27 diciembre, 2008

El mar. Mi mar. La mar.


Será que mi sangre es un poco salada.
Será que tengo la sal hasta en mis nombres.
Será por eso, que tarde o temprano,
Tengo que venir a tu lado.
A meterme en ti.
O simplemente, a verte.
Oírte.
Respirarte.
Ver como te mueves
Y te acercas a mi
Como si fueras a besarme.
El mar. Mi mar.
Siempre la mar.

.

13 comentarios:

Ana Belio dijo...

Aquí no hay mar Alfonso, pero lo tengo dentro, por eso a veces lo echo tanto de menos.

Su sonido, su olor, su frío y su calor...

Bs.

pati dijo...

La mar... Siempre la mar. No conozco otro nombre para ella, ni otra imagen más perfecta en mi retina...

Precioso.
Me ha emocionado muchísimo; yo la tuve lejos mucho tiempo y he sentido tus versos como propios. Gracias.

Un abrazo, Alfonso :)

Cat's dijo...

qué hermoso Alfonso... yo que no soy de mucho mar, dan ganas de ir a darse un paseito. besitos con sal.

Mario dijo...

Creo que esto que tan maravillosamente describes, nos pasa a todos en muchos momentos de nuestra vida. Esa sensación de ser mar o la necesidad de mar...

Satie dijo...

Los que somos de este rinconcito del susr, no podemos vivr sin el mar, sin su sonido, su olor...

Ana dijo...

Esto es lo que tiene ser de mi tierra, a mi no me gusta el mar en cambio dame un monte ¿o será que las cabras tiran al monte?

Viviana y Sofia dijo...

feliz 2009 desde "Mamas Solas"

Blas de Lezo dijo...

feliz mar, felic agua y sal, feliz temporal,

La nave va, aproada y firme al temporal
ciñendo al viento, ganando barlovento
luchando frente a Eolo, enfrentando a Poseidón
dioses furiosos en el despertar del letargo
donde la mar corre sin temblar jamás.
Entre crestas, valles y cuevas de sal
la nave sigue corriendo el temporal.

Sus marineros templan cabos bajo cascadas
de crestas rotas por la violencia del temporal.
El mascarón sumergido resurge escupiendo sal,
su capitán, impasible en su afán recibe mil sacudidas
sin sentir, sin temer que no es nada frente a la inmensidad
de un ser enorme con mil formas, un ente inmortal.

Descalzos, entre harapos y pedernal observan a su dios,
un gesto, un atisbo de temor y su fe se derrumbará.
Mientras su mente a todo vigila, su corazón son dos,
uno con sus hombres, otro con su ser y razón.
La proa se clava, como un fantasma desaparece,
eternos minutos hasta que lentamente vuelve
haciendo sentir que la vida en un cable se mece.

Ola furiosa que barre sin piedad la cubierta
mientras manos tensas se aferran a su regala de estribor
miradas con terror siguen la espuma huyendo por babor.
Gritos como lamentos desde poniente arriban
es Calypso desde su lecho llorando su amor.
Mientras, ellos no entienden, solo corren el temporal.


Un abrazo de este Blas al que un día equivocaron la sangre por agua de mar.

besos

Nerina Thomas dijo...

Amigo!! amo el mar!!
Estoy haciendo la maleta para llegar hasta él. El 29 a las 22hs parto a Mar del Plata, ciudad nuestra turística. Alli, junto a él a comenzar el ano nuevo.
A caminar por su orilla de mañana temprano, a estar a sus pies todo el día y permitirme abrazar por el sol.
Amo el mar!!pronto además me radicaré en esa ciudad. El clima donde hay mar es de maravilla.
Se advierte que muchos lo necesitamos. Su energía es única. Y además habrás notado que sus olas, " no mueren nunca".
Un mimo al alma para todos, un abrazo muy especial a " La Princesa", mira por la ventana que allí me acerco a llevarle unos mantecados españoles que mi abuela Paca me pidió desde una estrella se los preparara a ella.
Son regalos Alfonso, de los que tenemos conexión con el cielo!!

María dijo...

Aysssss el mar cuánto me gusta, me inspira, me encanta estar cerca de él y qué lejos estoy, gracias por este post, me acabas de dar un baño con esas olas tan mágicas.

Un beso y felices días de fiesta.

Gu1ta dijo...

hijo, llevo el mar en las venas, en el apellido y te juro que si no fuera por el mar, no tendrìa a mi hijo (el mar me sobrecoge y enamora de esa manera)... ¡feliz 2009!!!!!

Nacho G.Hontoria dijo...

El mar, la mar, por qué me trajiste, padre, a la ciudad?

Agata dijo...

Si es que eres la MAR de SALADO...