25 julio, 2009

Chocolatinas.


En el Blog de Maripaz Brugos, Baúl de Laika, nos cuenta una preciosa historia de su infancia. Os ruego encarecidamente que la leáis, porque tiene el olor al chocolate antiguo y a los latidos aquellos de nuestros corazones infantiles.
Es una historia de chocolates e ilusiones por los tesoros.
¿Quién no soñó de pequeño con ser propietario de una gran tableta de chocolate o ser protagonista de aquel cuento de La Casita de Chocolate?
Esta historia de Maripaz me ha traído otra a mi cabeza. También con olor y sabor a chocolate.
Mi hermana y yo nos llevábamos siete años. Ella tendría doce y yo cinco. Entonces, en casa, la economia no estaba muy bien. Y el chocolate, era eso, un sueño.
A mi hermana siempre le gustó el chocolate mucho más que a mí. Ella era ahorradora, yo era más loco. También era más pequeño claro.
Un día ví que juntaba las pesetas que iba recogiendo de lo que le daban mis padres o mi familia.
Y le dije ¿eso para qué es?
¡Para una chocolatina! me dijo.
Y pensé ¡qué suerte tiene mi hermana que tendrá una chocolatina!
Y llegó el día en que pudo tener el dinero suficiente para poder comprar la chocolatina.
Y la compró. La compró. Pero lo que yo no sabía era que cuando volvió a casa, la chocolatina era para mí.
¡Cómo la voy a olvidar! ¿Comprendéis por qué la quería tanto?
Gracias Maripaz por traerme este recuerdo!

9 comentarios:

Maripaz Brugos dijo...

Alfonso, me has hecho llorar de la emoción... Que bonito recuerdo y que generosidad la de tu hermana...

Comprendo que notes su ausencia, más cada dia. Las personas que fueron capaces de amar así, siempre estarán en nuestro corazón.

Acabo de perder a mi madre, cási cuando tú, a tú hermana, y desde aquí, he procurado acompañarte.Sentia lo mismo que tú.
Gracias Alfonso por sér como eres y por haber tenido la delicadeza, de rendirle este pequeño homenaje a tu hermana

Un beso

Ana dijo...

Preciosa tu historia...Y me voy a leer a Maripaz...
Muchos besos y feliz finde.

Satie dijo...

De verdad, me hubiese gustado conocerla...

Agata dijo...

Las chocolatinas,en la infancia,marcan mucho.Compartirlas es señal de amistad y de amor.Es un sello.La historia que cuenta dice mucho de la maravilla de hermana tuya.Si ya con doce años hacía eso...

Yaciretá dijo...

precioso gesto!!me recordó a un relato de tagore hermosísimo! a ver si lo busco y te lo enseño :)

besos.

belijerez dijo...

El chocolate, bebida de los dioses y reyes, siempre nos trae buenos recuerdos de relaciones o momentos especiales.
Ahora que las golosinas estan al alcance de todos, no saben apreciar lo que esun "gesto dulce". Mi padre cuando eramos pequeños trabajaba los fines de semana en un almacen, para ayudarse en el sueldo, por cierto era de Santander, como eran los almaceneres de aquel tiempo. Cuando cobraba los sábados por la noche además del sueldo le daban una tableta de chocolate. Auqel momento de la noche era esperado por mi con granimpaciencia, porque le buscaba y rebuscaba hasta encontrar la tableta y comerme una onita de chocolate...también en Semana Santa trabajaba en las sillas, en un palco frente al BBVA ,cuando acababa ibamos a la fabrica de caramelos de la calle Caracuel y comprabamos golsinas, sobre todo chocolatinas. Qué recuerdos!!! tan gratos y sencillos.

Nerina Thomas dijo...

Eres un amor, porque viviste en el amor y ello te destaca. Cuentas además, con una gran sensibilidad, en ello nos parecemos y también debo reconocer que todo nos lastima, como también que todos esos momentos de nuestra historia nos enriquecieron en alto grado.
Bello tu recuerdo, y me voy a leer la historia, que te remontó a ese gesto de "La Princesa".
Abrazote y te dejo una CHOCOLATINA de afecto, desde aquí, Argentina.

MIGUEL ANGEL dijo...

Al igual que Alfonso, la ausencia de su hermana ha dejado huella en mi corazón. Siempre ha sido una persona muy buena, con sus más y menos, pero ante todo una gran mujer.
Jamás la olvidaré.

Anónimo dijo...

Me encanto tu historia, me recordo a cuando yo era pequeña tendria 4 años e iba a casa de mi abuela con mis 2 hermanos mayores.Ella siempre nos daba de la chocolatina blog.Ahora que tengo 19 años aun recuerdo cada vez que la pruebo a mi abuela (que fallesió cuando tenía los 4 años) y le doy las grasias de haberme enseñado lo que es el sabor autentico del chocolate.
Un saludo a todos los amantes de esta chocolatina