05 mayo, 2009

Patxi López, Lehendakari.


Hoy no voy a hablar de política. Voy a hablar de las personas. Hace poco he llegado de mi partido político, y he estado un rato con mis compañeros y compañeras. Personas.

He salido tranquilo paseando por mi ciudad hasta llegar a casa. Por todos lados gentes con sus idas y venidas. Con sus problemas. Pero... Personas.

En el País Vasco, esto mismo que yo he hecho no es posible. Allí, si eres del PSOE, del Partido Popular, del Partido de Rosa Díez, Policía Nacional o Guardia Civil, te arriesgas a que te peguen un tiro en la nuca.

Por eso, hoy, aparte de la nueva elección como Lehendakari del Gobierno Vasco, de Patxi López, con los votos de PSOE, PP Y UpyD, y de sentirme contento, manifiesto más que mi alegría, mi admiración.

Porque son unos valientes. Porque son capaces de hacer lo que quizás yo en sus circunstancias no haría por cobardía. Porque creen en sus ideas. Distintas. Dispares. Pero coinciden en la lucha por la paz. Están amenazados. Les quieren matar. Pero no se acobardan, ahí están. No se van. Son unos valientes.

Les deseo lo mejor, que sin duda será lo mejor para su pueblo. Y les deseo la ayuda de la Iglesia Católica, que en el tema del terrorismo de origen vasco, es tan blandengue como con los pederastas.

4 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Felicita a quien corresponda entonces, dede aquí, esta malagueña por adopción.
mis respetos

Gracia dijo...

Estoy contigo Alfonso. Es admirable, que estas personas se arriesguen por lo que creen que vale la pena. Quizá este sea un paso muy importante para la lucha contra el terrorismo, pues nunca antes se habían asociado partidos tan dispares y con políticas tan distintas.

yoyoyo dijo...

toda la suerte al nuevo lehendakari que la va a necesitar a puñados. Y gracias a los 3 partidos por su generosidad. Espero que las pequeñeces en la política nacional no les impida hacer todo lo que tienen por delante

Paquito dijo...

Una gran noticia para los demócratas. Espéremos que a partir de ahora las cosas vayan mejor en Euskadi y la situación se reconduzca hacia la cordura