24 julio, 2009

¿Anónimos?


Seguro que los psicólogos tienen que decir mucho acerca de esto. ¿Qué le ocurre a una persona cuando se pone en frente de un ordenador? Por lo general, nada. Siguen siendo las mismas. Pero a algunas les pasa como a los conductores, que pasan rápidamente de Mr. Jeckyll a Mr. Hyde.
¿Por qué cuento esto? Por los anónimos, las amenazas y los insultos a través de internet.
Hace unos días recibo un aviso de Youtube diciendo que había llegado un comentario a uno de mis vídeos, con un insulto y que debía moderarlo. Es curioso como Youtube detecta eso. Deben de tener un diccionario de aúpa, porque no fallan, por lo menos en castellano.
Era un usuario que en un vídeo de la Alcaldesa de Jerez, , la llamaba literalmente 'Puerca'. En Youtube no existen los usuarios anónimos. Todos tienen un pseudónimo, pero claro, están perfectamente localizados por el correo electrónico, que aunque no se vea cuál es, Youtube se lo reenvía.
Entiendo que a los políticos se les puede criticar. De hecho, hay que criticarlos, pero faltarles el respeto insultando, no. Y yo, en mi blog, no lo voy a consentir. Sea la Alcaldesa de Jerez o la de Valencia.
Así que le contesto al individuo en cuestión y más o menos le digo que acuso recibo de su insulto y que se lo haré llegar a los servicios jurídicos pertinentes por si fueran constitutivo de falta o delito contra la autoridad pública. No tarda en llegar la respuesta. Me pide disculpas, explica que con la palabra 'Puerca' no se refería a la Alcaldesa, sino a la política en general y tal, y qué bueno, que no lo había hecho de la mejor manera, y que eso, que disculpas. Pues muy bien. Disculpas aceptadas.
Pero es que no puede ser. No se puede utilizar el anónimato para insultar o amenazar. Entiendo la existencia de blogs anónimos, de personas que por sus circunstancias personales, laborales, religiosas, sexuales, etc... no pueden darse a conocer públicamente y sí sientan la necesidad de expresar algo al mundo. Muy bien, me parece estupendo cuando se hace con corrección, educación, respeto y están en su derecho.
Pero los anónimos insultantes, no los soporto. Además ¿piensan que somos tontos? Si es lo más fácil del mundo saber quien son, cuánto yo que me encanta la informática y escudriñar más allá de lo que se ve. Y las cosas que te dicen... a mí de todo, menos bonito.
Mucha gente debe tomar nota de ello. Muchos blogs que atacan inmpunemente a la dignidad de las personas y se quedan tan panchos. Y lo peor de todos, los medios de comunicación que publican arbitrariamente comentarios en sus noticias, con insultos de todas clases, faltas de ortografías a porrillo (a posta claro, para que no reconozcamos los estilos literarios de los que escribimos, a ver si se creen que nos chupamos el deo), y sin moderación. Y no olvidemos, que los medios de comunicación deben ser ejemplo de cultura para los que leen.
Anónimos, no, gracias. Para Anónimos, me quedo con los del Cantar de Mío Cid o del Lazarillo de Tormes, que eso, sí eran otra cosa.

10 comentarios:

Satie dijo...

Alfonso, es una plaga, mucha gente creen ser anónimos en internet y si supieran la de información y rastro que dejamos...

FRANESCO dijo...

¿Valen los pseudónimos o acrónimos?

Gu1ta dijo...

Qué bueno que toques el tema amigo, yo misma recibo insultos de pocos IP registrados. Incluso, la persona que me insulta comete el tonto error de hacerlo desde su trabao, por lo que tengo detectado el IP...
he pensado en iniciarle acciones legales, pero luego me da tanta lástima porque para insultar desde el anonimato debe ser que no tiene personalidad suficiente para asumir sus ideas, no confía en sí mismo y tiene miedo de dar la cara.
Así que mis amigos abogados españoles se quedan con las ganas de verle la cara al anónimo bastante identificado, por lo menos por el momento... luego no sé...
Yo miedo, no tengo, puedo decir muchas idioteces, pero asumo lo que digo porque soy responsable de mis actos, como cualquier gente normal...
Eso es lo que me da pena de los anónimos, que no tengan valor para enfrentar la vida "de cara al viento"... y con eso, ya debe ser mucho el castigo... no sé, igual me dan pena...
Hay gente que (como bien dices) firma con seudónimos, pero se dejan identificar, con un correo que siempre responden, esa gente no me molesta... igual no pueden decir su nombre por razones diversas, pero al menos, se responsabilizan... eso sí me gusta...

josep estruel dijo...

