23 marzo, 2009

Bienvenida a casa, Nerina.

Contigo somos más. Cuarenta millones y una más. Contigo somos más grandes. Bienvenida a casa, Nerina.

Te regalo un poema, de los mejores que habla de España. Y una canción dedicada a tu abuelo Juan, y a tantos y tantos españoles que se fueron no a hacer las Américas, sino a hacer América. No a conquistar. Sino a ser conquistados. "Con sombrero de ala ancha, y un clavel en la solapa, un don Juan, se hizo a la mar..."

Y la foto, ya ves, otro enamorado andaluz de Argentina. ¡Qué tendrán! (No perdí la oportunidad de visitar el buque escuela de la armada argentina. el 'Libertad' anclado en el puerto de Cádiz, y hacerme una foto junto al pabellón argentino, la única vez que pisé territorio argentino, su barco, pero argentino al fin y al cabo). A ver si algún día voy. Tengo buenos amigos allí. Quiero quedarme embelesado viendo la Cruz del Sur y las Nubes de Magallanes, ese cielo tan distinto para mí.
Ya en abril del año pasado, escribía sobre Argentina.
Bienvenida Nerina, Málaga, el Mediterráneo te espera. Tus amigos, que aquí somos muchos, te esperamos.

.


Vientos del pueblo me llevan,

vientos del pueblo me arrastran,

me esparcen el corazón

y me aventan la garganta.


Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,

nacidos entre guitarras

y forjados en los yunques

torrenciales de las lágrimas;

extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.
Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.

Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra:
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.

Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

Miguel Hernández.


5 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Qué regalo amigo!!!Las lágrimas se me salen de emoción, hoy que regresé a casa habiendo salido de mañana y apenas las 17hs debí recostarme por estar cansada,me despierta el teléfono, era mi hijo para saber de mi. Ellos siempre están. No sabía por qué de mi decaimiento. Y claro, mañana mi hija cumpliría 31 años.
La tristeza fluye, no habrá festejo.Sino nostalgia.
Y siempre existe el milagro: como éste: "el de tu amor de humanidad".
Gracias!!!
Me has robado unas lágrimas, pero de alegría, porque sabes "registrar al otro" y ello hace que te enaltezca.
Los amigos fluyen sin que uno los llame y enriquecen el alma para continuar honrando la vida, como tú.
Un mimo al alma me has regalado y que Dios te de cien veces más.
Te abrazo

Alfonso dijo...

Te lo agradezco de corazón. Mucho ánimo, aquí los amigos somos las muletas de los otros, los bastones, en donde nos apoyamos.¡Qué remedio! Un abrazo.

Ana dijo...

Que entrada más bonita...Alfonso eres grande...Y a Nerina la esperamos por Málaga...
Muchos besos.

Agata dijo...

Nerina...no llores,cariño.

Rukaegos dijo...

Desde los fríos del norte, nos sumamos a la bienvenida para Nerina :)