16 diciembre, 2008

Una Iglesia en crisis.

He estado estas últimas semanas en la planta de oncología de un hospital, acompañando a un familiar. Es una planta dura, muy dura, donde el sufrimiento es latente a cada segundo. Allí te das cuenta de la ligereza con las que algunos desde sus cómodos despachos o desde el confort de sus palacios hablan cuando hablan del dolor. Y es que no tienen ni idea porque no lo viven, y por supuesto, no lo vivirán, porque ya se las apañarán, aunque no nos enteremos, para no sufrir dolor.
Entre los muchos rostros de personas que he conocido esta semana, de vista o hablando, destaco la de una monja.
Iba de civil, normal, con ropa de calle, con un sólo crucifijo colgado al cuello, que la distinguía algo en diferencia a los demás. La he observado mucho. Llegaba a la planta. La primera vez me vio sólo en un banco, entretenido con mi pda, mientras limpiaban la habitación de mi familiar. Sé que me miró, tuvo un intento de pararse, pero siguió.
Más tarde, uno de los acompañantes de un enfermo, me dijo: ¿te quieres confesar? Digo, ¿yo, para qué? Dice: no, es que esa que va por ahí es monja. A lo que contesté: las monjas no confiesan.
Y un día, la vi entrar con miedo en la habitación de mi familiar. Saludó, y entonces vió que mi hermana tenía sobre su cama, varias estampitas de santos. Se presentó y dijo que estaba allí para ayudar espiritualmente y para llevar la comunión, si alguien lo quería. Pues muy bien. Mi hermana aceptó, sin problemas, es creyente, como yo.
Pero luego estuve hablando con ella y me contó lo difícil que es hoy entrar en una habitación, decir soy monja y vengo a ofrecer un servicio.
Días antes un amigo cura me dijo que si podía ir a ver a mi hermana. Pues claro. Ya, pero es que si ve a un cura va a pensar que ... no, no, tú ven, que no pasa nada.
Me pregunto: ¿Qué hemos hecho en nuestra Iglesia para que la sociedad nos rechace de esta manera a los cristianos?
No me digan que es el gobierno, porque ni me lo creo ni es así.
Allí, en oncología, he visto mucha fe en Dios, en Jesús. Pero la gente, no quiere saber nada de curas y monjas.
Yo creo que sé lo que pasa. Nuestra jerarquía con todas estas historias con las que nos comen la cabeza desde los últimos años, se ha alejado del pueblo. Y el pueblo entiende, que se puede dirigir a Dios, sin intermediarios, y que no necesita la Iglesia.
Así de claro y así de triste.
Nuestra jerarquía debería cambiar sus actitudes de partido político de derechas y construir una Iglesia más evangelizadora y más del pueblo, porque si no, estamos perdidos.

Y para muestra un botón. Parece que a la Iglesia, como ya escribía en post anteriores, no le duele la muerte de los homosexuales por pena capital.

Se ha iniciado una campaña para protestar por esta actitud, ante la Conferencia Episcopal Española.

PROTESTA VIRTUAL CONTRA LA POSICIÓN DEL VATICANO

En el mundo hay más de 90 países que condenan la homosexualidad en su legislación, 8 de ellos con la pena de muerte. Francia -en nombre de la Unión Europea- tiene previsto presentar, en breve, ante la ONU, una proposición para la despenalización mundial de la homosexualidad. El Vaticano ha realizado manifestaciones confusas en las que ha pasado de manifestarse en contra de la proposición, a mostrarse favorable a la despenalización. Sin embargo no ha aclarado cuál va a ser el sentido de su voto.

Esta posición del Vaticano nos preocupa enormemente, porque los máximos representantes de la Iglesia Católica, por acción (si votan en contra) o por omisión (si se abstienen), se pueden poner del lado de los países que de forma escandalosa y aberrante incumplen los derechos humanos, y con ello la Iglesia estaría amparando las leyes que castigan, torturan y asesinan a las personas homosexuales por el mero hecho de serlo.

