25 octubre, 2008

Tú eres peor andaluz que yo porque no me votas, ea.

Pues mire usted, uno intenta ser lo mejor que puede. Con mis virtudes y mis fallos. Con mis alegrías y mis penas. Podré ser mejor o peor que otros, pero, doña Esperanza, yo no le voy a consentir que me diga que soy peor andaluz por ser socialista. Y mucho menos, que los andaluces, (la mayoría doña Esperanza, desde el principio de la autonomía, desde 1980, la mayoría que a su partido nunca le da la oportunidad de gobernar) son peores andaluces, porque votan socialista.
Pero solamente ofende quien puede, no quien quiere, Doña Esperanza. Así, su señoría se retrata, y consigue, una vez más, la desconfianza de miles de andaluces y andaluzas.
De todas formas, me ha hecho reflexionar y pensar: ¿realmente existen mejores y peores andaluces?
Ahora, no lo sé. Pero creo que sí, que existieron. Pudieron ser aquellos que nunca confiaron en nosotros mismos, los que no querían una autonomía plena para Andalucía. Los que aquél 28 de febrero de 1980, con la voz del difunto Lauren Postigo, nos pidieron: Andaluz, éste no es tu referéndum. Tal vez esos sí fueron peores andaluces. Tal vez, usted, señoría, también les recuerde.


No hay comentarios: