30 marzo, 2009

La radio. Gracias.



Yo no soy periodista. Y además, nunca estudiaría esa carrera, no podría aguantar trabajar de ello. Sobre todo, si tuviera que entrar en una empresa privada de periodismo, estar reventado a trabajar sin horarios, ganando una miseria y luego haciendo cosas que no te gustan.

Porque hacer informativos, lo soportaría. Es leer noticias. Y buscarlas, que es lo peor (y nadie ve ese trabajo, dicho sea de paso).

Las entrevistas, puf, depende de quien. Si es una poetisa, se me caería la baba. Si es un cura fashorrón, me lo comería crudo. No, no. Tendría que controlarme.

Y si me mandaran a retrasmitir un partido de fútbol, jaja, a los diez minutos estaba en la calle.

El tres se lo pasa al cuatro. El cuatro se lo pasa al cinco del otro equipo. Un señor levanta una bandera y el otro toca el pito. Gol. Han dicho gol las gentes.

No me gusta el fútbol, y sería horrible para mí tener que retrasmitir eso. Uf.

Así, que a mí lo que me gusta es la radio. Pero la que yo hago. Tengo mi profesión aparte, que me gusta mucho, lo paso bien, tranquilo y me da de comer. No es que gane mucho, pero estoy cómodo. De ocho a tres y de lunes a viernes. Y fijo. Qué más quiero. Para darme con un canto en los dientes con la situación ecónomica.

Pero la radio, la radio tiene algo que te engancha. Sobre todo mi radio, la radio en la que estoy, Frontera Radio, con el modelo de radio comunitaria.

Una radio que nace como el derecho a comunicarnos que tenemos los habitantes de la ciudad. Sin tener que depender de las marcas comerciales para financiarnos. Sin pertenecer a ningún grupo mediático. Sólo con una ideología: defender los derechos humanos y la libertad y llevar la cultura a todos los rincones. Para qué más.

Y así llevamos veinte años, y no es por ponernos flores, somos una de las radios más escuchadas de Jerez. Sobre todo porque tenemos programas que no tiene nadie: flamenco, copla, zarzuela, opera, científicos, de historia, de educación de adultos, religiosos, etc...

En fin, pero no es de esto de lo que quiero hablaros, que me enrollo.

Os quiero hablar de los trucos de la radio. De lo que no sabéis los que estáis al otro lado. De los significados que somos capaces de darles los locutores a cada palabra, a cada gesto.

¡Cuántas veces habremos dicho te quiero con una tos! "Cuanto tosa y diga perdón después de una canción, en realidad, te estoy diciendo te quiero" o le pones una canción para una abuelita que está sola, y ella sabe que eso es para ella, y te valora la canción como si fuera un tesoro.

Hoy he hecho por primera vez radio de noche. Es difícil después de lo de mi hermana, y es lo que más trabajo me ha costado. Porque la radio de día es distinta, aunque el público en mi radio, suele ser el mismo, es de otra manera de día. De noche, la radio se vuelve más íntima. Mientras las radios generalistas te ponen de los nervios con la política o están hablando de fútbol, en esta radio, en la mía, se vuelve más intimista. Más de tú a tú. Entonces, casi dejas de ser un locutor, para ser una especie de teléfono de la esperanza. La gente te llama al teléfono, te pide una canción, y luego te cuentan sus problemas cotidianos.

Y tú callas. Porque en la radio no estamos para dar consejos, ni asumo yo esa responsabilidad. Sólo escuchamos, callamos y luego ponemos una canción. Se vence la soledad, que es uno de los grandes problemas de la sociedad de hoy.

Por eso, el programa de hoy ha sido más díficil. Mi hermana y yo éramos cómplices. Ella no aguantaba escucharme la hora y media por la noche, prefería ver la tele a esas horas. Pero me escuchaba empezar, y la primera canción siempre iba para ella. Muchas veces que he puesto a Mocedades, a Camilo Sesto, era para ella.

Hoy he tenido que empezar sin ella, la primera vez sin ella, pero no podía hacerlo sin hacer caso omiso, no hubiera podido ni se lo hubiera merecido.

