16 agosto, 2009

Mentiras varias.


Veía a María hablar en facebook sobre la cartas del tarot y le dije que contaría una cosa sobre ello. Y aquí estoy teclado en ristre.
Yo una vez estuve en el lado oscuro. Sí. De adolescente me gustaba la ciencia, como ahora, pero también la paraciencia, porque era tan inocentón que me lo creía todo.
Primero, fueron los ovnis. Cuando yo tenía catorce años pasaba todos los días por la Escalerilla del Villmarta, un kiosko-librería que hay en Jerez. Me gustaba ver los libros de los escaparates, y cuando podía ahorrar, me compraba lo que podía. Me compré 'Ovnis: SOS a la humanidad' de Juan José Benítez. Contaba este autor (uno de los más leídos en español) que unos seres extraterrestres procedentes del satélite de Júpiter, Ganimedes, habían contactado con un grupo de personas en Perú. Me lo creí todo, tanto, que yo también me puse a hacer escritura automática para contactar con los extraterrestres. No contestaban, aunque algunas veces en los garabatos que yo hacía, intentaba descifrar algo, pero vamos, nada, no contactaba nada.
Así que me dediqué a buscarlos por el cielo (sí, de ahí mi afición a la astronomía, también).
También estaba en aquél tiempo enganchado a la radio, y todas las noches, sobre todo en verano (aquellos larguísimos veranos) escuchaba en la SER, a Antonio José Ales y su Medianoche.
Un día de agosto, y creo que por estas fechas, hicimos en mi casa del campo, una alerta ovni tres amigos: Simón, Enrique, y yo.
En medio del campo, bajo una encina, con nuestros prismáticos. Uno mirando hacia el Oeste. Otro hacia el Este, y el otro dando vueltas para que no se escapara nada.
Hasta que a las tres de la mañana, dice la radio: 'Conectamos con Radio Jerez, que se están viendo tres luces sobre la ciudad nos dicen, parecen tres ovnis...'
¡Boing! Miramos hacia Jerez. Efectivamente, tres luces grandes estaban sobre la barriada de La Granja. Nos miramos los tres y salimos corriendo para la casa. Ni ovnis ni leches. Qué susto. En la carrera tropezamos con unos tubos de riego y nos pusimos llenos de agua y fango. Llegamos, los perros ladrando, los vecinos saliendo, qué pasa, qué pasa... ¡tres ovnis, tres ovnis!
Nos quedamos mirando las luces cada vez más grandes... y escuchamos los ruidos de los motores. Eran aviones P3 Orion, los que vigilan el Estrecho de Gibraltar. Ejem. Qué ridiculo. Venga niños, a dormir.
Entonces decidí que la ufología no era lo mío. Lo mío era el espiritismo.
Así que mis mismos amigos decidimos hacer una psicofonía tal como nos contaba el profesor Germán de Argumosa (que hasta el nombre nos daba miedo) en la radio. ¿Y qué sitio era el mejor? El cementerio, que es donde más muertos hay.
Pues nada, allí estábamos en una casa cercana al cementerio, propiedad de la familia de uno de mis amigos. La puerta era un poco tétrica. En la oscuridad de la noche, se podían ver clavados en la madera los dientes de los nietos del abuelo que vivía allí. Tenía esa costumbre. A un nieto se le caía el diente, y lo clavaba en la puerta. Eso creaba clima, la verdad.
Entramos y pusimos a grabar una cinta con su micrófono en el cassete. Nos fuimos lejos, y volvimos a la hora en que la cinta debía terminar. Pero, lectores mío, justo al entrar, saltó el play del cassete, habíamos calculado mal el tiempo, y el ¡clonc! De la tecla sonó como un trueno.
Aaaaaaahgggggg, todos corriendo para fuera. A ver quien tiene ahora valor de entrar en la casa.
No entramos jajaa. Entro el dueño del cassete, pero ya de día.
Entonces decidí, que el espiritismo no era lo mío tampoco.
Una amiga me enseñó que lo mejor era la futurología. Primero me enseñó un método que consistía en amarrar unas tijeras a un libro e invocar a una tal Begoña, que movía el libro, pero dada mi experiencia espirista, decidí que no, que no quería más gentes.
Así que me decidí por el tarot. Eso sí me gustaba. No se aparecía nadie. Claro, necesitaba clientes.
Le echaba las cartas a mis amigos. Pero se corrió la voz, y en unos meses, en mi casa había colas de gentes para que les echara las cartas. Y pagaban, joé, como pagaban. A la gente no le cuesta pagar eso, es increíble. Me ponían la cabeza como un bombo, estaba enterado de la vida de los demás (un escándalo, oigan, ¡si yo hablara!), llegaba a situaciones absurdas como cuando una compañera de instituto quería que le echara las cartas para ver si estaba embarazada y la mandé a comprarse un predictor.
Así que harto de la gente, decidí que tampoco era lo mío eso. Y mira que podía haber ganado dinero. Pero no. Estaba harto, y además lo peor. Era mentira.
Era mentira todo. Mentira lo de los ovnis. Luego me enteré que las naves Voyager I y II llegaron a Ganímedes de la mano de Carl Sagan, y allí no había extraterrestres.
Lo de las psicofonías, otro rollo más grande aún. Y las cartas más mentiras y mentiras. Todo negocio, puro negocio. Con los horoscopos me pasó lo mismo. No me cuadraban las cartas astrales con los planos del cielo y me di cuenta, que también eran mentira.
Mentira todo. Así que decidí pasar del lado oscuro de la fuerza al iluminado. Entonces creo que me hice mayor. Aunque a veces la verdad, que hecho de menos vivir en un mundo de mentiras.

