02 noviembre, 2008

Un poquito de por favor.



Quien me conoce sabe que tengo un pensamiento de izquierdas, que lucho por lo que creo injusto dentro de mis posibilidades. Que siempre voy a defender los derechos de gays, lesbianas, homosexuales y transexuales.
También quien me conoce, sabe que soy cristiano, y que dentro de la Iglesia, me enfrento a las posiciones que consideran no tienen nada que ver con el mensaje, y lucho por una Iglesia cercana, inserta en la sociedad, comprometida con el mundo obrero y con la causa de los pobres, con el Espíritu del Concilio Vaticano II de Juan XXIII, y no la Iglesia dormida en los brazos del poder, que ahora tenemos. Algunos piensan que es una causa perdida. Es verdad, es más cómodo luchar por las causas ganadoras, pero que le voy a hacer, me sale de dentro así.
Pero eso no quita que pierda el sentido y que tenga que tragar con ruedas de molinos.
Para que una crítica, una actuación, sea tomada en serio, se ha de ser coherente y sobre todo, manifestar el máximo respeto a los demás.
Las personas homosexuales han sufrido mucho en este país, sufren, y en el resto del mundo, ni digamos.
Son víctimas de burlas, insultos, discriminaciones, sobre todo por parte del sector más conservador de la Iglesia Católica.
Normal, que apostaten, se salgan, la odien. Normal, si uno se pone en la piel del que sufre.
Pero cuando se lucha, hay que pensar a quien hay que hacer llegar el mensaje para transformar la sociedad.
Llevárselo a los convencidos, es absurdo, porque ya lo están. A lo más que consigues es que te aplaudan, pero eso, no sirve para nada, porque no transforma a nadie, sólo a tu propio ego, que te hace creer que eres alguien.
Hay que hacerlo llegar a los dudosos, a los que no saben. Hay muchos católicos que toleran la homosexualidad, y otros que no la toleran, pero que si se les explica pausadamente, la tolerarían. Es cuestión de tiempo y paciencia. Y de cultura. De enseñar.
Pero dirigirse a estos colectivos en la frontera de la homofobia, con fotos insultantes a la Iglesia, utilizando nombres de organizaciones que no tienen nada que ver con lo que uno hace, no hace más que perjudicar y justificar a los que siguen empestillados en el odio a lo diferente.
Y me refiero al II calendario benéfico Arcoiris. Un calendario con fotos como las que señalan el periódico digital 20 minutos, donde yo, al menos, considero es una falta de respeto total a la Iglesia. Que sí, que la Iglesia también falta el respeto, pero eso no justifica que te tengas que poner a la misma altura.


Lo recaudado con este calendario iba a ser donado a Unicef, y esta organización, lo ha rehusado por contener material erótico, y además ha dejado muy claro, que no tiene nada que ver con este asunto.
A lo que digo, es que esto, en vez de ayudar al colectivo homosexual, lo que hace es hundirlo más en la miseria.
Así que mantengamos la cabeza en su sitio, porque en la lucha por los derechos de las personas, no todo vale.

4 comentarios:

Agata dijo...

Conocía la existencia de dicho calendario.Yo no me escandalizo mucho.Pueden hacer calendarios de bomberos,de homosexuales,de amas de casa,de lo que quieran.Pero he de reconocer que con éste se han pasado siete pueblos.No se pueden mezclar algunas cosas.Me parece una falta de respeto tanto para la Iglesia como para el resto de homosexuales y heterosexuales...Afortunadamente no todos hacen eso.Es como si mi vecino hetero que va todos los domingos a misa se hace con los amigotes y amigotas fotos disfrazados de curas o en un altar.Y encima medio desnudos...Sería lo mismo,falta de respeto a la Iglesia y al resto de los mortales...ya sean homosexuales o heterosexuales.Llevas toda la razón Alfonso.

Thiago dijo...

Bueno, Alfonso, lo siento pero en este caso no puedo estar de acuerdo contigo.

Supongo que es raro ser gay y católico. YO no podría pertenecer a una Iglesia que me niega el pan y la sal y me condena. La iglesia no merece ese respeto que tu pides.Dices que es ponerse a su altura ¿y que? Creo que no puede estar por encima del bien y del mal. Y si se ha criticado a la reina pq no a la Iglesia?

Además la foto no es fea, asi en principio, creo que mas feo sería hacer una foto con algo de pedofilia a la que son tan aficiionados. Un altar puede ser un sitio tan digno como otro cualquiera para hacer el amor. No hay nada malo en el amor y tampoco en el homosexual. Y dios, si existiera, cosa de la que pos supuesto estoy convencido que no es asi, no le moelstaria que la gente se amase.

Esto, salvando las distancias me recuerda las críticas al islamismo y lo mal que las encajan, jajaj YO no creo que nadie pueda estar libre de críticas. La libertad de expresión o es absoluta o no es. A mi no me gustan las declaraciones del Papa y del Arzobispo de Madrid y toda esa gentuza.

El respeto hay que ganarlo, cari.

Bezos

Alfonso dijo...

Ya, Thiago, si yo te entiendo y entiendo todas las críticas que se puedan hacer a la Iglesia, porque además, se las merece.
Pero se puede criticar sin ofender.
¿La Iglesia no se mete directamente y de forma personal con tu padre o con tu madre, no?
Pues eso es lo que siente un cristiano cuando se hacen estas cosas.
Yo entiendo que tú no creas en Dios, y por tanto, que no le des importancia a una cosa que no existe.
Pero debes entender que para mí, sí existe, y que encima, considero a Dios como mi padre y a la Virgen como mi madre, con lo cual, una crítica a Ellos, está atacando directamente a mi persona.
Así que esa es la cuestión. Que criticar en politica, es criticar ideas y no pasa nada.
Pero criticar en religión se critica a lo íntimo de la persona, y ahí surgen los problemas. Hasta las guerras, por desgracia.

Agata dijo...

Thiago:yo me considero abierta.La Iglesia no me interesa.Pero la respeto.Porque yo quiero ser respetada.Pero he intentado ver la foto de nuevo después de leer tu comentario.Sigue siendo para mí una foto irrespetuosa.De verdad.No había necesidad de ponerle ese decorado y ese disfraz.No te niego que me la imagino sin ese decorado y sin esos disfraces y así es preciosa.De verdad.Inténtalo tú también.Lo mismo te parece más bonita y todo.Un saludo.