06 septiembre, 2008

Y tú... ¿dónde deberías estar?

¡Ding dong!




Buenas tardes, ¿Es usted don Manuel González de la Vera?
Sí, señor, yo soy, ¿qué desea?
Soy Joaquín Martínez Herrera-Diezpalacios, agente de seguros de decesos de El Trancazo.
Sí, dígame, yo tengo pagado el recibo...
Sí, señor, usted lo tiene todo pagado. No se preocupe. Mi visita es por otro motivo.
A ver, dígame.
Es que según nuestros datos, usted debería estar muerto.
Pero, a ver... ¡¡¡¿Y ESE CUCHILLO?!!!



11 comentarios:

Margarita dijo...

un cuento o un chiste cruel?
I hope is not raining again to you...

Fabio dijo...

excelente elección Supertramp....
pero me pregunto yo una cosa respecto al post: Don Manuel estrenó los setvicios? porque después de semejante llamado, dime que no se le heló la sangre....
buen fin de semana... y que toque "fresquita" para lo usted ya sabe! ;)
un abrazo!!!

Laura dijo...

El vídeo me ha encantado...
Lo del del seguro...¡cómo son estos agentes hijo! jjajaj

Agata dijo...

Lagarto,lagarto...

Thiago dijo...

Mi padre siempre que se encuentra al de la funeraria y le saluda, me dice que no solo te dice adios, sino que ya te va tallando para cuando llegue el momento, ya sabes: "adíós, 1,77 cm." jajaja

bueno, un saludo.


P.S. ¡Que de blogs llevas, que trabajo!. Bueno comparto contigo alguna idea politica, aunque menos la religiosa, pero respeto a todo el mundo. Bezos.

Agata dijo...

Se me olvidó antes,mi madre siempre me decía de chica que lo único que tenía que tener pagado,sin falta,era el "recibo de los muertos".En mi caso,me acuerdo cuando venía el del OCASO a cobrar el recibito del mes...

Alfonso dijo...

Ha sido un pequeño homenaje a quienes con mi madre de cuerpo presente, me apartaron de ella para elegir ataúdes en un catálogo parecido al de tuperware, e intentar venderme un seguro de vida, en unos papeles que ni veía porque estaba llorando... entiendo que esas cosas hay que hacerlas, pero se pueden hacer de otra manera...

Agata dijo...

Recuerdo el día que murió mi abuelo.En el tanatorio.Me llevé a mi tía a tomar un caldo o café a la cafetería de allí.El camarero venía sin "cagar" de su casa porque como mi tía no paraba de llorar no atinaba a decir lo que quería y él tenía mucha prisa.Le contestó muy mal a mi tía.No me lo podía creer,una persona que está triste porque se le ha muerto su padre,una cafetería en un sitio "especial"...Lo puse como los "trapos".Le dije que como camarero era un idiota,pero que como persona un mierda.Y se acabó.Hay trabajos donde lo primero que tienen que enseñar es a tener paciencia y un poco de psicología y sentido común.

Mario dijo...

Si es que no se puede abrir la puerta a cualquiera...

Elemento dijo...

Que coraje me da cada primero de més el recibito de los muertos y es que me recuerda que eso que pago a plazos y por adelantado más tarde o mas temprano me lo van a servir, y el caso es que yo ni lo veré.

Deseo dijo...

siempre lo he dicho...se ha de ser de una pasta especial para pensar en negocio con el dolor ajeno.

siento el poco tacto que tuvieron contigo... que por desgracia, parece que es bastante extensivo.