14 junio, 2009

Rayos

Yo una vez coleccioné truenos. Mi padre decía que era San Pedro rodando las botas de vino por el cielo. Luego, me di cuenta de que no era así. Cogía mi pequeño radiocassete y lo ponía a grabar en la ventana. Cuando veía el relámpago o el rayo decía 'ya'. Luego, se grababa el retumbe del trueno. Después, medía los intervalos entre el 'ya' y el trueno, y calculaba con la velocidad del sonido, la distancia de la tormenta.
Yo una vez coleccioné truenos, y hoy, que han pasado muchos años, me siguen atrayendo. El cielo no sólo es estrellas, galaxias y planetas. Son nubes, viento, truenos y rayos. Mi planeta azul no deja de sorprenderme. No se pierdan el vídeo.



3 comentarios:

mia dijo...

El viento es un exigente cosechero

el que elige el trigo, la uva y el verso.../

el que sella el buen pan,/a el buen vino/

y el poema eterno...

Y al fin de cuentas, mi último a

astrólogo fidedigno será El: el viento

La Historia y la Poesía las hace el Viento
.... El hombre trabaja, inventa, lucha, canta...

Pero el Viento el que organiza y selecciona las hazañas,

los milagros, las canciones.

Y es inútil que compongáis el viento clavecín,
que volváis a castrar a los acólitos
y que digáis en los concilios:
cebaremos tiplones para suplir a los poetas..

porque lo que se ha roto..."es la canción"
¿oísteis?
Lo que se ha roto ..."es la canción"

-- Fragmentos de la "justificación" que León Felipe hace a su libro "Antología rota" Editada por Losada año.....
Besos

Ana dijo...

El vídeo es estupendo, y es cierto, nuestro planeta no deja de sorprendernos.
Muchos besos.

Nerina Thomas dijo...

Nos acaricia el rostro y nos hace sentir vivos, aunque no lo creas. Cuando nos visita, la calidez de nuestro rostro lo recibe siempre.
besos