Hola Alfonso.
Yo he tenido varios, incluso llegó un momento que estuve a punto de cerrar el blog. Y la verdad es que si no lo hice fue precisamente porque los amigos que me contestaban
me animaron a no hacerlo. Desde entonces puse el moderador de comentarios. Da mucha rábia Alfonso, y no es miedo, es rábia, porque ves que él maltratador(que este era el sujeto) de mi lo sabia todo, absolutamente todo y yo claro, nada de él -por esto era anónimo-
Y si que es cierto como Dice SATIE
que todos dejamos rastro, pero yo por lo menos aqui me sentia bastante mal.
Un saludo.

María dijo...

Los anónimos en los blogs están a la orden del día, Alfonso, es inevitable, contra ello no se si se podrá hacer algo, en mi blog, hay algún anónimo que comenta, pero no dice cosas que puedan molestarme, si fuera así, pondría la opción de tal manera que no pudieran comentar anónimos, aunque muchos amigos blogueros me dicen que ponga esa opción, para que no puedan comentar, pero de momento, no me han molestado y no voy a ponerla, siento mucho que te hayan molestado, y como dice Satie, se deja rastro por donde pisamos, lo que pasa que los anónimos ¿no se dan cuenta de ello?

Un beso, Alfonso.

Cynthia dijo...

Comparto lo que dijo Satie... uno no sabe lo fácil que es perder el anonimato en la web, uno se cree una cosa, pero cuando ya metiste la nariz, hasta los antepasados te pueden averiguar... solo un seg y ya ese supuesto anonimato que nos creemos es solo una versión incrédula de nuestra razón...
Así que a pensar bien lo que se hace y se dice...siempre haciendose cargo y sobre todo con respeto.

cariños.
besos muchos.
buen fin de semana.
muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

belijerez dijo...

Buenos anónimos El cantar del Mio cid y El Lazarillo, esos son geniales.

civilis dijo...

Me parece oportunísimo el símil que haces del anonimato con el del conductor, una transformación.
Como bien dices, el respeto y la educación, siempre por delante, aunque critiques (sobre todo)

Hablando bajo el agua dijo...

Unas preguntas de un ignorante informático:

¿Si un francotirador cibernético se instala via wifi en un punto de libre conexión,pone a parir a quien quiera,suplanta personalidad,se hace llamar como no se llama,ofende,injuria,maldice y todo ello,entra en la categoría de los que Alfonso dice tener bajo control?

Otra pregunta: Es posible que desde un centro público o privado con conexión de internet a disposicion de cualquiera,ccoo.ugt.etc.etc. se siente un incontrolado a poner verde al que le de la gana,decir lo que quiera y poner burradas?

Otra más: en los foros de la prensa,entran todo tipos de comentarios,algunos la verdad de dudoso gusto y educación rayando el delito¿acaso esos impresentables van a dar la cara escribiendo bajo su identidad real?

Por todo esto quiero advertir a Alfonso Saborido que en esto de los interneces,ni todo parece como es,ni mucho menos como dice el mismamente.

De los programas invasivos que se hacen con el control de los ordenadores ajenos,mejor lo dejamos para las clases prácticas.

Un saludo de una víctima de los huevos de la serpiente

Alfonso dijo...

Hablando bajo el agua, para considerarte un ignorante informático, haces muy buenas preguntas.
Pues sí, hay gente que hacen eso, y también se les pilla. A ver si te crees que en los ciber públicos o en los sindicatos no hay gente que controle.
Te hablo de mi experiencia, no es que yo sea muy listo, pero los anónimos que me ponen, lo han hecho gente más torpe que yo, porque sé quiénes son.
Por supuesto hay hackers especialistas, pero esos, te aseguro, se dedican a hacer otras cosas y no a mandar anónimos. Un saludo.