21 octubre, 2008

Una coronación inoportuna.


En Jerez, existe un sitio, el Comedor del Salvador, llevados por la Hermanas de la Caridad, que se dedican a dar de comer al que tiene hambre. Nada más y nada menos. En el audio que os coloco debajo, podéis escuchar la cuña publicitaria que hacemos en mi radio todas las navidades, en la campaña de ayuda a dicha institución que hacemos, recogiendo alimentos. Escuchen a la Hermana María Jesús, pone los pelos de punta.
El Comedor de El Salvador, lo llevan las Hermanas de la Caridad, y pertenece a la Iglesia Católica.

Próximamente, en Jerez, una hermandad, la del Cristo de la Expiración, gracias al administrador apotólico de Asidonia Jerez y Arzobispo Castrense, don Juan del Río, será coronada la Virgen del Valle. Pero no la Virgen María de Verdad, sino una estatua de madera que la representa a Ella.
Dicha corona, según leo en el blog dedicado a ello, cuesta unos 80.000 euros, unos trece millones de las antiguas pesetas.

El Comedor de El Salvador necesita dinero y alimentos para sobrevivir. El ayuntamiento de Jerez, socialista, ha aumentado este año la dotación que da a dicho Comedor, a 46.000 euros, dinero recogido de los impuestos de toda la ciudadanía jerezana, incluidos además de católicos, homosexuales, divorciados, madres solteras, gentes que utilizan condones, mujeres que toman la píldora, ateos, padres que llevan sus niños a las clases de Educación para la Ciudadanía, etc... y tanta gente insultada tan comúnmente por un sector muy integrista y reducido, menos mal, de la Iglesia Católica. Se podría dar más. Y de hecho creo que hay que dar más. Pero el Ayuntamiento de Jerez no pertenece a la Iglesia Católica.
También son muchas las instituciones privadas que aportan su grano de arena a El Salvador. Y muchas personas a título particular.

El gasto de una corona de oro, que cuesta tanto dinero, en una situación de crisis económica como la que vivimos, me parece un insulto a los pobres y una sinrazón desde el punto de vista cristiano.

Éste será uno de los últimos actos de Don Juan del Río en Jerez. Espero de él, porque creo que es una persona cristiana y comprometido con los pobres, que no permita semejante gasto supérfluo. El dinero lo necesitan más los pobres que la Virgen del Valle. Y la mismísima Virgen María, sin advocación que valga, estaría, de hecho está, siempre al lado de los pobres.

La hermandad puede hacer lo que quiera con el dinero que recaude. Es un dinero honrado, de eso no hay duda. Es un dinero que lo da quien quiere para la Coronación.

Pero, como cristianos, no podemos consentir un acto de agravio comparativo de esta magnitud. Una Virgen de madera no puede tener una corona de oro, mientras haya un jerezano o jerezana que pase hambre. Y no puede, porque somos cristianos. Así de claro.

Ya me dirán ustedes, cuándo este año yo vuelva a poner la cuña de publicidad, pidiendo dinero para dar de comer a los pobres en El Salvador, cuando alguien llame y nos diga: es que la Iglesia se ha gastado 13 millones una corona.

No nos quedará más remedio que bajar la vista y ponernos rojos de verguenza.

Qué Dios nos perdone.

Get this widget Track details eSnips Social DNA

10 comentarios:

César dijo...

Una muestra de lo absurdos que podemos llegar a ser, cuando perdemos de vista lo más importante, lo esencial, que es siempre, el ser humano. Seguro que si la virgen se apareciese, a más de uno le metería mucha caña.

Un abrazo.

El Peregrino Ruso dijo...

Tienes toda la razon del mundo y subscribo tu post

Agata dijo...

Alfonso,dime qué puedo hacer.Respeto a las personas católicas.Igual que ellos me respetan.Pero por lo que no paso es porque seamos todos unos hipócritas.Yendo a Misa a darse golpes de pecho.Que soy muy bueno porque vengo a Misa.Que mira qué corona más bonita,somos más buenos todavía.Pero mi vecino que pase hambre,que yo no miro,que no hay dinero...Vamos hombre....En serio te digo que si se puede hacer algo,firmar,encadenarse,o gritar:CUENTA CONMIGO.

Rukaegos dijo...

Fue en Sollicitudo Rei Socialis, creo, donde Juan Pablo II escribió que los bienes de la Iglesia Católica debían venderse para luchar contra la miseria. Puede ser que en esa Hermandad no se la hayan leído o no entiendan nada de nada.

Excelente reflexión, Alfonso.

Un saluduco.

Laura dijo...

Independientemente de ser o no creyente es cuestión de sentido común, creo yo. Si lo que de verdad deseas es hacer un bien por tu prójimo...ni coronas ni nada, hombre!!!!
En estos tiempos de crisis me parece gastar por gastar...hay que invertir y, verdaderamente, las Hermanas de la Caridad están por encima de creencias, ya lo habeis oído, el único requisito para ser atendido es tener hambre.

Elemento dijo...

Repartieron folletos por el barrio donde pedian que los vecinos llevaran oro a la hermandad para colaborar, a mi y los que estabamos en ese momento no sparecio vergonzoso,es una hermandad muy popular y si tienen poder para convocar a sus devotos podrían haberlo hecho para ayudar al que tiene necesidades;sin duda lo habran hecho otras veces pero este acto lo nubla.

Ruth dijo...

Esperemos que no tengas que meter la cuña, la verdad es que se hacen cosas que no proceden, no se si no ven o no quieren ver, esa estatua o figura de madera no va a ver que tiene una corona de oro, sin embargo quien padece necesidad, si verá la ayuda que con tanta ansia necesita. No hay mas ciego que el que no quiere ver, ni mas sordo que el que no quiere oir. O «En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños a mí me lo hicisteis» (Mt. 25,40).

Un abrazote y confiemos que recapaciten.

MBI dijo...

XXXXDDDDDD
Si sólo es pensar...
Asombrosa tontada...

Gracia dijo...

La verdad es que nunca he entendido lo de las Coronaciones de la Virgen; es qué acaso va a ser más Virgen por llevar Corona? O más santa? O más milagrosa? Acaso los fieles van a ser más devotos?
En fin, es una pena que se malgaste así el dinero...

Angel dijo...

Bueno... eso de las coronaciones es muy propio aquí en España. Virgen conocida, virgen que hay que coronar. Como costumbre piadosa, yo no tengo nada que objetar. Eso sí... también podrían coronar a esa virgen con otra corona de madera, por ejemplo... porque si la virgen es de madera... ¿por qué la corona no lo es?
Y, en cuanto a la donación del Ayuntamiento, creo que no puede haber mejor donación que la realizada a esas monjitas que se dedican a dar de comer al que realmente lo necesita. El fin del dinero es justo, sea quien sea quien lo administre. Seguro que esas monjitas lo administran fenomenalmente bien... y con ese dinero darán de comer al triple de gente que daría una empresa contratada.
Un saludo. Angel