20 julio, 2009

Tú y yo.

Lo curioso es que te llevo dentro. Soy tú. En mi mayor parte soy tú. Corres de colores por mis venas, y ahora en verano, te necesito más que nunca. Necesito meterte en mi interior más profundo. Sentir por dentro, que te disuelvas en mí, y te conviertas en yo. Te necesito para que seas mi vehículo, mi combustible de vida.
Entonces, contigo dentro, puedo ver. Y puedo verte. Verte fuera. Oirte. Sentirte. Me relajas cuando me llegas en forma de rumor, rompiéndote a mis pies, rodeándome mientras me abrazas y me haces tuyo. Me despiertas al día cuando lloras sobre mi piel por las mañanas.
Desde lo lejos te veo correr, juguetear, saltar, brincar, pararte. Estás viva.
Pero a veces me asustas. Cuando te vuelves bruta, violenta. Te haces grande y yo pequeño, haciéndome yo la cuenta que, aún siendo tú, tú eres más grande que yo. Arrasas. Matas. Destruyes. Yo no sé dónde esconderme cuando te veo así.
Me asustas, sí. Me asustas, cuando te hieren y te vuelves negra. Cuando te conviertes en manta y traes sobre tus manos húmedas los cuerpos muertos de mis hermanos morenos.
Sin embargo, yo te quiero. Te quiero como te vieron hace cuarenta años. Azul. Te quiero. Y soy un privilegiado por tenerte. Porque muchos millones de personas de la humanidad, aun siendo también tú, no te tienen.
Agua de mi vida.



http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/0/02/Stilles_Mineralwasser.jpg

7 comentarios:

Satie dijo...

Yo creo que ese va a ser en el futuro uno de los grandes problemas de la humanidad. No disponer de agua suficiente.

Angie dijo...

ojala todos tuvieramos la misma conciencia sobre el agua!que como dice Satie, esto acabará trayéndonos más de un problema..

Besos. Angie.

Nerina Thomas dijo...

Genio!!!
muy bueno lo tuyo. un cariño

belijerez dijo...

La verdadera Vida, el Agua.

Te salió genial esta entrada.
saludos.

Rukaegos dijo...

Desde una tierra sobre al menos en teoría y por el momento (toco madera)excedentaria en agua, somos también conscientes del terrible problema que supone la escasez de un tesoro tan impagable como el agua.

Seguimos gestionándola mal, seguimos destruyéndola, ensuciándola ... y quién sabe si alcanzando su punto de saturación de basura.

Eso sí, hay modelos de gestión del agua responsables que están dando frutos: las mejoras en las conducciones y los trasvases locales han hecho que la notable mejora en la distribución en Cantabria permita que no haya pérdidas por fuga, y que llevemos algunos años sin cortes. De igual manera, los trabajos realizados tanto en el mar como en las cuencas fluviales de Cantabria han sido sorprendentes: qué pronto ha vuelto a haber vida en espacios que sólo ayer eran vertederos.

A ver si todos cuidamos nuestras pequeñas moléculas de hidrógeno y oxígeno.

miner dijo...

La entrada es muy bonita.
Pero si el agua pudre la madera. Entonces qué que hacemos los que tenemos serrín en la cabeza.
Pues yo por si acaso, tomar agüita amarilla.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

somos agua
y nos evaporamos con facilidad
somos energía
y nos trasformamos con facilidad
somos carbono
y nos endurecemos como diamente frente a los demás
somos barro y polvo que el viento transportará.

besitos de luz