17 mayo, 2009

Y de nuevo, Dulce.

Sería allá por el año 1998, una desconocida para mí Dulce Pontes actuaba en el Gran Teatro Falla. Un amigo mío, al que le encantaba y la había conocido a través de Ramon y Trecet en RNE-3, me habló de ella. 
El, le hizo una página web que ya no existe, pero que en aquél tiempo, era la única. Una página con tonos azules, con sus fotos e información sobre su vida. Entonces ni había banda ancha ni mp3 ni nada...
Fuimos al teatro, y vimos su actuación. Genial. Fantástica. Todo lo que escriba es poco. Cantó el fado que puse en mi anterior post: 'Lágrima'. Emoción a tope.
Cuando terminó la función, tuvimos la feliz idea de irnos a la parte trasera del teatro para verla salir. Había un grupo numeroso de gentes.
Salío un portugués muy serio y nos dijo: 'La señorita Pontes no va a atender a nadie'.
Vaya. Nos quedamos un poco así. Y la gente se fue. 
Pero varias personas, mi amigo y yo, nos quedamos.
Y a los veinte minutos, salió de nuevo el portugués: "La señorita Pontes os recibirá de dos en dos".
¡Dios! Y nos entramos los nervios. Nos abrieron las puertas, entramos por los pasillos del teatro, hasta un camerino, nos abrieron la puerta, y allí estaba ella.
Sentada frente a un espejo, rodeado de bombillas, recién duchada y tomando un Nestea.
- Buenas noches, Dulce.
- Buenas noches.
- Venimos a darles las gracias por su concierto y para felicitarla por lo bien que lo hace.
La voz me temblaba y mi amigo mudo, no decía ni mú.
Entonces le dije: Mi amigo es que le ha hecho a usted una página web.
Se le pusieron los ojos redondos y dijo: ¿La página web azul?
Mi amigo: Síiiii.
Entonces ella saltó de alegría, le dio un abrazo a mi amigo, dos besos, llamó a su novio, su madre, diciendo en portugués: 'Mirad, es quien hizo la página web".
Que alegría, nos despedimos y le dimos las gracias por la atención.
Diréis que qué interés tiene esto que cuento. Quizás parezca que no lo tiene, pero es una de esas experiencias de mi vida que no me gusta olvidar.
Ver como la persona que cantaba, que me hacía sentir tanto a través del fado, la tenía ahí al alcance de la mano, tan sencilla, tan agradecida, eso me impactó.
Es la grandeza del artista. La que sabe agradecer a su público. Me dijo: 'Yo soy lo que soy gracias a ustedes. Si ustedes no me escucharan, yo no sería nada.
Lo digo en mayúsculas. ¡QUÉ ARTISTA!.
Gracias, Dulce, por traernos el fado, porque tú no serás nada sin nosotros, pero que sería la Historia de la Música, sin personas como tú y sin el fado.
Que tengáis una buena semana y os regalo un fado: el Fado Portugués. Lo que se canta, parece mentira, a doscientos kms de donde vivo. Tan cerca y tan distintos.


3 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Muy buen homenaje amigo.
Un recuerdo que atesoras. Esos, que te capitalizan.
Buena semana, para ti y M.
Mañana lunes, cenan en casa los bloggeros, te tendremos entre nosotros.
un cariño

Estrella Altair dijo...

Olá, nao sei, sim deixei um aponte... na outra entrada.

Mas desejo-te dizer que gosto inmenso de Dolce Pontes, mas prefiro a sua cancion de "Lágrima assim:

"Se eu soubesse
Se eu soubesse que morrendo
Tu me havias
Tu me havias de chorar
Por uma lágrima
Por uma lágrima tua
Que alegria
Me deixaria matar."

Portugal é a minha segunda patria... gosta-me muito... todo lo de lá...

Tens que experimentar com Marizza e com Madre Deus, sao boms.. tambem..

Um beijinho muito forte e até cedo.

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Bonita canción. Si señor.