26 julio, 2009

Santa Bárbara.


Yo hice el servicio militar, como Cabo Primero en el Regimiento de Artillería nº 74, en el Cuartel Nuestra Señora de la Cabeza, que estaba en Jerez, donde está ahora el Campus de Jerez de la Universidad de Cádiz. La hice voluntario, desde los 17 a los 19 años (20 meses), más tiempo de lo normal, pero me permitió seguir estudiando, y también, el que hoy esté trabajando donde estoy.
Terminé de estudiar y mis compañeros varones se fueron a la mili, y yo me quedé y sin competencia para empezar a trabajar.
Los cuatro de diciembre se celebraba el día de la Patrona de Artillería, Santa Barbara. Se tiraban muchos cohetes, petardos, se hacían competiciones, juegos, se convivía mejor con los oficiales y suboficiales, relajando un poco la disciplina militar.
Y entre esas muchas cosas, una de las más importantes era el desfile donde se cantaba el Himno de Artillería. Los himnos militares están bien compuestos y escritos para arengar a la tropa, darles valor y subirle la autoestima. Aún lo recuerdo de memoria, lo canté cientos de veces...

Artilleros, artilleros,
marchemos siempre unidos,
siempre unidos,
de la Patria, de la Patria,
de la Patria, su nombre engrandecer,
engrandecer.
Y al oir, y al oir,
y al oir del cañón el estampido,
el estampido,
nos haga su sonido enardecer.
España que nos mira siempre amante,
recuerda nuestra Historia Militar,
Militar.


Como la madre que al niño le canta
la canción de cuna que le dormirá
al arrullo de una oración santa,
en la tumba nuestras flores crecerán.



Y un día de Santa Barbara, después de las celebraciones más formales, mientras estábamos de fiesta, un soldado asturiano me cogió de la mano y me dijo: mi primero, venga... y fuimos a dar una vuelta por la parte trasera del cuartel. Me dijo: yo le voy a contar que hay otra Santa Bárbara y otro himno, si usted me lo permite... dije, sí, claro.... y empezó a cantarme algo que no se ha olvidado nunca. Y éste, sólo lo oí una vez...

Santa Bárbara bendita,
patrona de los mineros,
mirad, mirad Maruxina,
mirad como vengo yo.

Traigo la cabeza rota,
que la partió un barreno,
Traigo la camisa roja
de sangre de un compañero...

Como diría Rigoberta Menchú, me llamo Alfonso Saborido y así me nació la conciencia.

En ese vídeo se canta, y de nuevo, muchos años después, se me han vuelto a poner los pelos de punta.




En facebook nos estamos encontrando los antiguos amigos que hicimos la mili en el Regimiento de Artillería nº 74 de Jerez.

5 comentarios:

belijerez dijo...

Según iba leyendo tu post, me decía:- éste Alfonsito, le salió la vena militar...
Sin embargo cuando has puesto el himno de Sta. Barbara, me he emocionado, ese himno además era cantado por gente un tanto "rojilla". Me ha gustado y eso que ya sabes que soy pacifista.
Un besito.

merce dijo...

¡Qué buena idea lo del gripo en Facebook! Lo cierto es que las redes sociales permiten algo que no podriamos conseguir de otro modo.

josep estruel dijo...

Hola Alfonso.
Pues siento decirlo, pero a mi las cosas militares no me gustan nada.
Y que conste que a mi me fue bien porque de alguna manera continué haciendo lo que me gustaba. Radio.
Yo ya tenía una emisora que me regalaron en un desguace de barcos en Santurce(Bilbao) y algo de Morse y códigos ya sabía.
Entonces fue fácil por ambas partes.
De Mallorca me mandaron a Madrid, para aprender el funcionamiento de todas(2) las emisoras que habian, y cojer mas velocidad con el manipulador de morse. Una vez hecho esto volvi a Mallorca. Y me acuerdo que me hicieron cabo 1º especialista.
Cuando terminé la "mili" continué estudiando.
Pero fuera de esto no me preguntes
nada mas.
Ni allí me conocia las canciones¡¡
Un saludo.

Amara dijo...

Los hombres y sus batallitas de la mili,jejejej ,desde luego no podéis pasar por donde lo venden.

Recién estoy leyendo tu Blog y me parece muy interesante.

Un saludo.

Alfonso dijo...

A mí tampoco me gusta lo militar, pero la verdad, es que lo pasé bien en la mili, quitando las tonterías propias de la misma y la pérdida de tiempo. Conocí mucha gente diversa y eso me enseñó bastante. Y claro, son nuestras batallitas, qué le vamos a hacer jeje