NOTA FINAL: No comprendo como la legislación en España permite la mentira como negocio, sobre todo en la Televisión.


26 comentarios:

María dijo...

Gracias, por hacer mención de mi nombre, la verdad, es que sí que te has dedicado a hacer un montón de cosas de jovencito ¿eh? jajaja muy interesante lo que has narrado, y además, el post qué prontito lo has terminado.

Me has recordado cuando te iba leyendo, cuando yo era mucho más joven que estábamos todos los amigos y amigas en una fiesta de cumpleaños en un piso, y decidimos todos hacer espiritismo, yo, la verdad es que me lo tomé muy a la risa, pero después me fué entrando un poquito de miedo.

También recuerdo que una vez, cuando tuve una serie de problemas, estando en Madrid, fui a una echadora de cartas que me recomendaron, jamás lo olvidaré, me adivinó el pasado, el presente y además, el futuro de un año, me quedé perpleja, parece mentira cómo son capaces de adivinar a través de las cartas. Aunque me imagino que habrá de todo.

Me llamaba mucho la atención todas esas cosas hace años, me daba por leer libros de ese tipo, y ahora, aunque menos, también sigo creyendo en ello, por eso hoy cuando comentaste algo sobre lo que dijiste me metiste algo de miedo.

Saludos, amigo.

Alfonso dijo...

Bueno, yo te hecho las cartas y te lo acierto casi todo. Tenía fama. ES muy fácil acertar. Sólo hay que decir lo que la otra persona quiere oir, que hablando hablando, te lo cuenta ella misma :)

María dijo...

Pero cuando a mí me echaron las cartas, yo no hablé ni "mu" ¡en serio! no decía nada de nada, era ella la que me decía lo que me había sucedido en mi vida laboral y sentimental, me adivinó el presente y me predijo lo que me sucedió después, te juro que yo no hablé ni media palabra ¿cómo puede una persona adivinar a través de unas cartas tantas cosas? jamás la fui dando pistas, te digo que NO HABLÉ NI "MU".

Esta persona me la recomendaron, no es timadora, es buena echadora de cartas, lo que siento es que no sé dónde puse el teléfono después de tantos años.

María dijo...

¡Qué gracia me hiciste con este post! sobre todo con lo del predictor jajaja.

Alfonso dijo...

Es muy fácil. Si es hombre y tiene 20 años quiere que le hables de mujeres y de trabajo. Si es chica y tiene 20 años quiere que le hable de chicos.
Si es mujer de 40, quiere que le hable del marido... Si es mujer de 60 quiere que le hables de salud y de la familia... es pura psicología. Normalmente se acierta todo, porque las vidas de las personas son muy parecidas.
Sin embargo, nadie es capaz de acertar el número de la lotería, y nadie te va a decir que tu hermano o tu primo va a morir de un accidente. Se dicen cosas vagas, como 'veo algo, puede que , me parece que' y si pasa, olé, acierta y ni no pasa, como no ha pasado aún, no pasa nada :)

María dijo...

