01 septiembre, 2008

¿Tan poco vales que tienes que pagar?


El ayuntamiento de Sevilla ha comenzado una campaña contra la prostitución que lleva el lema de ¿Tan poco vales que tienes que pagar? La prostitución existe porque tú la pagas.
Esta campaña, en vez de ir contra las protagonistas de esta manera de esclavitud, las prostitutas, ataca directamente a la línea de flotación de los clientes. Prevé la utilización de cámaras en la vía pública como elemento disuasorio.
Más bien la campaña va dirigida a la prostitución callejera, porque en los sitios con el mejor ambiente, donde se relaja cuerpo y mente, no creo que metan cámaras.
Yo considero que la prostitución, aparte de ser la profesión (manda narices llamarla profesión) más antigua del mundo es también una de las maneras de alienación más grandes del ser humano.
A saber cuántos motivos y cuántas historias lleva a una mujer a prostituirse. Y a saber cuáles son los motivos que un hombre tiene para irse de putas. La cuestión está en que si a la mujer prostituta le cuesta mucho dejar esa situación, al hombre, el deseo se lo puede quitar en cinco minutos en su cuarto de baño.
Pero es verdad. Estoy de acuerdo con el lema del anuncio. ¿Tan poco vales que tienes que pagar? La prostitución existe porque tú la pagas. Porque si hoy algo es fácil, es conseguir sexo. Claro que hay determinados colectivos y determinados ciudadanos en los que la hipocresía campa a sus anchas, que ni se conforman con los cinco minutos del retrete, ni tienen la valentía suficiente como para salir de sus respectivos armarios: el de la homosexualidad, el de la infidelidad, el religioso, etc...
A una amiga mía puritana de una secta integrista católica se lo decía. Y me negaba a voz hiriente lo que le decía, pero ella sabía que lo que yo decía era verdad.
Que la vida de una persona es como un océano, con un iceberg en medio, que es el sexo. Sólo vemos un diez por ciento de lo que hay. La otra parte, está oculta. Queramos o no, el sexo nos mueve en muchas cuestiones.
Ahí os dejo la campaña. Yo estoy a favor. También veo que el Estado debe legislar. Hay mucho que andar aquí. ¿Legalizar la prostitución? Es como legalizar la esclavitud. Así que veo que quizás la mejor manera es ésta. A por el cliente. Pero también debemos ir contra las mafias y no ser hipócritas permitiendo los lugares de alterne. De todas formas, todo el mundo tiene mucho que aportar.
Menos hipocresía, que de esa ya tenemos bastante, todo es bien recibido.
Porque para prostitución la que tenemos que soportar los lectores de los diarios en las últimas páginas, junto a las esquelas y los deportes. Que toda la prostitución no es de farola.

Nota: no se hace referencia a la prostitución masculina. Pero habérlas, haylas. Y no tan poca como pueda parecer. Tanto para clientes mujeres como para clientes hombres, sobre todo, hombres casados y hombres que por motivos religiosos no pueden llevar una vida libre.

5 comentarios:

Ruth dijo...

¡Hola Alfonso! la verdad es que madre mía con la entrada de hoy, no hace tanto yo también escribí una entrada acerca de la prostitución. Es como un tema tabú, haberlos haylos y haberlas haylas, hay de todo desde casados, etc.... Pero lo que mas me duele es la denigración que sufre la mujer o el hombre que ejercen esta actividad (oficio nada de nada), me parece sabia esta campaña que van a hacer en Andalucia esperemos que sea positiva y se pueda desempeñar en otras Comunidades.
Por otro lado me cuestiono muchas veces que quitaran la prostitución de la vía pública, yo todo lo respeto, pero por favor, que cuando era jovencita iba a entrenar a baloncesto, y cuando salíamos de entrenar del polideportivo, no te cuento lo que teniamos que ver en la calle de retorno a casa.
Un saludo en esta tarde.

Mario dijo...

Creo que un tanto por ciento elevadísimo son prostitutas atadas a algo que es impide soltarse. Por eso creo, que si se hiciera un poco de caso al sector, se podría soltar esa soga que las ata y maltrata.

Guita - Emevecita dijo...

Pues yo no me he puesto a pensar mucho en el tema. Pero a priori no estoy de acuerdo con el slogan de que el pagar por sexo signifique que te valoras poco. En serio que no, si pago por sexo es porque puedo y porque me da la gana, porque me gusta y por tantas razones más, que no van reñidas (a mi parecer) con la autoestima.
El tema sexual (como dices tú) es tan enorme, que a lo mejor esta es una salida a problemas más gruesos. No en vano las prostitutas (como los abogados) existimos desde siempre...
Voy a tratar de profundizar la idea :-)
P.D. Pluralizo porque yo soy abogado.. lo sé, qué vergüenza!

Alfonso dijo...

Pero, ¿porque existen las prostitutas? Esa es la cuestión.

Anónimo dijo...

Existen prostitutas porque existen clientes..., unos desgraciados.

A todo putero que vaya en busca de carne humana tendría que toparse en el prostíbulo por una vez a su hija.