12 septiembre, 2008

Retorno a la ciudad enamorada.




Hace muchos años tuve un sueño que no he olvidado. Me encontraba en la orilla de la playa de Valdelagrana, en El Puerto de Santa María, pero en una época distinta: la época de los fenicios. Dudo en que eso pudiera existir tal como yo lo soñé, pues entonces el mar llegaba hasta Puerto Menesteo, e incluso, cuentan, que llegaba al mismo Jerez, a la zona precisamente donde yo vivo, y que fue conocida como las playas de San Telmo.

No sé por qué yo llegaría a soñar con aquello de esa manera. Pero la historia - la Historia en general, y la Historia de mi pueblo en particular - siempre me han intrigado.Saber que pudo haber estado Tartessos por aquí, y que tantos pueblos y civilizaciones más corrieron por estas tierras es algo que me emociona. No hace mucho contaba como fui con M. andando hasta el antiguo castillo de Hércules, en el hoy Sancti Pectri, en Chiclana de la Frontera.

Anoche, mientras hacíamos el programa de radio de astronomía, surgió en mi cabeza la pregunta que muchas veces me he hecho, quizás por distraerme, quizás por darme un motivo para soñar, y se la trasladé a mis compañeros.

Si no hubieras podido nacer ahora, si hubieras podido decidir en qué momento nacer y dónde hacerlo: ¿qué hubieras dicho?

Yo lo tengo claro. Me hubiera gustado haber nacido en España en la era de los descubrimientos. Haber salido de aquí al lado con Colón y poder haber descubierto América. Pero me hubiera gustado hacerlo con la conciencia de que estaba haciendo lo que estaba haciendo: descubriendo un nuevo continente y no las tierras de Cipango.Especifico 'descubrir' y no 'conquistar' porque a veces han visitado este blog lectores muy sensibles y más o menos han creído que soy de neonazi para arriba, y nada más lejos de la realidad.

O también me hubiera gustado vivir en esa época en Granada. No sé si moro o cristiano. Las dos cosas. Hubiera sido dichoso paseando por la Alhambra en todo su esplendor. Recorrer las callejuelas, el Albaicín, y ver a lo lejos esos estandartes que me anunciarían que Isabel y Fernando, Fernando e Isabel, tanto monta que monta tanto, estaban a punto de robar el paraíso.

Ver como quizás Boabdil lloraba al tener que entregar las llaves de la ciudad enamorada que en poema erizaba mi piel Antonio Gala:


Hoy vuelvo a la ciudad enamorada

donde un día los dioses me envidiaron

sus altas torres, que por mí brillaron

pavesa sólo son desmanteladas.


De cuanto yo recuerdo, ya no hay nada

plazas, calles, esquinas, se borraron

me engañó el corazón de la granada.


Como pudo callarse tan deprisa

su rumor de agua clara y fácil nido

su canción de árbol y verde brisa.


Donde pudo perderse tanto ruido

tanto amor, tanto encanto,tanta risa,

tanta campana como se ha perdido.


.
Yo mismo, con la Alhambra a mi espalda, cegado por el Sol de invierno, sentando en el mirador de San Nicolás, enamorándome para siempre de Granada.


Granada. Ciudadano de allí en 1491. Eso me hubiera gustado ser.
y a ti: ¿te hubiera gustado nacer en alguna época, en algún sitio en especial?

.





¡Ay de mi noche, mi luna, ay de mi mañana!

¡Ay de mi valle, mi mora, ay de mi alcazaba!

¡Ay de mi raza de llanto bañada!

¡Ay de mi Sierra Nevada!

¡Ay mi mezquita cansada de voz apagada!

¡Ay de mis álamos grises, ay de mi agua clara!

¡Ay de Jaén, de mi Córdoba llana!

¡Ay de mi tierra cristiana!

6 comentarios:

Ego dijo...

Dicen que esos versos, en la voz de Clara Montes, a veces se escuchan al atardecer en el Albaicín.
Hace cuatro años que no lo compruebo. Echaré un vistazo.
(Un beso)

Mario dijo...

Yo creo que me tocó nacer en la mejor época. Quizás, si tuviera la posibilidad, cambiaría algunas cosas de determinados lugares. Por ejemplo, esta isla me gustaba más hace 20 años. Claro, que entonces no había tantas comodidades. Tal vez residía ahí el encanto...

mi despertar dijo...

Que bello tu escrito pintas con palabras la magia del arte de las letras

Un beso escondido te mando del blog tuyo al mío

Laura dijo...

A mi, más que nacer en una época determinada, lo que si me gustaría es poder viajar en el tiempo y vivir de espectadora invisible para poder regresar y contarlo. Así, conocer la corte de Leonor de Aquitania...el Bobastro de Omar ben Yusuf...uf...muchas épocas para una sola vida!

Elemento dijo...

Hace poco frente al Alcazar decía: aunque fuera la dueña del castillo, que frio en invierno, que calor en verano, sin agua corriente, sin calefacción y esos muros tan humedos...
Y ademas ni siquiera me podía comer una buena tortilla de patata porque los descubridores todavían no la habían traido.
Dejame en la epoca que estoy que para saber estan los libros.

Laura dijo...

Fe de erratas: quise decir en la Bobastro de Omar ben Hafsun y no yusuf...un lapsus...