08 junio, 2009

No matarás. A los animales, tampoco.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/a7/Common_Hoopoe_(Upapa_epops)_at_Puri_Im_IMG_9204.jpg

Yo vivía en el campo, en una casa con un patio común dividido en cuatro partes, una para cada vecino, cuando tenía trece años. Era divertido. Cuando yo jugaba solo en mi patio, escuchaba hablar a los vecinos, manteníamos conversaciones, nos subíamos a la tapia para charlar, nos echábamos agua en verano...
Un poco apartada de mi casa, estaban los bidones de basura. Allí, un día llegó, no sé como, una abubilla. Me gustaba verla con su crestita. Eso sí, de lejos. Son muy bonitas, pero apestan como ellas solas. Huelen a rayos. Es un método para auyentar depredadores. Y lo consigue, la verdad.
Todas las tardes se ponía allí cogiendo bichitos.
A mi vecino Alfonso, que se llamaba igual que yo, le oí por el patio.
- Voy a coger la escopeta plomillos y voy a matar la abubilla.
Agggh. Se me encogió el corazón. Nunca he entendido a los cazadores. A ese matar por gusto por afición. Así, que antes de que él saliera, salí escondido por detrás de la casa para espantar la abubilla. Cogí una piedra y la tiré lejos de ella, para asustarla y que se fuera. Pero hijo, con tan mala suerte, que al tirar la piedra, ella me vió, se asustó, salió volando justo en la dirección de la piedra.
- Crash.
Le dí en pleno. Y la maté.
Me quedé blanco. Me fue hacia ella. Y digo. Allí estaba. Con la cabeza aplastada y tiesa como una mojama. La cogí con un papel y me fui para mi casa llorando. Enmorecío. Con el corazón encogío. Mi madre: niño que te pasa. Mi padre: qué le ha pasado al niño. Mi hermana: el niño está majara.
La escena siguiente no sé como explicarla.
Mi padre delante mía por medio del campo. Yo, atrás, con una vela, en procesión, con el cuerpo de la abubilla metido en una caja de zapatos. Andando lentamente por el fango del campo, que recuerdo que había llovido.
Y en medio de la nada, cavamos la tumba, metí la caja de la abubilla, le puse una cruz de palo. Y me sentí perdonado.
Joé, yo no quería matarla, quería salvarla.
Otra vez, hice una locura más gorda. Me puse entre otro vecino y un pájaro, que lo quería matar., y por poco me pegan el tiro a mí... Es que mis vecinos se entretenían en matar pájaros y gatos con escopetas de plomillo.
Será por eso porque no me gusta la cacería, ni me caen bien los cazadores.

7 comentarios:

Ana dijo...

Comparto contigo ese gusto...No me gusta la caza...Ni los cazadores...
Muchos besos.

Satie dijo...

LO tuyo no es la caza, ciertamente y afortunadamente.

Adriana dijo...

El año pasado mi hijito lloró a mares porque no pudo evitar que su amigo matara a pedradas una lagartija por mera diversión: pero porque la mató sino le habia hecho nada mami, porque? Oh Dios, se me hizo un nudo en la garganta, yo tampoco lo entiendo, nunca entenderé a los cazadores
Besos

Jose dijo...

Estoy contigo, además me he visto muy retratado en eso de "esmorecio". Aqui es muy común disparar a los gatos, con "escopetillas de plomillos", vaya una gracia.

En fin, en todos sitios hay cafres, por eso a mi tampoco me gusta la caza.

Agata dijo...

Desde luego.Yo te tenía que haber conocido desde que era niña.Me lo hubiera pasado como una mona.Yo me hubiera puesto ese día una mantilla negra y me hubiera cogido un rosario.Y en procesión contigo y con tu padre.Eso sí,un día me tiraron a mí un pelote en la sien derecha.Que sí.Que me acuerdo.Para colmo,el tirador,se casó cuando fue mayor con una de mis mejores amigas...LA MARE QUE LO PARIÓ.Le voy a poner tres velas negras y me voy a acordar de todas sus castas.Que yo creo que desde entonces no "pululo" bien.

Maripaz Brugos dijo...

Alfonso, tampoco a mí me gusta la caza ni los cazadores ... No puedo comprender que alguién sienta placer en matar ...

Un saludo

Mariel dijo...

Hola, yo no solo odio la caza,tampoco entiendo que la humanidad coma animales, ellos merecen la vida y el bien estar tanto como nosotros, hay muchos alimentos que nos brinda la tierra y podriamos vivir bien con ello, no tenemos derechos a sacarle la vida a otro ser vivo ni por divertirse ni para saciar nuesto hambre. NO MATARAS!!!