04 febrero, 2009

Lo que ves, no es verdad porque lo ves. Es verdad por lo que es.



¿Es un pato o un conejo?




La vida no es lo que parece. O por lo menos, las cosas que tenemos delante de nuestros ojos. Con la información que nos llega o que intentamos transmitir, el cerebro hace encaje de bolillos.
Me reía ayer con el blog de Juan Ramón, donde cuenta como había leído en una noticia algo acerca de que 'España pierde el 60 por cierto de sus humildes costaleros' en vez de 'España pierde el 60 % de sus humedales costeros', jaja, lo cuál no es lo mismo, obviamente.
A mí me encantan estos juegos de lenguajes.
Recuerdo unos cuantos.
Un chico estaba en el instituto y tenían que hacer una obra de teatro. Al chico le daba vergüenza, así que el profesor optó por darle un papel pequeño. La obra versaba sobre Guzmán el Bueno, y el niño tenía que entrar con una espada luchando y gritar sólo: '¡Tarifa sucumbirá!'.
El chico lo ensayó miles de veces, para que le saliera bien: Tarifa sucumbirá, Tarifa sucumbirá, Tarifa sucumbirá...
Llegó el día del estreno, y cuando le tocó a él, salió al escenario y gritó con todas sus fuerzas: ¡Tafira Zucumbimbá!
Ni que decir la que se formó en el teatro, y el llanto del chiquillo.
En otra ocasión, un amigo mío muy enojado en una discusión, en vez de decir '¡No me digas más eso que me hieres el orgullo'! dijo ¡'No me digas eso que me hiergues el orullo!' . Para qué contar la que se formó, todos muertos de risa, menos él claro. Eso de tener el orullo erguido la verdad es que era por lo menos, curioso.
Y por último, un servidor, o sea, yo. Yo escribo muy rápido al teclado, con todos los dedos y esas cosas, y tengo mucha velocidad, pero cuando lo hago me convierto
en un automáta. No pienso en lo que escribo si me están dictando. Pero tengo un defecto, que si me dictan, y alguien habla de otra cosa, automáticamente la escribo y no me doy cuenta.
Así que un día el Director de mi trabajo me estaba dictando una cosa, y yo clac clac clac a la velocidad del diablo. Al lado, dos compañeras discutían de si ir al bautizo del hijo de no sé quien.
El informe que me dictaron llegó a su destino, firmado, como no, por El Director del Bautizo, en vez del Director del Centro.
Y podría estar contando miles de cosas así. Seguro que a ti se te ha trabado la lengua alguna vez, has dicho algún disparate, o has leído algo que no era como lo leiste.

9 comentarios:

Salvador León dijo...

Hoy alguien ha pretendido contar la realidad que le interesa y no la que le pesa.

Alfonso que bien nos iría si sólo existiese una verdad.

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Es un patejo.

Nerina Thomas dijo...

Ni que fueran políticos!!!ja
Siempre las mismas películas, con distintos actores. Ninguno es mago, todos hablan muy bién. Del hecho al trecho hay mucho trecho.
un cariño y no pongas todas las fichas que te vuelves gruñón y tienes tantas cosas buenas para estar bién!!Como la astronomía y a M, a La Princesa, la radio que te llena de afectos y de cosas sanas.

Mundo Animal. dijo...

TE DEJO UN ABRASITO
  . - - . “     “ . . -   ` " . _
  | C      e _ /        `\\
  “ - .    e / o \\ _a     , _ /
    |     \\ _u/ o\\a    |
    \\ .     \\ / _/ . - . __ /
     . ; . “ - . . . - -   \\  \\ - - .
   . “  \\      . -   /   “ .
  /     “ - - . - - -..    /     \\
  |       \\ __ . . - - `-      |)
..  (|.        |  \\       / - .
   \\  __     /    “ . ““ - . __ . -   \\
   ; `  ` \\ - - ;    |   \\ “.  / ` |
   |.    -|   |    |    |  \\ \\ _ ;
   |     \\ ) ) )   /---   |   - . _/
   \\   ) ) ) - -`   ( ( (  /
    `- - -`       `- - -
QUE TENGAS FELICES SUEÑOS Y UN LINDO DIA JUEVES
CHRISTIANNN

Hisae dijo...

Bueno, yo también soy uno de esos... En mi caso, el escribir delante del teclado me hace jugar malas pasadas, pues generalmente mi cabeza va por delante de mis dedos y ya estoy pensando en lo siguiente antes de termnar de escribir. Por eso, suelo mezclar cosas y poner palabras donde no van. Intento siempre releerlo antes de enviarlo, pero muchas veces, por las prisas, pulso ENVIAR sin releer y luego me arrepiento...

Rukaegos dijo...

Te cuento dos lapsus estupendos para que te rías un poco:

Una madre que llega a un instituto de Santander porque está preocupada por los resultados de la chica: "Es que verá, la niña estudia mucho, pero se pone nerviosa y tiene problemas con las amigas y entonces no da pie con bola. Esta hija mía, es que lo sodomiza todo".

Señora de avanzada edad en la consulta del radiólogo donde trabaja una de mis hermanas: "Ay, hijuca, a mi edad y voy y me caigo y ahora me tienen que poner una próstata".

Saluducos

Satie dijo...

No sé si me he reido más con tus anécdotas o las de Rukaegos, qué buenos ratos dan los blogs...

Nuna dijo...

Hola
pasando por el mundo del blog..me encontre aqui.. este dibujo parece un conejo no un pato porque no habria lógica para que este en esa posición.
Saludossssss¡¡¡¡¡¡

Gracia dijo...

Jaja, me ha hecho mucha gracia este texto, la verdad es que el lenguaje a veces nos juega malas pasadas... Yo tengo la guerra declarada al corrector automático de "word" porque cuando escribes la palabra "orógeno" que es como se denomina en Geología a las cordilleras, el gracioso corrector lo cambia automáticamente por "erógeno" y luego no veas que corte cuando en mitad de una reunión alguien dice: "Qué es eso de los "erógenos ibéricos"??" Uf, que bochorno!