No estoy de acuerdo, Alfonso, y haré un post de todo esto contando mi experiencia, y haciéndote mención a tí, también.

Anteriormente, y en el lugar donde vivo había ido a otra echadora de cartas, que es como tú lo cuentas, y que no tenía nada que ver con la echadora de cartas de Madrid, auténtica.

Es realmente alucinante ver cómo te describe tu vida plenamente, detalle a detalle, como lo hizo conmigo, no quiero darte explicaciones, pero esta persona me dió detalles exactos de todo lo que me había sucedido, de lo que me estaba sucediendo y de lo que me sucedió poco después, es algo increíble, Alfonso, pero cierto.

Alfonso dijo...

jeje , yo tenía fama ¡lo acertaba todo! pero que ya te digo... coge una baraja y échalas tú, verás como aciertas. ¡Si es muy fácil! Sólo hay que tener parla, y de eso a mí, me sobra jjj, le vendo un helao a un esquimal :-P Pero cuenta la experiencia en tu blog, verás como te van a contar de todo jeje, será interesante. :)

María dijo...

Alfonso, no daré detalles de mi vida privada, porque soy muy reservada y seria para esas cosas, pero te aseguro, que yo anteriormente a esa experiencia, tampoco creía en esas cosas era totalmente incrédula, hasta que lo viví por propia experiencia, con esa persona seria recomendada echadora de cartas.

Las hay embusteras, las hay que se dedican a engañar, pero también las hay reales, y por las anteriores, éstas se pueden venir abajo, no hay derecho a eso, Alfonso.

Pero créeme, Alfonso, jamás he ratificado una cosa no estando segura de ella, y aquella persona, me predijo mi vida pasada, presente y futura a corto plazo.-

Arantza G. dijo...

Sois todo unos maestros de la adivinación...
Qué gracia me ha hecho el post.
Creo que muchos estamos metidos en el mismo saco...ja,ja.
Un beso.

Satie dijo...

Desde luego me he divertido cantidad, lo de los dientes en la puerta es para enmarcarlo.

Gracia dijo...

Me ha encantado tu "confesión" y me alegro de que decidieras dejarlo todo, a veces es difícil ser honesto, sobre todo cuando hay dinero de por medio.
Un abrazo

María dijo...

Alfonso, ya colgué el post, si lo deséas, cuando quieras, puedes pasarte a leerlo.

(Esto no lo publiques que sino estoy aquí demasido "repe" jajaaj).

Abuela Ciber dijo...

Alfonso

Es cierto es muy comercial, pero en anteriores respuestas he comentado que es más un homenaje lo expuesto.

A la inocencia...y en especial a los niños que la han perdido y que sufren.

Porque lo de los Derechos del Niño pasa por ser muchas veces palabras al fondo de un cajón.

Cariños y gracias por estar.

PD Ya te mencione que no se nada de esta tecnologia y ...ja ja esas ventanitas me tapan parte del post....parece que yo soy la lela porque veo que otros te leen....esperá voy a probar.

Abuela Ciber dijo...

Perdoname Alfonso pero....ja ja estoy leyendo tus comentarios y dices las mayores de 60 ja ja que salud y familia...ni te imaginas las viudas que tengo de amigas que quieren volve a CASARSE......
infelices....pero dejalas en la ignorancia.
Los tiempos han cambiado !!!! ja ja

Cariños

Anna dijo...

Sabes Alfonso? Desde lo que me ha ocurrido no creo más en nada. Nunca me interesó ni la numerología, ni el ocultismo.Pero ahora hasta dejé de creer en dios. Ni ángeles, ni eternidad, ni paraíso. Nada. Después no hay más nada. Sólo queda el vacío.
Te mando un abrazo. Anna.

Alfonso dijo...

Anna, yo también he pasado por experiencias fuertes. Perdí a mi hermana y mi madre en dos años. Y antes perdí a alguien también. Pero mi idea de Dios no era la del Dios que se le pide y se le da, era otra cosa. Y la muerte la entiendo de otra manera. Es largo de explicar, algún día lo escribiré. También es que lo tienes reciente. Y es normal que lo sientas. Un abrazo, Alfonso.

belijerez dijo...

