02 febrero, 2009

Gracias, Pilar, pero no tenías que haberte ido tan pronto.

Hoy, cuando he llegado a la radio, me he enterado de la triste noticia del fallecimiento de una de nuestras oyentes más fieles: Doña Pilar Vinuesa, más conocida por la audiencia de Frontera Radio, como 'Pilar de Icovesa'. En nuestra radio, tan familiar, las personas no tenemos los apellidos que nos dieron nuestros padres, sino los apellidos del barrio donde vivimos.
Pilar de Icovesa era una oyente fiel de mis programas, particularmente del que hago los sábados a las diez de la mañana, sobre zarzuela, ópera y música clásica. Me solía llamar contándome que llegaba de la Plaza y ya estaba con su música puesta.
Aprendí mucho de ella: de zarzuelas antiguas que yo no conocía, de óperas.
También era una mujer muy interesada por todo: le encantaba la naturaleza, le gustaba la astronomía y siempre tenía preguntas interesantes que hacer.
Y tenía un don: sabía escuchar, algo muy importante hoy.
Pilar se nos ha ido, joven, quedando pendiente esa cita conmigo y con su amiga y vecina Carmen de Icovesa, para venir el próximo jueves por la tarde al programa de 'Tarde de mujeres'.
No podrá ser. Pero la radio es milagrosa. Se quedan las palabras, sus intervenciones, grabadas para siempre. Al igual que se ha quedado grabada su persona en la memoria de todos y todas los que hacemos Frontera Radio, que hoy, después de perder a Pilar, Teresa, a Paca , a Suárez, a Paco y a tantos amigos, estamos un poquito más solos.
Aquí dejo la voz de María Callas, para que llegue hasta donde ella pueda escucharnos.
Ya veis con que ánimo puedo empezar mi Tierra de Fuego dentro de media hora, pero que mejor homenaje para ella, que seguir con la radio viva, la radio comunitaria, la radio que comparte, que comunica.
Un abrazo y un beso allá donde estés, que yo como creyente que soy, pienso que será el cielo.

2 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Ya ha evolucionado amigo. Ya está en otra dimensión. Junto al Padre del cielo seguramente. Volvió a su casa, que mejor lugar para los creyentes!!
Allí todo es paz, no hay más sufrimientos ni na que se le parezca.Algún ser querido la habrá recibido, no lo dudes.
En memoria de todos tus oyentes que han partido, un minuto de silencio por todos ellos.
Te acompaño en un rinconcito de tu radio para apoyarte en este trance.
Un ratito apenas, que me espera La Princesa,pues he preparado una torta de vainilla y quizás le guste.

Agata dijo...

La RADIO es una FAMILIA...Lo siento mucho,amigo.