29 octubre, 2008

Un bonito día de Halloween en Navidad.


- No está embarazada.
- ¿Quién?
- Ella.
- Bueno, ¿entonces, qué hago, lo compro?
- Tú sabrás, pero es que Ella no está embarazada todavía.
- Entonces no compro polvorones.
- Si eres inteligente, mejor no.
- Ni turrón.
- Ni turrón.
- ¿Cuándo se queda embarazada?
- El ocho de diciembre.
- Entonces, a partir de ahí...
- Sí, a partir de ahí.
- Es octubre.
- Sí.
- El domingo es el día de los muertos.
- De los difuntos.
- Sí.
- ¿vas a llevar guirnarldas de colores y estrellitas de luz al cementerio?
- ¿Estás loco?
- Como lo venden ya...
- No, allí toca llevar ...
- ¿qué has comprado?
- Pues mira, al final, un Papá Noel vestido de esqueleto y con una escoba, con un roscón de reyes.
- Un tres por uno.
- Así tengo para jaloguin y navidades.
- ¿eres yankee?
- No, de Jerez.
- Ah, pues el mes que viene, te regalaré un pavo de acción de gracias.
- ¿para qué?
- Para que aprendas.
- ¿A qué?
- A ser tú, y no lo quiera el director del supermercado.
- Ah, el fumao.
- Ese.

8 comentarios:

Ana dijo...

Alfonso, perdemos tradiciones, afortunadamente hay gente empeñada en recuperarlas.
En mi ciudad el viernes se hace una lectura dramatizada por los estudiantes de la escuela de teatro de Don Juan Tenorio, eso sí por dentro del cementerio.
Ya te contaré.
Por cierto donde esten los reyes magos de oriente que se quite ese gordo.

Agata dijo...

Toda la razón del mundo.Vivo ya horrorizada la Navidad.Todos los supermercados vendiendo Navidad.El "jaloguin" también.Todos los chiquillos con el disfraz de monstruo.Los mios están también y no porque yo lo desee.Los compis que empiezan con las tonterías.Además tienen una subscripción a una revista infantil que les ha regalado este mes una careta de monstruo...jo.Qué hago...qué hago.Me como los niños o al monstruo o al director de los grandes almacenes o me como a mí misma.Ese es el dilema.Pero ya me siento gorda de pensar en Navidad,que para mí es ir a muchas casas de familiares,que te ofrecen comida como si se fuera a acabar el mundo.Es ver a mogollón de gente en grandes almacenes,es oler a tarjeta quemada...Un horror.

Gracia dijo...

A mí Halloween tampoco me gusta... No me siento identificada con esta fiesta importada. No me gustan los disfraces de bruja ni los sustos ni las películas de miedo.
La Navidad en cambio sí me gusta. Me gusta como huele la casa de mi madre en Navidad (a comida y dulces), me gusta reencontrarme con mi familia y amigos. Me gustan los buenos propósitos, que aunque la mayoría de las veces no se cumplen, al menos se intenta y eso tiene algo de valor.

Ruth dijo...

¡Buenos días!

Como dice el dicho: la procesión va por dentro, no por comprar se siente mas.

Muchos se llevan buenos beneficios y eso no quiere decir que hagamos mejores acciones, ni que seamos mejores personas.

Hay una canción que dice:

Navidad, navidad, no es un día,
navidad, navidad es algo mas,
debería de ser toda la vida y
no sólo un momento nada más.

Pués asi pasa, con el jaloguín, con las compras navideñas, con el día de los difuntos, etc...

Un abrazote

Laura dijo...

Yo sigo apostando por:

"¡Cuán gritan esos malditos!
¡Pero mal rayo me parta
si, en concluyendo la carta,
no pagan caros sus gritos! "

Satie dijo...

Y por las nueces,las castañas y los boniatos.

Mario dijo...

Ay, Alfonso, Alfonso.... que razón llevas!!!

Angie dijo...

jajajajaja...

Pues mira que el otro día me quedé sorprendida porque estuve en el Alcampo y no ví nada, nada, nada de Navidad.... Será que un despiste lo tiene cualquiera...?