¿Te acuerdas alfonso en Grazalema? todos queremos saber el futuro, y en cierto modo es divertido. Yo creer creo en Jesús de Nazaret y en el Dios de la Vida que Él me enseño mediante la comunidad, la Iglesia, que somos todos los creyentes.
Algunas personas necesitan de mentiras y lo saben pero se mienten a si mismas para no encontrarse con la realidad.
Gracias por estar ahí Alfonso, vamos formando red y es agradable.

Alfonso dijo...

Esperaba que Belijerez escribiera porque me conoce desde chico, y ella me vio en mi salsa, y sabe bien todo lo que se formaba cuando yo llegaba a los sitios y me ponía a leer las manos jajaja

josep estruel dijo...

Hola Alfonso.
Me ha encantado todo. Como lo explicas, tus enredos y tus poderes. Todo, todo.
Yo conocí a un personaje muy popular aqui en Barcelona. Se hacía llamar mago Félix. Aquel igual hacia predicciones y vaticinios, que leía o miraba la bola, o pronosticaba con "exactitud" alguna catastrofe.
A mi nunca me tiro las cartas, pero es que él tampoco lo hubiese hecho. De mi lo sabía todo. Es lo que tu dices. Lo "saben" todo sin que abras la boca.
Este Mago Félix seguro que si no ha muerto es rico, porque te aseguro que no le faltaba gente que ya iba predispuesta a oir lo que quería escuchar.
Un abrazo.

yoyoyo dijo...

Totalmente de acuerdo. Todo es psicología básica. Dicen lo que el otro quiere oir y se aseguran un cliente de por vida.

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Fijate que yo, incluso creo que lo de las religiones son otra mentira... sostenida claro.

Bukowski dijo...

Hola Alfonso, soy Paco (popi), tu compañero en el laboratorio ( o mejor decir horrorlatorio).
A lo que vamos;

Completamente de acuerdo en el tema de los/as mamarrachos tipo bruja Lola.

En el tema de los ovnis y psicofonías discrepo. No digo que los ovnis sean extraterrestres pero si se ven cosas raras en los cielos y tal como indica su nombre, Objeto Volador No Identificado....

Yo he realizado psicofonías y en algunas han salido cosas y en otras no. La longitud de onda que puede alcanzar una grabadora hace el capte sonidos que el oido humano no puede. Al igual que pasa con los animales (el famoso silbato para perros que lo soplas y no suena nada (suena pero nosotros no alcanzamos a oirlo pero el perro si).

Cambiando de tema decirte que te ha salido un blog muy interesante y espero que te vaya bien, ya que hace bastante tiempo que no te pasas por el laboratorio.

Saludos.

elisa...lichazul dijo...

alfonso

yo no echaría tierra a todo lo andado
recuerda que nuestro entendimiento es miope y hay muchas dimenciones por conquistar y descubrir
es cierto que de charlatanes está lleno el saco, pero no hay que echar a todos en el mismo saco:=))

he vivido experiencias nada simples y no sé como explicarlas
y allí quedan por si algún día se abre una puertita y me cae la teja:=))

besitos de luz

La terapia de Rafaela dijo...

HE llegado aqui por María y su post sobre el tarot, estoy de acuerdo contigo Alfonso, sabias palabras, aunque ahora María necesita esperanza, ilusiones... Esperar las soluciones que vienen de fuera, externas... algo mágico lo solucionará y no... las soluciones vienen de uno mismo. encantada volveré

bss

Abuela Ciber dijo...

Me has hecho pasar un momento re simpatico, riendome a veces de tus peripecias juveniles.

Sabes algunas personas necesitan tablas salvadores donde colocar las esperanzas para que no se hundan.

Te dire que en astrología el tema cambia, pero no es el momento.

Ojala tuviera la facilidad de expresion de Benitez ( leí alguno de sus libros como aventura) y poder recabar dinerillos.

Cariños

Alfonso dijo...

Vaya, ya veo que el tema produce candela jjj, ya sé que hay muchísima gente que cree en estas cosas, y aquí se está plasmando, las dos maneras de entender todo esto. Lo que me alegra es que todos y todas somos capaces de distinguir al charlatán del que realmente cree en lo que dice.
Y bueno, si cree para bien, entonces es buena cosa ¿no?