26 marzo, 2009

Lo que es, es. Y punto pelota.


A mí de pequeño no me gustaba la verdura. Para nada. Hoy, me encanta, y es lo que más como.
También leía tebeos de Mortadelo, y hoy, ya no los leo, han cambiado mis gustos.
También me gustaba fumar, y hace años que lo dejé. Las personas cambiamos. No somos inmutables.
Pero lo que no ha cambiado, es mi sexualidad.
Se formó en mi adolescencia, y ahí, yo no pude elegir. Sencillamente me gustaba lo que me pedía el cuerpo. Y me sigue gustando.
Porque la sexualidad no cambia. NO CAMBIA.
Quien diga lo contrario, miente. Y encima, lo sabe.
Cuando alguien se encuentra que una persona dice me gustaban los hombres y ahora las mujeres, miente. Porque no se le cree ni él. Simplemente es una víctima de la presión homófoba.
La duda la puede tener un adolescente, pero con veinte años ya tú sabes lo que te atrae. Otra cosa es que lo asumas o no.
La gente que sale del armario a los cuarenta, no es que hayan cambiado su sexualidad. Simplemente son coherentes con sí mismos y empiezan a asumir la nueva situación.
A los homosexuales, se les ha matado por ello, simplemente por serlos. Se les ha degollado. Se les ha ahorcado. Se les ha llevado a la cámara de gas. SE LES ABORTA LA VIDA, pero no tienen derecho a carteles con linces. Esto sucede aún en muchos países, sobre todo, los musulmanes.
En España, no se puede matar a los homosexuales, aunque a algunos, parece que no le falten ganas. No se les puede eliminar gracias a Dios.
Así, que han cambiado las técnicas. Unos pretenden curarles. Atrás quedan aquellos electroshocks con los que algunos conductistas radicales pretendián cambiar la sexualidad a calambrazos. Y lo conseguían. A aquellos conejillos de indias, dejaban de gustarle los hombres. Pero también las mujeres. Fallaba la cosa.
Ahora, pretenden convencernos con vídeos y cancioncillas que el cambio es posible, que se puede pasar de homosexual a heterosexual. Tirirí. Eso no te lo crees ni tú. Más quisieras.
Invito a quien crea eso que se pase por los chats o por las discotecas de ambiente, y vean la cantidad de hombres casados - y de algunas otras profesiones - dedicados a satisfacer sus instintos sexuales sin la mirada de sus esposas - aunque los de otras profesiones si son mirado por Alguien -.
Los homófobos son listos y buscan sus técnicas. Ahora, el truco es hacerse pasar por víctimas. Pobrecitos. Víctimas del lobby gay. Qué dolor de ellos. Cuánto sufren. ¿Les beatificamos porque son perseguidos como los primeros cristianos? Tirirí otra vez.
Los verdugos nunca pueden pasar por víctimas, porque les conocemos.

Las víctimas siguen siendo los homosexuales del silencio, los que no pueden hablar. Aunque Zerolo grite mucho y moleste. Hay millones callados y oprimidos. Que no nos engañen, porque no nos vamos a dejar engañar. En España, ya no nos chupamos el dedo ni tenemos miedo. Lo único en que estoy de acuerdo con los homófobos es en su cantinela de que no hay libertad de expresión en España.
Efectivamente, no la hay. Un cura puede criticar a un gay. Pero un gay en el armario - y mucho menos un cura gay - pueden criticar públicamente a un cura heterosexual, en asuntos de homosexualidad..

4 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Qué día has tenido!!Mañana será distinto. Llega la primavera allí, disfrútala.
Mis respetos para ti y M. Y te dejo en la ventana, un postre borracho para ambos y a guardarle un trozo al Rey!!

Ana dijo...

Como siempre das en el clavo...
Muchos besos.

El Peregrino Ruso dijo...

Tienes mas razon en este articulo que un santo

Laura dijo...

Claro que si Alfonso, lo que es, es. ¿Sabes qué pienso yo cuando se critica al prójimo? sencillamente, que están aburridos, que sus vidas no les llenan y tienen que nutrirse de las de los demás. Es así de simple, analizalo. Cuando tu vida es plena, tienes ideales, amor, amigos, proyectos por realizar...verdaderamente te importa un comino si tu vecino es gay, lesbiana o monje tibetano, lo único que te importa es que sea una persona con la que puedas compartir, unir, y no separar...
No te alteres cielo, como decía mi profe de griego, que es malo pa el cutis.
Un beso enorrrrrmeeeee.