21 noviembre, 2008

Matar la gallina.



Estamos aún a cinco semanas de la Navidad. No ha llegado ni el Adviento.
Pom. Pom. Ringg Ringgg. Llaman a la puerta.
Que venimos de la operación kilo para que usted nos de algo para los necesitados.
Me parece muy bien.
Lo que pasa que es desde ahora hasta el día 25 llamarán a la puerta, aprovechando la sensiblería barata que nos entra por estas fechas en las que celebramos el solsticio de invierno sin saberlo, y la navidad – la verdadera navidad – sin tener ni puñetera idea.
Hola, somos los de:
Los de operación kilo.
Los de operación medio kilo.
Los de recogida de ropas para los pobres.
Los de una contribución para una misión en un pueblo de Perú.
Los de la hermandad del Santísimo Cristo del Ahogo en su mayor cianosis.
Los de Astronautas del Mundo para los niños pobres de Houston.
Los de los Damnificados por los timos de los concursos teléfonicos.
Y así etc, etc..
Bueno, estoy hablando con guasa, pero el meollo de la cuestión y que veo que es un problema serio, es que entre todos hemos matado a la gallina de los huevos de oro.
Cuando todo el mundo pide, nadie da nada.
En mi radio, desde hace mucho tiempo, se recogen alimentos para el Comedor del Salvador, pero cada vez cuesta más trabajo, porque hay mucha 'competencia' y los que dan, son siempre los mismos, los ciudadanos y ciudadanas. Y están cansados ya de que cada día le pidan por lo menos tres veces.
No estaría mal que en Jerez, y supongo que en otras ciudadades también, estas organizaciones que se dedican a ayudar a los demás, se reunan, se pongan de acuerdo y pidan todo junto y todo a la vez, para no cansar a la gente. Ni cansar, ni dejarles sin blanca.
Es una idea, porque ya digo, se mató la gallina de los huevos de oro, que es la buena voluntad de la gente, y pedir, cada vez está más difícil.

1 comentario:

Nerina Thomas dijo...

Ten paciencia.Decía mi abuela malagueña, "LA PACA " que en todos lados se cuecen habas. Aquí también amigo.UN ABRAZO