Además era una manera de compartir con todos mis oyentes el trato que he recibido por parte de ellos. Se han portado conmigo de categoría. Llamándome a mi móvil. Yendo al hospital, al funeral. Y llamándome a la radio en privado. Nunca en antena. Nunca montar un drama público, de tanto gusto en otras cadenas de televisión.

Lo que digo, se han comportado, chapeau.

Por eso, esta noche, he compartido con ellos un poema, la elegía de Miguel Hernández a su amigo Ramón Sijé. Y lo comparto con vosotros, que sé que también os habéis comportado de categoría conmigo.


En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha
muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien
tanto quería.)
.
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
.
Alimentando lluvias, caracoles
Y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
.
daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.
.
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
.
No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
.
.Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta
.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.
.
Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte
.
Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera
.
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
.
Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.
.
Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
.
A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.
.
(1 0 de enero de 1936)

12 comentarios:

Satie dijo...

Ese poema me llega siempre al corazón, desde pequeño.

Nerina Thomas dijo...

Amigo del alma!!! "Alfonso"!!!

Allí estabas
de frente
con la mirada triste.

Inquieto,
vergonzoso
emocionado.

Mostrando al mundo
el coraje de seguir.
Recordando a "La Princesa"
con el alma desnuda
a sangre viva.

Con el amor que le tienes
y le tendrás siempre,
pues "ella" está contigo
aunque no la puedas ver.

Un honor verte
en mi visor de 21 pulgadas
pareces un actor!!
con tu mirada buena
con tu luz!!

Siempre me sorprendes
con la magia de "tu radio"
la palabra tierna,
tu sentir,
la nobleza que te representa
y la poesía precisa
para cada situación.

Allí estabas.
orgulloso por continuar
agradeciendo a la web
todo el afecto merecido.

Allí estabas.
Estás.
Estarás
brindándonos lo mejor de ti!!

Fuerza, coraje y fe andaluz!!

Estrella Altair dijo...

Que bonito, que emocionante... en el sentido mas profundo de la palabra...

Esos sentimientos a tu hermana... me encanta... te agradezco que los hayas compartido con nosotros... que esa intimidad... sea en parte algo nuestra..

Y que pongas ese poema para tu hermana... tan bello... tan intenso... tan vital.. tan real..

Me gustó mucho..

Un abrazo muy fuerte para ti... y en cierta manera.. dejamé que te lo diga.. tambien para tu hermana... aunque ya no esté por estas dimensiones.

SOMMER dijo...

Hay momentos en los que uno no sabe si va a estar a la altura. Otros momentos uno es plenamente consciente que no lo va a estar. Otros lo único que pretendes es transmitir un poco de aliento en los momentos difíciles.

Otros como este, me siento enjuto ante semejante post. Ante lo bien que se escribe, cuando se hace desde dentro.
Me uno a tu dolor y aprovecho para decirte, aunque creo que ya lo sabes, que estoy para lo que necesites.

Un abrazo sincero, amigo.

P.D. La radio es como los sentimientos. Si sale de dentro y es puro, siempre merece la pena.

Ana dijo...

Ay Alfonso que poema...Como todo lo que sale del corazón.
Muchos besos.

Agata dijo...

Te quiero mucho.Y nunca,nunca,te faltará Agata.Que lo sepas...

Alex Grijander dijo...

Estimado Alfonso, hay muchos Licenciados en Periodismo qu quisieran poder trasmitir como tu lo haces

yoyoyo dijo...

Me has emocionado. Sabiéndo por lo que lo escribes y viniendo de dónde vengo... imagina lo que es Miguel Hernández y ese "En Orihuela, su pueblo y el mío..." muy bien versionado por Serrat, ya que nos ponemos melancólicos

Gu1ta dijo...

gracias Alfonso...
contigo todo suena a música...

Nerina Thomas dijo...

Alfonso!!!!!!!!!!!!

"Los amigos son ángeles que nos levantan sobre nuestros pies, cuando nuestras alas tienen problemas para recordar como volar"
y mirá cuántos te acompañamos!
te queremos mucho y te abrazamos

Hisae dijo...

Que bonito poema, Alfonso...
Y que bonito oirte retransmitir...

Un beso.

Abog. Luis Urribarri dijo...

Yo tampoco soy periodista pero la comunicacion social no es mala mientras se aplique con principios y que la informacion no sea amarillista pero si objetiva y veraz.

Buen post hermano.