inventé la receta. El título de ella es irónico porque no hay cosa que me parezca más ridículo que los nombres que le ponen algunos cocineros modernos de diseño a sus platos: sí, sí, esos cocineros que salen en la tele, que te ponen un plato grandísimo cuadrado, un cachito de carne, una matita de una hierbita, y cuatro rayones de caramelo y que te quedas muerto de hambre después de comerlo.
Pues a saber, ingredientes:

- Aceite de oliva andaluz.
- Cebollas.
- Perejil
- Champiñones (en Jerez, alguna gente le dice Zan Piñón, somos tan católicos que hacemos santo a todo).
- Taquitos de jamón serrano (andaluz también, claro).
- Almejas (donde las pueda comprar; como por horario no puedo ir a la Plaza de Abasto, las compro en el Mercadona (almejas del Pacífico, de ahí el nombre de la receta) que están muy buenas y muy baratas).
- Medio vaso de vino fino de Jerez.

Para las cantidades, utilizar el sentido común, según los comensales. Mi sentido común siempre me hace que si somos dos, haga comida para cinco. Pero bueno, al final, no los comemos todo. Como Obelix.

Y ya está.

Procédase a echar el aceite de oliva en una sartén, se echa la cebolla a trozos (después de llorar un poco) y perejil. Se fríe hasta que se queden las cebollas pochas. Entonces se le echa los champiñones (bien lavados, para quitarle la tierra), más los taquitos de jamón. Un poco de sal, pero ojo, que el jamón, también da sabor salado. Se remueve hasta que los champiñones (naturales) estén hechos (los de conserva, tardan menos).
Cuando estén hechos, valga la redundancia, se le echa las almejas más el medio vaso de vino de Jerez. Huélase porque que el vino de Jerez huele a gloria mientras se cocina. Cuando uno ve que las almejas están hechas, y que tiene buena pinta, pues se aparta , y se sirve.
Me salieron de rechupete que quieren ustedes que les diga. La salsita ummmm, para mojar pan hasta dejar el plato limpio.
Y eso es todo.
Ahora tengo en mente hacer algo con bacalao. A ver que se me ocurre. Os dejo una foto del plato. Como véis, lleno, el sentido común hizo plato para cinco jeje. En un restaurante no te pondrían ni la mitad. Pero ¡qué mejor que comer en casa y que te digan ummmmm qué rico! ¿no?






7 comentarios:

belijerez dijo...

Mi abuela cocinera de "fuste" (gran cocinera) de una familia poderosa economica y politicamente en Cádiz siempre decía: - La comida mal guisá y bien condimentá.

Tu comida estaba abundatemente condimentá y claro te salió riquísima. Te envio recetita de bacalau dourado por privado.

BUEN PROVECHO.

Abuela Ciber dijo...

Hay que plato mas ricoooooooo

Ademas los chef cocinan mejor que nosotras.

Mis hijos saben cocinar.....para no morirse de hambre ja ja.

Pero si ayudaban en todas las tareas de la casa.

Pero sí tengo uno especializado en hacer parrilladassssss familiares.

Cariños

Nerina Thomas dijo...

Que también te gusta el buen comer!!ni que fueras andaluz!!
Buen provecho amigo, dejame un bocado en mi ventana!!o hazme un lugar en tu mesa hoy domingo, que descanso.un abrazo

Agata dijo...

Qué plato...qué presencia...qué bien llenito está...Me encanta coger las almejitas y llenarme la punta de los dedos de la salsa...
Esto...me encanta el bacalao...

Satie dijo...

Qué pinta... echa unas cuantas pacá...

Norber dijo...

Mmmmm, que delicia!. Cuando me invitas?.
Un abrazo!.
Norber.

Inma dijo...

Que ricoooooooooo. Tiene una pinta de escándalo. Yo también soy una gran aficionada a la cocina y
siempre lo he dicho, la cocina es un laboratorio, tu pillas o te pasan una receta y poco a poco casi sin darte cuenta la vas adaptando a tu gusto. Tanto así que hay veces que la transformas tanto que creas una nueva.

Un saludo:

Inma