04 noviembre, 2008

Los amigos del amigo del presidente del mundo.

La crisis económica nos está apretando fuerte. Parece mentira que algo que sucede a tantos miles de kilómetros, te pueda tocar el bolsillo. Y lo peor, es que uno está envuelto en el sistema y no puedes salir. Es como esas torres humanas que se hacen en Cataluña, cae uno y caen todos, como un castillo de naipes.
Esta noche se elige al presidente del mundo. Y se va el que está. Gran parte de lo que pasa, por no decirlo toda, se lo debemos a él. A su política liberista. A su mala política que propició que se dieran hipotecas a tutiplen.
En España, dentro de lo malo, hemos tenido suerte. El amigo del presidente del mundo nos hizo magia. Nos convirtió los veinte duros en un euro. Y multiplicó el valor de nuestras casas, por mil, quedánse en valores superiores al cierto.
Se veía venir. Las inmobiliarias crecen como hongos. Todo el mundo a comprar pisos cada vez más caros, olvidando, en esta época digital, la fábula de la cigarra y la hormiga. Nos creímos que esto era jauja, y nos hicimos hipotecas a 40 años. Variables. Nos creímos, nos hicieron creer que éramos hombres y mujeres de suerte.
El presidente del mundo deja su mandato y su ruina. Al amigo del presidente del mundo, su pueblo le dijo que no. Que no le gustaba su manera de gobernar.
Pero el daño estaba hecho, y ahora, son otros, los que tendrán que apechugar contras las circunstancias. Resolver problemas gordos. Problemas que casi se arreglarán por sí mismos, porque la economía capitalista es así.
Dentro de la desgracia, en España tenemos suerte de tener un gobierno socialista y no el del amigo del presidente del mundo.
Por lo menos, en la mala suerte, el estado se hará cargo de quien lo pase peor hasta que pase la mala racha.
Las medidas de Zapatero anunciadas ayer sobre rebajas en las hipotecas serán de gran ayuda. No resuelven la crisis, no. Pero ayudan al que no tiene.
Los amigos del amigo del presidente del mundo no están de acuerdo. Aunque luego sean ellos los primeros que se apunten a estas ayudas no obligatorias. No están de acuerdo con nada. Esperan que la crisis hunda a España en la miseria, porque no tienen otra manera de acceder al poder, sino por la desgracia del contrario. Mientras España piensa en la crisis, ellos, los amigos de los amigos del presidente del mundo piensan en abortos, niños medicamentos, coronas, monarquías, gayses, palabras en catalán y banderas de España.
En Jerez, la culpa de la crisis la tendrá, como siempre, la alcaldesa. Por no contratar a dedo a veinte mil parados y colocarlos en el ayuntamiento sin pasar oposiciones, o haciéndola, vaya usted a saber cómo. En vano importa que se parta la cabeza buscando empresas para Jerez. Se prefiere cuánto más peor, mejor. Chillar para asustar a los empresarios de invertir aquí. Y así, recuperar el poder. Para seguir siendo, porque lo fuimos, esto no es nuevo ni es de ahora, la ciudad con más parados de Cádiz. Dentro de tres años veremos los resultados de esta nueva política planteada por la Alcaldesa y comprobaremos. No se pueden solucionar 25 años de mala gestión en uno.
Lo peor que nos puede pasar, es que cuando empecemos a remontar la crisis - que no es nuestra hija, sino nuestra madrastra - los amigos del amigo del presidente del mundo, llegaran al poder. Porque entonces de nuevo, sí que tendríamos los problemas gordos que tuvimos con ellos - y tan gordos - y que no olvidamos, porque no son superables, como será, ésta y todas, las crisis económicas que nos vengan.

2 comentarios:

Satie dijo...

Parece mentira que se nos haya olvidado tan pronto que en los noventa y peor en los ochenta, las crisis eran mucho más desvastadoras. No digo que no haya mucha gente sufriendo, que las hay, sino que ahora partimos de una situación mucho mejor que antes y con mejores perspectivas, la superaremos y seremos más fuertes, eso seguro.

Ruth dijo...

¡Buenas tardes Alfonso! por falta de tiempo no he podido comentar antes en tu blog, aunque si he estado leyendo las entradas, estoy estamos sintonizados en al tema a bordar, aunque se que si puedes visitarás mi bitácora, me agrada eso de los amigos del presidente del mundo, aunque claro eso se lo pensaban él y los suyos, la suerte está echada, la mala gestión y el daño irreparable no debía olvidarse, porque es de sabios perdonar, pero no olvidar, en mi memoria no se olvidará, y de todas las cosas relatadas aquí, espero que con la que yo he puesto en mi bitácora, algo solucionen, que el que entre haga mejor haga lo que mejor pueda, y sino como ponía esta mañana en un viñeta del periódico que gane el que menos daño haga.
Un abrazote