04 octubre, 2008

El Papa Benito XVI y la sexualidad de los demás.


Algunas veces el Papa Benito XVI, no deja de sorprenderme. Hoy, con sus declaraciones sobre la sexualidad humana, ha vuelto a conseguirlo. Es realmente admirable lo que el Papa sabe de sexo, sobre todo del sexo de las mujeres y su ciclo menstrual, cuando, sabemos, él no mantiene relaciones sexuales con nadie ni ha tenido hijos, de lo cual, deduzco, que habla de oídas o de leídas.

Benedicto XVI recuerda que "en su camino, la pareja puede atravesar circunstancias graves que hagan prudente distanciar el nacimiento de los hijos o incluso suspenderlo. Y es aquí donde el conocimiento de los ritmos naturales de fertilidad de la mujer es importante para la vida de los cónyuges".

El Santo Padre destaca que "los métodos de observación, que permiten a la pareja determinar los períodos de fertilidad le permiten administrar lo que el Creador ha grabado con sabiduría en la naturaleza humana sin turbar el significado íntegro de la entrega sexual".>"De este modo los cónyuges, respetando la plena verdad de su amor, podrán modular la expresión siguiendo estos ritmos. Obviamente para ello es necesaria una madurez del amor y un diálogo y respeto recíprocos", observa el Papa.

Creo entender que se refiere al método Ogino. Perdonénme si no es así, yo es que también hablo de oídas, y ya saben, que los que hablamos de oídas o leídas, solemos equivocarnos mucho. Si es este método, tiene un riesgo de fallos del 20 - 25 %, según la Wikipedia.

Pero Benito XVI, debería plantearse una cosa, que en la Iglesia Católica, la gran mayoría de personas no le hace ningún caso, y los métodos anticonceptivos más usados, son el preservativo y las píldoras anticonceptivas. Para que vamos a engañarnos. Benito XVI y su jerarquía tiene una falta de autoridad ahí sobre los fieles de aúpa, porque dicen, y nadie les hace caso. Claro, que, la Iglesia Católica, a pesar de las críticas que recibe, es muy permisiva, y esto de los condones y la píldora, lo tolera perfectamente. Hace lo que hace muchas veces, mirar para otro lado.

El Santo Padre se interroga después sobre el porqué hoy el mundo y también tantos fieles "encuentran tan difícil comprender el mensaje de la Iglesia que explica y defiende la belleza del amor conyugal en su manifestación natural".

Bueno, si él estuviera casado y llevara una familia para adelante, quizás lo comprendiese mejor, ya saben, poniéndose en la piel de los demás. Empatía que se llama... pero ¿Se habrá interrogado el Papa cuántos abortos se podrían evitar si la Iglesia permitiera de una vez por todas el preservativo o el uso de la píldora?

Pues anda que, si estamos a estas alturas, y se está preguntando todavía el Papa que por qué ocurre esto, más vale que se deje de viajes para visitar Presidentes (da igual que sean divorciados) y haga viajes para visitar a los presentes: que haga como aquél Papa ficticio de Las Sandalias del Pescador, y vaya de viaje, no a las grandes avenidas ni a los grandes centros urbanos acompañados de Reyes, presidentes y ministros.. no, que vaya a los suburbios de las ciudades, a donde la gente pasa hambre y sufre, ...entonces, aunque se le manche su blanca ropa, comprenderá porque ahí, entre los pobres, que también hay muchos católicos, se utilizan los preservativos y la píldora, muchas veces recomendadas por los mismos sacerdotes.
Creo que el Papa necesita no un baño de multitudes, que lo consigue con sólo levantar un dedo, sino necesita un baño de pueblo, de ese pueblo que no tiene dinero para mandar a sus jóvenes a las jornadas mundiales de la juventud ni tienen dinero para defender un modelo de familia, sólo posible, con el poder del euro.

3 comentarios:

Ana Belio dijo...

Pues ahí está el fallo, que te digan el método anticonceptivo que debes usar, o mejor dicho que te lo impongan, porque si no puedes usar preservativo, ni píldora, queda lo que ellos te dicen.

Ni siquiera el que el preservativo prevenga el sida o otras infecciones, les hace cambiar de idea...incluso en esta jerarquía existe el clasismo, fieles de alto nível adquisitivo, que siguen normas impuestas, de puertas para fuera y que después se sirven de la hipocresía porque usan el preservativo.

Bs.

Cat's dijo...

lo siento, peor ni lo he leído, porque no me interesa nada de este hombre, ni lo bueno ni lo malo, es un tipo que solo viendole el careto me da alergia, lo siento. besitos

yoyoyo dijo...

Toda la razón Alfonso. La jerarquía de la Iglesia está fuera del mundo real y por suerte la gran mayoría de los católicos actúan como les dicta su conciencia y no como les dictan estos señores. Como ejemplo de lo que dices del seguimiento de "métodos abstinentes" anticonceptivos conozco a una pareja que después de su cuarto hijo y cuando ya no querían tener más empezaron a utilizarlo y las consecuencias se llaman Carlos, Jesús, Marta y Luis.
¿qué pasará con estas parejas cuando quizás cuando tengan 60 años el próximo Papa diga que los métodos anticonceptivos son un avance de la ciencia que hay que aprovechar?
¡qué fácil es dar doctrina en cabeza ajena!