10 marzo, 2009

Novios


Un primo mío, al que quiero mucho, se casa y me ha mandado su invitación de boda. Es muy bonita, muy bien diseñada, pero lo que más me gusta de la invitación es que me invitan él y ella. Los dos. Nadie más.
Hace años - no tanto -, quien invitaban era los padres de uno y de otra. Fulanito de tal y Menganita de tal, Zutanito de tal y Citanita de cuál, os invitan al enlace de sus hijos bla, bla, bla... no me gustaba a mí eso. Me recordaba a las tribus de civilizaciones no tan avanzadas como la nuestra, antropológicamente hablando, donde los matrimonios se concertaban entre familias. Bueno, concertaban no, aún se conciertan en determinadas culturas.
Ahora, los novios son libres. Son ellos. Me alegro. Y me trae a la memoria el caso de una pareja que me enteré que por este motivo, la invitación de boda, no se casaron. Os cuento.
Los novios deciden casarse y tienen que hacer las invitaciones. Pues bien, cuando se editan y se reparten pone lo siguiente en la invitación, mandada a hacer por el padre de la novia.

Fulanito de tal y meganito de tal. Zutanito de tal y Citanita de cuál, os invita al enlace de sus hijos que D.M. se celebrará en la Parroquia tal, a la hora cuál. El padre de la novia os invita a la celebración que se hará en el restaurante tal.
Obviamente, los padres del novio, y éste mismo, se enfadaron porque ponía eso en la invitación. Pero el padre de la novia reivindicaba su derecho a ponerlo así, porque él era quien pagaba la celebración, y como la otra familia no ponía un duro, pues que quedara constancia que era él.
Así que las dos familias discutieron, y la discusión pasó a los novios. Y de la discusión pasaron a la pelea. Al final, se suspendió la boda. Y a tomar por saco todo.
No se casaron. Por una simple invitación. ¿Qué habría más de fondo? No lo sé. Pero pasó como os cuento.

9 comentarios:

David Santos Holguín dijo...

Van cambiando los tiempos sin duda. Felicidades a los novios y que lo paséis en grande :P

Nerina Thomas dijo...

Que bonita figura, la parejita. Cálida, amorosa.
Todo es cuestión de cultura y de "pensar" hombre!!
Contaba con 21 años cuando realicé mi boda e invitamos mi novio y yo. Sus padres habían fallecido cuando era niño y como eran doce hermanos, para no hacer diferencias invitamos ambos. Fue en el año 1976. Ja!!!
Opino como tu, y que la disfrutes cuando llegue y muy por sobre todo, que" sean muy felices".
Un abrazo amigo andaluz!!Ya estuve en el consulado. Es cuestión de 45 días y recibo la constancia de la ciudadanía. Brindaré contigo cuando llegue a mis manos e inclusive me dieron lo indicado, para hacer el pasaporte español.

Ruth dijo...

¡Buenos días!

Tienes un premio esperándote en mi bitácora, porque aún en la distancia percibo un gran corazón.

Un abrazote

Ana dijo...

¡Vamos a ver!... ¿Por que no pagaban los padres de el?, aunque solo hubiera sido por elegancia deberían haber invitado los dos padres, aunque hubiera sido solo en el papel... Claro que si se habían negado a pagar unos por lo que fuera hizo bien el padre de la novia.

cynthia dijo...

Mira vos no sabia que ahora es asi... a mi me gusta como era antes que la familia participe que se involucren... ahora es todo tan raro.. que creo que ni casamientos ya ahi... jejej y bueno tendré que modernisarme no queda otra....
(pero mi hija se casa como dios y la ley mandan jajaja)

besotes muchos para ti.

Eudora dijo...

No me parece mal que inviten todos, al fin y al cabo hay invitados de todo tipo, de familia, amigos, de una y otra familia...desde luego , puede ser un asunto espinoso... pero si se suspende la boda por algo así, es porque en el fondo hay algo más.

mia dijo...

Felicidades a los novios,

aspira un poco por mi

que tanto me gustan estas

ceremonias, encuentros de familia.

Creo que la vida ofrece ciertas

ocasiones irrepetibles!

Disfruta cuanto puedas

Mis besos

Olga S.Isidro dijo...

Querido Alfonso, no me extraña que haya sucedido eso, pues implicaba una enorme prepotencia por parte de tal sujeto, un mirar sobre el hombro a todos los demás, ya sabes que cuando uno se casa, la familia contraria aporta su forma de vivir, y eso muchas veces tiene trascendencia en la pareja.
Saludos.

Hisae dijo...

Uppsss... Si es que a veces los padres se meten demasiado.... ¡Qué si!