08 noviembre, 2008

Una semana histórica.

Qué tal, general. Hamebus presidentus negrus. Yo no sé que ilusión te hará a ti, pero en mí, aparte de la alegría de que Bush se va (qué pena que se vaya, y no que lo echen), no me da muchas expectativas.
Y no porque el hombre no quiera hacer cosas buenas ni tenga buenas intenciones. Me refiero a esa mala suerte que puede aparecer en cualquier momento de la vida. Baste recordar, general, aquella mala suerte que tuvo - que tuvimos la humanidad entera - cuando Juan Pablo I se murió al mes de su pontificado.
Pero los americanos son especialmente dados a la muerte provocada, y sobre todo, si es un magnicidio. Ojalá que me equivoque.
El paro sigue aumentando, escandalosamente aumentando. Es complicado esto de la crisis, General. Yo no entiendo de economía, pero no me cuadra esto de que el año pasado las empresas estuvieran tan bollantes y ahora en la más completa ruina. No me creo yo mucho, eso la verdad.
De todas formas, como crisis económica que es, saldremos adelante.
A la alcaldesa de Jerez le pondrán la cabeza como un bombo. Como si la responsable de arreglar las alcantarillas, asfaltar las calles y llevar el agua, tuviera la culpa. Pero es la puerta de la administración al ciudadano. Y esta alcadesa, escucha.
Es curioso como se vive el paro, depende de donde venga la información.
Lo puedes vivir como una tragedia, si eres el parado. Como una gran preocupación, si eres un político. Como una estrategia, si eres un medio de información, y en Jerez, publicas el número de parados jerezanos, para en la capital, Cádiz, disimularlo y difuminarlo en el número provincial.
Pero lo destacable, es que a pesar del desgaste lógico que tiene el gobierno socialista, el partido popular no acaba de despegar. No sube. Y no gana. Encima, la mayoría de las gentes confía más en el PSOE para sacar a España de la crisis.
Ahora, estaremos aguantando esta subida de paro, pero con el PSOE, por lo menos, los parados saben que no quedarán desasistidos. Esa es la diferencia entre PSOE y PP. Y la gente, sabia, lo sabe.
¿Irás mañana a la procesión? No, ¿no? No hablo más de coronas, General, que algunos me quieren ver como si fuera el mismísimo Satanás. De todas formas, General, tú lo sabes, que ni tú ni yo, compramos el oro. Y mucho menos, lo tuvimos entre nuestras manos.

No hay comentarios: