10 noviembre, 2008

Pobreza sin coronas.



Muchas veces los curas que están en los barrios marginales son indicadores de los niveles de pobreza. El cura de San Pablo en Jerez, así lo dice en Información de Jerez.


La adversa coyuntura económica está obligando a muchas parroquias de la ciudad a poner en marcha iniciativas específicas destinadas a atender las nuevas necesidades que están surgiendo entre la población más débil. Es el caso de la parroquia de San Pablo, enclavada en la barriada de San Telmo, en plena zona sur.Ramón Mera García es su párroco desde hace tres años, asegurando que “buena parte” de los doce mil habitantes que pertenecen a la feligresía se encuentran sumidos en “esa situación de pobreza generalizada que caracteriza a tantas barriadas marginales típicas de las grandes ciudades”.


En esta zona, San Telmo, es donde se ubica la Hermandad que ha coronado a la talla de su Virgen, con una corona valorada en 80.000 euros.


Sin comentarios, que luego, me llaman enemigo de la Iglesia, que es decir, lo mismo que enemigo de mí mismo, porque Iglesia, le pese a quien le pese, somos todos y todas los bautizados, con las distintas sensibilidades y carismas que Dios nos da.






2 comentarios:

Anónimo dijo...

No sólo en las parroquias, amigo: en toda institución, en todo círculo, en toda persona, hace falta ejercitar aquello que el "Estado de bienestar" está echando abajo: La austeridad, el saber vivir con lo necesario, con lo imprescindible. Pero estoy contigo al sentir dolor por descubrir en cristianos ese derroche inútil y ofensivo a los ojos de Dios y de los hombres.

“En el mundo, más que un global reparto de la riqueza, lo que conviene es un equitativo reparto de austeridad”. (Guillermo Rovirosa. Militante Cristiano Pobre).

Un abrazo.
Héctor.

SOMMER dijo...

Con la Iglesia nos hemos topao... Alfonso Alfonso, no me tires de la lengua, que ya sabes que necesito poco...

Abrazos amigo.