18 marzo, 2009

Tristeza de amor.

María sonrío a través del cristal.
La gente caminaba rápido, los que iban para allá. Más lentos, los que regresaban.
En su butaca se mecía lentamente. Y el planeta, sentía sus cosquillas, girando también un poco más de prisa.
Miraba los rostros de los viandantes y podía ver la felicidad en la cara de las personas.
Y las tristezas. Muchas tristezas escondidas detrás de miradas que miraban a ningún sitio.
Por la noche, la calle quedaba vacía. Sola con la luz de las farolas y algún transeúnte despistado.
A las doce, cuando la iban a acostar en su calabaza de Cenicienta, cruzó la calle el señor que pasó hace dos meses y la miró.
Se dijo, 'sigue allí'.
A María, la acostaron.
En ese país, no existía sitio para los locos. Ni gente capaz de reconocerlos.




8 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Amigo de alma bella:
Todos nos ayudamos, aunque estemos lejos. La palabra bien entendida alimenta el alma.
María es el ejemplo vivo en nuestras vidas.
Si somos creyentes, debmos tomar los buenos ejemplos para continuar el camino.
Si "ella" soportó lo que soportó, nosotros quienes somos para no?
Fijate, el ser humano necesita todos los días del año, escuchar el mismo evangelio, yo digo que somos duros, siempre que no entendamos.
Gracias a Dios, yo entendí todo. Ya no necesito escuchar el evangelio sabes, ya aprendí a " vivir".
Cuando uno aprende, comienza a aceptar cada secuencia.
Tu tienes todo y mucho. Sólo que estás en duelo y hay que vivirlo como se puede.
No llores. Cuando lo haces, su espíritu sufre y María del Carmen, está muy bien amigo. Ya dejó el repoja del cuerpo y su alma está purificada. No sufre, sólo vuela por el universo y pronto la descubrirás en una estrella.
Busca el libro del padre:"Ignacio Larrañeaga , se titula "Muéstrame tu rostro" y comenzarás a ver la situación de otra manera.
Esto es parte de tu crecimiento espiritual.
Con tu ejemplo de vida, la que muestras al mundo en la web está demostrado que eres un alma pura.
Levanta esa cabeza, pon una foto tuya mirando el cielo, no te quedes pegado a las heridas.
Sólo agradece el haber contado con su presencia en tu vida. Ella te ha dado mucho y para que seas feliz muchas veces.
Tienes trabajo, amor, haces lo que te gusta, eres útil, sabes dar, vive!! Hoy es tu tiempo para hacerlo.
Pronto compartiremos charlas prolongadas.
Anda, cuando despietes abre la ventana y mira que he dejado un manojo de sonrisas, unos borrachuelos españoles, calienta el café que ya llego con mi imaginación para recordarte " que estás vivo y que te esperan momentos de dicha".
En la biblioteca blanca, sobre el lado izquierdo "un ángel" que te acompañará desde hoy, todos los días protegiéndote para que cuando te nazca el llanto, recuerdes a esta poeta que te alienta desde esta orilla.
un abrazo amoroso

cynthia dijo...

Ayyyyyyyyyyy me dejaste suspirando!!!

besos muchos.

Hisae dijo...

Realmente triste...

Agata dijo...

Qué me gusta el Hilario Camacho y esta canción.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

ay que lindo!!!

tristezas que se develan en las miradas
son tormento y verdades
perlas desaguadas...

muakismuakis

Laura dijo...

Uf alfonso!!!
Breve e intenso, como a mi me gusta.
¡Qué relato tan, tan, tan precioso!!!!

Un beso.

P.D.- y la canción me encanta (¿te acuerdas de la serie de TV?)

Alfonso dijo...

Muchas gracias a todos/as de verdad. Especialmente por darme tu experiencia, Nerina. Buscaré ese libro.
Claro que recuerdo la serie Laura, el mundo de la radio, qué te voy a contar :)

Ego dijo...

Anda que no hacía años que no la escuchaba. Un regalito, y gracias.

Los locos idolatran al protagonista de 'Castillos en el aire', de Don Alberto. Y tienen motivos. Y yo les tengo mucha envidia.

Un abrazo