04 junio, 2009

Universo, no dejas de sorprenderme.


Llevo ya muchos años aficionado a la Astronomía, y una de las muchas cosas buenas que tiene esta afición es que nunca dejas de sorprenderte. Nunca dejas de aprender, y te das cuenta, que en esto, como en otras tantas facetas de la vida, somos unos perfectos ignorantes. ¡Ay de aquél que os diga que lo sabe ya todo! En absoluto, no sabemos nada, o al menos yo percibo una sensación un tanto extraña de que la vida se me irá algún día de las manos, sin haber podido conocer todo lo que tenemos alrededor.
Uno de mis objetos favoritos del cielo y de muchísimos astrónomos es la Nebulosa Cabeza de Caballo, que se encuentra en la constelación de Orión.
No se puede ver a simple vista. Las nebulosas son nubes de polvo cósmico que impiden o reflejan o filtran la luz de las estrellas que las contienen o están por detrás y crean formas maravillosas.
En el caso de la Nebulosa de Caballo se trata de una nube de polvo opaca que no deja pasar la luz de estrellas que están por detrás. Esta zona opaca, de sombra, tiene, nos parece y ustedes lo podréis comprobar, la forma de la cabeza de un caballo.
Los colores que aparecen en la fotografía proceden de los filtros a los que se ha expuesto la fotografía.
Esta nebulosa está muy lejos, 'brilla' muy poco, y no puede ser vista a telescopio tal como nos imáginamos que se usa el telescopio: poner el ojo y ver. No. Hay que exponerlas a placas fotográficas, o ya con lo digital, el tiempo suficiente para que se impresione la placa o el chip de la cámara. Pero esta semana pasada me enteré de algo que ignoraba: la existencia de otra nebulosa con forma de caballo: la Nebulosa Cabeza de Caballo Azul.
Cuando ví la foto me quedé impresionado. Realmente es otra cabeza de caballo, que para nada tiene que envidiar a la de Orión. Ésta está en su constelación contraria: Escorpio. Contraria porque cuando Orión sale en el cielo, el Escorpión se está poniendo. Y al revés, cuando Escorpio sale, Orión se pone. Y Orión es el rey de las noches de invierno, mientras Escorpio, luce en el bajo horizonte jerezano en verano. (O en en lo alto del cielo en el Ecuador, que ya sabéis que este mundo redondo hace cosas imposibles..., como que mi amiga Nerina Thomas haga un programa de radio mañanero en España, mientras es madrugada en la Argentina). No es capricho que sean tan contrarias estas constelaciones. Orión, que era un cazador y un chulo, traía locas y locos a todos las deídades, semidioses, humanos y demás bicho viviente del Olimpo, y Zeus (el que mandaba más) lo castigó mándandole un Escorpión para que le diera un picotazo. Cosa que hizo, lo mató, y Zeus, en señal de 'cariño', los colgó en el cielo para nuestro recuerdo, y nuestro goce, claro está.
Pero héte aquí, que mira por dónde, unas constelaciones tan antagónicas en su mitología, en su esencia, coinciden en algo especial, en tener la cabeza de un caballo como semejanza. Y viendo estas preciosas imágenes, nos damos cuenta de que realmente, los que creamos las diferencias somos las personas.
Miremos más el Universo. Dejemos de buscar las diferencias. Alegrémonos de las coincidencias. Pensemos que en el Universo somos todos Uno. Que no nos hacen faltan predicadores para interpretarnos las cosas. Tenemos nuestros ojos y nuestros sentidos. Somos parte del Universo, y formamos parte de esta maravilla. Miren más el cielo, no oigan los ruidos del mundo que hemos creado, ni a los charlatanes. Y sean felices.

.


4 comentarios:

Satie dijo...

Tenemos pasiones comunes, lo que pasa es que con el tiempo me he vuelto como tú más astrónomo de salón y cada vez me gustan menos los telescopios y más observar a ojo.

Nerina Thomas dijo...

Así es amigo del alma!! Todos somos uno.
Y una vez, un cardiólogo me dijo- "si aún está viva, es porque algo debe tener que aprender, algo debe tener que hacer.
Aprender!! hasta cinco minutos antes de la muerte.
Y siempre estamos unidos, aunque haya diferencia de hora.
Nuestra esencia, es eso.
Malagueño tan apreciado!!!

Jose dijo...

Amigo Alfonso:

Llego aqui desde el blog de Thiago y me encuentro con un post de astronomia, ciencia que parece que solo nos gusta a unos cuantos.

Además tienes para seguirte en twitter, y además eres de izquierdas.

Te sigo en twitter, te sigo a partir de ahora, si me lo permites, con reader y te recomiendo la zona Trifida de Sagitarius, y la zona de Alfa Scorpi (Antares), para darte una vuelta con tiempo.

Un placer haberte encontrado. Saludos desde Córdoba.

Ana Belio dijo...

Yo me quedo en este universo tuyo hasta que acabe el programa de homenaje a tus blogueros, esperaba tener tiempo para hacerlo y eso es ahora.

Bssssssssss