11 febrero, 2009

Eluana.



Lo escribí cuando todavía no había muerto Eluana. Pero sigo pensando lo mismo.
Eluana Englaro es el nombre de la chica. Ya todo el mundo conoce su situación. En coma desde hace muchos años, y mantenida viva artificialmente. Su familia quiere dejarla morir en paz, y los autollamados defensores de la vida, no quieren, porque dicen que eso es matarla.
Lo peor de todo esto, después del sufrimiento de la chica, es la manera de determinadas personas de llevar este tema, de meterse en la vida de los demás. Qué fácil hablan. Qué bonito lo ven todo desde los teclados de sus ordenadores o desde sus palacios de gobierno.
En la planta de oncología los metía yo a todos ellos, para que vieran lo que es el sufrimiento de un enfermo.
Yo creo en Dios, y en ese caso, no querría seguir viviendo de esa manera.
Pero yo creo en Dios. En mi Dios, claro. Y no aceptaría para nada que viniera un protestante con su Dios, o un testigo de Jehová con su otro Dios, diciéndome lo que tengo que hacer, y si es bueno o malo lo que yo pienso. Imaginaros lo que puede sentir un ateo cuando alguien en nombre de su Dios le quiere imponer su moral.
La cuestión de fondo es que yo no me creo nada de nadie de los que más hablan y más ruido hacen.
De Berlusconi, ya pienso lo que pienso. Sólo utiliza este asunto como escaparate. No es un defensor de la vida ni de los derechos humanos. Lo estamos viendo todos los días. Del Papa, bueno, también tengo mi opinión. Es muy fácil hablar desde un palacio con un servicio médico excelente a su disposición. En una ambulancia lo montaba yo, bajándolo a trompicones con una escalera, y lo metía también en una planta de enfermos terminales. Para que viera que la gente ni mira a los curas a la cara cuando van de visita. Porque no entienden la postura de la Iglesia jerarca con el sufrimiento - inmenso hasta lo insoportable - de los enfermos.
Luego, estos defensores de la vida son los mismos que votan a los partidos que apoyan la guerra o justifican el asesinatos de niños en Israel. Los que defienden la 'Ley Natural', cuando les da la gana. La ley natural vale para oprimir a las gentes, en sus vidas amorosas, pero no vale para aplicarla a la vida, y se empeñan en mantener vivos, en estado de coma, a gente que por su naturaleza, moriría de su enfermedad, cuando ya es irremediable y no se puede curar.
Con todos mis respetos, que se vayan todos estos defensores providas a tomar viento fresco y dejen a la gente vivir en paz de una vez. O morir.
Jesucristo sanaba a los enfermos. Resucitaba a los muertos. Pero nunca dejó a nadie en estado de coma in eternum. Por algo sería.

9 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Apoyo tus palabras. Ni más ni menos.
Asi se habla!!!
mis respetos para ti!!

Blas de Lezo dijo...

Hola Alfonso.

Yo no soy cristiano. Yo me alegro de que al fin los seres queridos de esta persona, a la que ya su propio nombre seguramente no le diría nada, descansen y todo esto pase a la forma de duelo y posterior recuerdo de la hija que tuvieron.

Lo que mas daño me hace es que ahora mismo habrá muchos casos similares en la misma Italia, en Europa y en cualquier lugar donde existan equipamientos médicos que permitan mantener con vida a un cuerpo como el de esta mujer, (hay unos cuantos lugares en el mundo donde no hay esta calidad sanitaria, no se si lo sabe il cavaliere o el pope Benedicto).

Sin embargo los popes de las diferentes iglesias, los políticos en general, se acuerdan de lo que a ellos les toca. Nadie conocía a esta mujer, ahora todos la conocemos.

Estoy casi seguro que esto seguira en la misma dinámica de azuzar nuestras mentes cuando les interese y nosotros entrar a su trapo a favor y en contra. ¿Por qué no nos dejamos azuzar cuando nosostros queramos? ¿Continuará la presión por la muerte digna dentro de dos semanas o ya nos habremos olvidado hasta una nueva Eluana?

Militar en algo o por algo, creer en algo nos debería obligar a ser mas constantes. Al primero a mi.

Blas, un pesimista hoy.

Agata dijo...

Tengo un amigo,cuya madre tiene Alzheimer.El dice que deberíamos tener un interruptor llegado ciertos momentos.Yo soy de la misma opinión.Sin sufrimientos.Su madre está en una fase muy avanzada de la enfermedad y no me quiere contar mucho...
Eluana,descansa ya en PAZ.

Ruth dijo...

¡Buenos días!

Que decir, sencillamente que suscribo tus palabras, mi opinión personal es que yo no quiero causar ningún dolor a mis familiares, yo no quiero que en caso de quedarme en estado vegetativo, en coma, no sentir ni poder valerme por mí mismo, que me mantengan enchufada a una máquina, por amor a los míos quiero ser desconectada, y espero que tarde o nunca me encuentre en esa situación, pero si me gustaría que no me alargaran la no vida.
Un abrazote

Gracia dijo...

Estoy de acuerdo contingo Alfonso. Además yo me pregunto muchas veces si nosotros al igual que no tenemos derecho a quitar la vida a nadie, tenemos derecho a mantenerla... Quiero decir, la medicina debe servir para mejorar la calidad de vida de las personas, para curar sus heridas y hacerles sentir mejor, pero cuando se ha de mantener viva a alguien en estado vegetativo, artificial, inconsciente, me surgen muchas dudas entonces de si eso se parece a lo que considero como vida.

Rukaegos dijo...

Me pregunto si existirá un delito tipificado de calumnias en Berlusconia para que el padre de Eluana y los médicos de Udine puedan llevar a los tribunales a tanto ser abominable como les ha acusado de ser asesinos en estos días, desde el propio Berlusconi a varios cardenales, parlamentarios, ministros ... Demostrando una vez más no sólo su arrogancia y su abuso del poder, sino sobre todo su total falta de humanidad.

¿Podríamos llamarles torturadores, a ellos que intentan condenarnos a sufrir un dolor infinito sólo por afirmar su propia prepotencia?

Saluducos norteños

Alberto Espinosa Grau dijo...

Alfonso, ¡que pena lo de Eluana!. Pero es tan difícil todo...

Sigo enganchadísimo a tu blog.

Alberto

El Peregrino Ruso dijo...

Por mucho que hables de tu experiencia personal, querido Alfonso, este caso es un asesinato, por parte de los médicos que han participado y su familia que lo ha deseado para no sufrir ellos. El sufrimiento forma parte de la vida, nadie lo quiere. Yo el Primero. Pero la vida es la vida desde su concepcion hastsa la muerte. Asi es la vida. Y todos el mundo queremos que no nos toque pero, desgraciadamente la vida no es nada sin sufrimiento, pero yo nunca dejaria que un familar muriese de hambre y de sed.

Nacho G.Hontoria dijo...

Afortunadamente ya descansan en paz tanto ella como sus padres y familiares.