13 marzo, 2009

El Papa e Internet


Mucho está dando que hablar, y con razón, el mea culpa entonado por el Papa Benito XVI en relación con el levantamiento de la excomunión de los obispos lefebvristas. Se dirige en una carta a los obispos, que podéis leer aquí, reconociendo sus errores y justificándolos, explicando el por qué actuó como actuó. Eso me parece bien.
Es lo que debe hacer una persona cuando comete errores. Reconocerlos y corregirlos. Desde aquí, mi aplauso al Papa. Claro está, que se dirige a los Obispos, para que estos se dirijan luego a los curas y los curas, al pueblo. No sé cómo llegará esta información al cristiano de la calle. Ni siquiera sé, si le importa un pito lo que piensa el Papa sobre los lefebvristas, o si acaso el pueblo llano sabe quienes son los lefebvristas.
Esto sólo preocupa y nos altera - tontamente - a los que nos enganchamos a los blogs religiosos o políticos. Lo del levantamiento de la excomunión no lo entiende nadie, por mucho que Benito XVI lo quiera explicar.
Pero bueno,
¡son tantas cosas las que no entendemos en los comportamientos de nuestros responsables! y por citar varios ejemplos, como las nulidades matrimoniales, que al fin y al cabo son divorcios de tapadillo, la postura contra el preservativo cuando millones de católicos lo utilizan o la adversión a los homosexuales cuando hay tantos dentro de la Iglesia. Pero eso no es el tema que me hace reflexionar ahora.
Es
"Me han dicho que seguir con atención las noticias accesibles por Internet habría dado la posibilidad de conocer tempestivamente el problema." Es bueno que la Iglesia Jerárquica se de cuenta de que Internet hoy es un medio para Evangelizar. Pero no me gusta la expresión 'internet'.
Es como decir, hay que estar más atentos al teléfono.
Internet, como el teléfono, son los medios, pero los ejecutores son las personas. El Papa, lo que tiene que entender, es que tiene que estar más atento a las personas que se expresan a través de internet. Y no tanto a las noticias. Las noticias las dan los medios de comunicación, con todos sus intereses creados detrás. Debe estar atento a las personas que se expresan, por sí mismos, sinceramente, sin nada que perder o ganar.
Yo creo que Benito XVI es una persona muy inteligente.
Sabe reconocer sus fallos. Sabe que no es un Papa agradable para la mayoría de los católicos. Sabe que sólo le aplauden los ultras. Sabe que no tiene imagen y que cae fatal. Y que cuando sonríe, le pasa como a Aznar, que pierde votos.
Pero es inteligente.
Tiene en su mano poder explicar a la gente - gracias a Internet - lo que piensa, las cosas que hace y por qué las hace.
Quizás le sirva para llegar al Pueblo. Un pueblo que va a Misa como van a una película. Un pueblo que vive de espaldas a la Iglesia, pero con una Fe en Dios que mueve ruedas de molino. El tiempo de las corresponsalías en Roma tipo Paloma Gómez Borrero donde nos contaba lo que había y nosotros escuchábamos, va a pasar muy pronto. Ahora el Papa hablará. Y el pueblo le contestará.
No le vendría mal tener un blog, y que cualquier cristiano pueda ser leído por el Papa y éste contestarle. Sin asesores. Ya, habemos millones de católicos. Pero es necesario, porque en los países que tenemos acceso a internet, somos cada vez menos.

Publicado por mí en Religión Digital.

1 comentario:

El Peregrino Ruso dijo...

El papa ha escrito una buena carta y hay que reconocer cuando las cosas estan bien hechas.