Desde el Área de Asuntos Religiosos de la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) no vamos a estar callados. En este momento hemos iniciado una campaña de protesta virtual con la que queremos hacer llegar la protesta del Pueblo de Dios a quienes se erigen como sus representantes. Para ello hemos elaborado una carta que os adjuntamos para enviarla al Presidente de la Conferencia Episcopal Española conferenciaepiscopal@planalfa.es

Os pedimos que os manifestéis con esta carta y que deis la máxima difusión a esta campaña, remitiéndola a cuantas personas y organizaciones podáis. Es importante que nuestra voz sea conocida.

NO PODEMOS QUEDARNOS CALLADOS!

NO PODEMOS QUEDARNOS CALLADAS!



Jesús no lo hizo, y por eso le mataron, pero resucita cada vez que luchamos por una sociedad más justa e igualitaria: “Cada vez que lo hicisteis a uno de vuestros hermanos, me lo hicisteis a mí.”



Juan José Broch

Coordinador del Área de Asuntos Religiosos de la FELGTB

MODELO DE CARTA

Estimado Sr. D. Antonio María Rouco Varela, Presidente de la Conferencia Episcopal Española

Tras las noticias contradictorias que el propio Vaticano ha difundido sobre la valoración de la propuesta de Francia -en nombre de la Unión Europea- para la despenalización universal de la homosexualidad,

como cristiano/a, creyente en la Iglesia de Jesús, le demando que la Conferencia Episcopal Española:

  • condene públicamente los abusos y la violencia ejercida contra las personas homosexuales en todo el mundo,
  • inste a la Curia Romana para que el voto del Vaticano sea favorable a la propuesta de la Unión Europea, con la que se pretende acabar con la legislación de más de 90 países que permite el encarcelamiento, la tortura y la pena de muerte de las personas homosexuales, por el simple hecho de serlo.

En (ciudad), a (fecha)

Atentamente:

(nombre)


7 comentarios:

VIVIR dijo...

La mayoria de los catolicos HOY... no creen en la Iglesia... por el mal ejemplo que han dado y estan dando los curas principalmente... y eso... aún estando ciego se ve... hay infinidad de muestras y detalles para no creer en ellos... ¿sabeis que el 99,9 % comulga sin confesar? y no sigo porque ya me ha entrado el veneno... podria escribir un libro...

Nerina Thomas dijo...

Apoyo lo de Vivir, a mi pesar. un cariño

Agata dijo...

Podíamos decir muchas cosas en contra de la Iglesia.Es lo más fácil.Pero lo difícil es que personas como esa monja sigan ahí.Dando calor a personas como tu hermana.Tú sabes que yo tengo "alergia" a la Iglesia.Pero no todo es malo,de eso estoy segura.Y no puedo criticar por criticar,no sería justo ya que yo no veo lo bueno que hacen los que están dentro.Que los que estamos "fuera" también somos buenos y malos.No somos perfectos.Tenemos que ser más buenos con los demás.Seamos católicos o no.

Thiago dijo...

Mira, Alfonso, yo sé que tu tienes fe, pero yo ya paso. Al final he decidido que me es igual lo que digan estos mamarrachos... Pq tienene derecho a llevar su puta iglesia como les de la gana... A mi lo que me jode es que el Estado todavía le mantenga sus privilegios, eso es algo que me descompone...

En fin, siento el exabrupto, que luego Javier Marías dice que somos furibundos, pero es que no puedo respetar a una iglesia que no me respeta a mi, jajaja

Bezos

lichazul...elisa dijo...

la institución siempre tendrá problemas y contradicciones ,la institución siempre será partidista, poco empática ,porque su jerarquía aún para sus propios miembros es excluyente, (no cualquier cura llega a ser obispo ,cardenal o papa)sólo aquellos que tienen un excelente curriculum y muchos contactos de elite.

La iglesia es el cuerpo, somos todos los componentes de esa fe trinitaria,de ese amor universal (católico)y que no ve más fronteras.

las instituciones son creación humana (por lo tanto imperfecta)
la iglesia es creación divina y en ella están todos sus hijos e hijas.

es mi pequeña opinión desde este final de mundo:-)

muakismuakis de sol Alfonso

El Peregrino Ruso dijo...

