31 mayo, 2009

No dejad que los niños se acerquen a él.



Ya no me sorprenden las declaraciones de un cardenal mezclando temas como el aborto y las relaciones sexuales de sacerdotes con menores de edad, últimamente de actualidad por ese informe que se ha realizado en Irlanda.
No creo que el mezclar temas como el aborto y la pederastia sea tan importante. Estamos acostumbrados de los mandatarios escucharles declaraciones sesgadas, liosas, poco claras, etc...
A mí, lo que realmente me preocupa es otra cosa. Que se diga de las conductas pederastas que "son totalmente condenables y tenemos que pedir perdón".
Por supuesto que son totalmente condenables. Pero no basta con pedir perdón. ¿Cómo qué perdón? ¿Y ya está?

No. No. Estos mandatarios son demasiados blandengues con los pederastas. Porque el pederasta, además de pedir perdón, tendrá que ir a la cárcel, digo yo.
Es un delito. Y por cierto, de los más asquerosos. No vale con pedir perdón. Cura que tenga relaciones con niños, a la cárcel por favor. Y un buen puñado de años, para que recapacite, y sobre todo, proteger a los niños de semejantes individuos.
¡Cuántas cruces se habrán caído de la Declaración de la Renta al escuchar estos escándalos!
La Iglesia tiene que ser más clara, porque estas declaraciones y sobre todo, las conductas pederastas dentro del seno de la misma, hacen mucho daño.
Primero, a sus víctimas: los niños.
Y segundo, a la propia Iglesia.
Ésta debe hacer una investigación profunda y apartar a la cárcel a quien mantenga estas conductas. Porque si no lo hace, los responsables que conozcan los casos son tan culpables y merecen la cárcel tanto como los pederastas.
Además, la Iglesia debe proteger a sus curas buenas personas. A los que sufren los rumores de la gente de la calle, a los que señalan con el dedo como pederastas sin serlo, para hacerles daño, a los que sufren en sus carnes, en silencio y con el desprecio de la gente, las culpas de los que sí son culpables y viven bajo la protección hipócrita de quien no quiere coger el toro por los cuernos.

2 comentarios:

Satie dijo...

O la Iglesia se replantea seriamente el celibato, o cosas como estas se repetirán.

mia dijo...

Es un horror,y es que la iglesia patina patina...

besos