27 diciembre, 2008

Sí al uso del preservativo... (¿todavía hablando de estas cosas?)



Qué iluso soy. Creo que ya tengo mi capacidad de asombro cubierta. Pues no. Sigo asombrándome. Las declaraciones del arzobispo de Valladolid no tienen desperdicio.
Y se vuelven contra él como un boomerang.
Dice el buen hombre:
"¿Cómo se pueden reunir tantos disparates juntos? ¿Por qué tenemos que soportar semejante desmesura? ¿Quién es el Gobierno para adoctrinar a los adolescentes, menores de edad, en áreas que competen fundamentalmente a los padres? ¿Por qué nuestros políticos no se dedican a resolver los verdaderos problemas de los ciudadanos, en vez de tratar, con su supuesta progresía, de ganar votos de jovencitos burgueses proporcionándoles "sexo seguro", que es inseguro y que embrutece?"

¿Cómo que quién es el gobierno? Pues el gobierno es el grupo de personas que elegimos la ciudadanía para que rija los destinos de nuestro país. Es el poder soberano de nuestro pueblo legítimamente refrendado por las urnas. ¿Cómo que quién es el gobierno? ¿Cómo se atreve usted a hablar así? ¿Pero quién se ha creído usted qué es? ¿Un arzobispo? Para un creyente es algo, pero para el resto de la ciudadanía española es usted uno más.
¿Cómo que el gobierno adoctrina? ¿Y usted, desde su púlpito, qué hace? ¿Ha revisado usted la historia de nuestra iglesia y de nuestras adoctrinaciones, en las que hemos llegado a matar para que el pueblo abrace la fe de Cristo? ¿Cómo que quién es el gobierno? ¿Cómo que fundamentalmente los padres? ¿En qué lugar deja usted al ministerio de Educación y los maestros y maestras de España? ¿Acaso no reconoce la autoridad del Estado y sus competencias en Educación? ¿Cómo que el gobierno no resuelve los problemas de los ciudadanos? ¿lee usted el BOE? ¿Por qué no hace política y se presenta a diputado, en vez de utilizar un lugar sagrado? ¿Cómo que el condón es inseguro y embrutece? ¿Quiere decir usted que las personas que utilizan preservativos son unos brutos? ¿aconseja usted su modelo de sexualidad, el suyo, el casto para fomentar la familia y la evitación de contagios de enfermedades venéreas? ¿es usted consciente de cuántos abortos se evitarían si hubiera una buena planificación familiar? ¿sabe cuántas muertes nos pueden caer sobre nuestras conciencias si no cambiamos de una vez y la Iglesia acepta el condón en Africa?
Ay, Señor... de todas formas, el condón no será tan malo cuando tengo amigos sacerdotes que lo recomiendan, y algunos, hasta lo usan...
¿De qué educación sexual nos habla? ¿De la que usted nos da? ¿usted que lleva sin tener relaciones sexuales desde Dios sabe cuándo? ¿usted que no sabe lo que es estar enamorado desde sabrá Dios cuánto? ¿Se ha ido usted con los jóvenes a las tres de la mañana a un botellón? ¿sabe de lo que hablan, de lo que viven, de lo que sufren?
Aquí, cosas como las que usted dice ni las escuchamos. No sé a quién piensa usted qué se dirige cuando habla. ¿A los kikos, al Opus Dei? Le puedo asegurar que si se va a una botellona esta noche, donde hay miles de jóvenes, ni tienen idea de quién es usted y de lo que dice...
Menos mal. Porque los jóvenes, si tienen idea de Alguien que es mucho más que usted, uno más al fin y al cabo. Los jóvenes, esos brutos, sí conocen a Jesús de Nazaret y conocen su mensaje. Lo único que en la Iglesia, con mensajes como el suyo, no es capaz de llevarlo a la calle. Pero Jesús sí. El sí está en la calle. Y es nuestra esperanza.

5 comentarios:

Agata dijo...

No he podido leer las declaraciones de ese hombre enteras...
Por cierto...¿En qué año entramos dentro de pocos días?

Ana Belio dijo...

La ignorancia de los ignorantes, es aquella que en su propio fanatismo, produce ceguera.

Sí Alfonso, todavía hablando de estas cosas y lo que nos queda por Dios.

Un besazo jerezano.

José Luis Parra dijo...

Definitivamente, me has convencido, seguiré siendo ateo.

Gu1ta dijo...

¡Bien dicho Alfonso!!!
A esa gente no la oye ni la conoce nadie...
¡Bien!

Anónimo dijo...

Me consta que dentro de la iglesia católica hay mucha buena gente. De la misma forma, cada día estoy más convencido de que su jerarquía forma una secta perversa que día a día se aleja más del mandamiento de Cristo.
Vaya mensaje de este obispo seguramente de panza gorda y anillote en el dedo.
¿Ministros de Cristo?... Reyes del demonio.