Yo suelo vestir siempre de cura, como testimonio y tambien porque asi no me complico la vida en la ropa y no necesito tanto. He experimentado esas miradas raras incluso en un supermercado cuando estoy en la caja con mis compras como si fuese un bicho raro. Parece que los curas no comemos. O simplemente en un semáforo, suelo ir siempre en moto que es mas barato que utilizar el coche por la ciudad. He recibido insultos de adolescente por ir vestido de cura, o blasfemias. Aun así sigo vistiendo mi cleryman.
En la Iglesia no hay que creer, tambien hay curas que nos confesamos, tampoco hay que creer en los curas, sino en el evangelio. Pero a pesar que nos puedan llamar mamarrachos. Tambien hay curas que sentimos vergüenza con algunas cosas que dice la jerarquia, como la que cuenta Alfonso en su blog, yo no tengo palabra y me avergüenzo de ello, pero Cristo esta por encima de esas cosas y sobre todo el mensaje de amor y misericorida que acoge a todo el mundo, olvidemonos del pecado de algunos jerarcas, y pensemos ¿Qué haria Jesús en este momento?. POr otro lado ir vestido de cura y entrar a una habitación donde no está un familiar es pensar que te mueres. A mi me han hechado de una habitación cuando iba como esa monja a preguntar sólo como se encuentra usted, y antes de preguntar, me dicen váyase que no me estoy muriendo. Asi es la vida, pero a veces la Iglesia se lo gana a pulso. Como esto de la despenalizacion de los gays, no lo entiendo. Y para todos, sigo entregando mi vida a DIos porque creo profundamente en el Evangelio de Jesus de Nazaret, en su mensaje de amor y misericordia, sino fuese por eso creo que ya me hubiese ido. Dios es mas grande que la Iglesia, gracias a Dios.
Por favor no metan a todos los curas, obispos y cristianos en el mismo saco porque hay de todo.

Daniel Mora dijo...

Alfonso, primero que nada, Feliz Navidad. Segundo, el blog me ha gustado, y tercero, mi comentario sobre esta entrada.

La iglesia, como la sociedad en la que esta insertada, tiene muchas personas, muchas apreciaciones de la vida, de la forma de la vida, e inclusive muchas apreciaciones sobre Jesus, unos dicen que es el maestro de la prosperidad, otros todavia piensan que es un guerrero y otros piensan que vino exclusivamente por los pobres, quien es Jesus y su iglesia realmente? esta eso en los evangelios y en el nuevo testamento. Pero en parte es todo lo que hemos mencionado anteriormente.
La iglesia ha cometido errores y aciertos, y como todo en la vida, siempre se acuerdan de los errores y poco de los aciertos, ahora la Jerarquia de la iglesia es una cosa y la iglesia es otra, ni una ni otra estan acertados en todo, por que somos humanos.
Hay iglesia de Derechas y hay iglesia de izquierdas, las dos con aciertos y errores, pero es indudable que en España la imagen de la Iglesia, gracias a la jerarquia se ha deteriorado muchisimo, la pregunta es que los que nos decimos creyentes que hacemos por mejorar esa iglesia, acaso nos entregamos a ella para sanarla? como hizo San Francisco de Asis? o le caemos a Pedradas como querian hacer los que condenaban a la mujer adultera y les faltaba precismente lo que le piden a la Iglesia "Perdon y misericordia"? creo que a veces nos entregamos y aveces apedreamos, en eso vivimos.
Dios no necesita intermediarios con las personas, la iglesia no es un intermediario entre Dios y nosotros, en el antiguo testamente no habia iglesia, como la conocemos hoy, y Dios se daba su manera de comunicarse, lo que si ha querido Dios es que la iglesia sea un ministerio suyo en la tierra, pero es un ministerio de humanos, y aveces nosotros que somos parte de la iglesia como seglares, tambien hacemos daño y ayudamos a que no se hable bien de la iglesia por que la iglesia, no son solo papas, obispos, sacerdotes, religiosas o monjas, y pueden haber sacerdotes admiradores de Franco, pero hay Obispos como Pedro Casaldaliga, Monseñor Romero, enamorados de Dios y entregados a su pueblo.
La iglesia no es una sola cosa, como en la sociedad, son muchas cosas, buenas, no tan buenas, pregresistas y conservadoras.

Dios nos bendiga y perdon por lo largo del comment