19 septiembre, 2008

Historias para no dormir.


Os voy a contar una historia truculenta que está volviendo a suceder.

Hace unos cinco años, en la vivienda de mis padres, en la Barriada de la Granja, en Jerez, empezaron a llamar al telefonillo del portero automático, personas desconocidas preguntando por una tal Sonia.

Aquí no vive ninguna Sonia, contestábamos quien cogiera la llamada. Entonces yo también vivía allí. Pero era una pesadez, diez personas lo menos por las noches, a cualquier hora once, doce, una de la mañana, cuatro de la mañana, y así durante un mes. Una pesadilla.

También llamaban a otros vecinos, pero sobre todo a nosotros.Ya no sólo llamaban, sino que venían, subían de día y llamaban a la puerta. Si abríamos mi padre o yo, decían que se habían equivocado.

Si abrían mi hermana o mi madre, ponían cara extraña, y luego decían, que también se habían equivocado. Eran hombres de todas las edades. Jóvenes y viejos.

Yo lo comuniqué a la Policía, pero coincidiendo con esto, un día pasó una cosa.

Uno de los que subió era hijo de un amigo de mi padre.Al abrir la puerta el chico, joven, recién casado, se quedó blanco.

¿Qué haces tú aquí? Intento hablar pero no le salía nada.Le dije, a ver, ésto que es, qué está pasando aquí.Y nos lo contó, haciéndonos jurar y perjurar que no se lo contaríamos a nadie.

Había alguien llamada Sonia, de El Puerto de Santa María, que se hacía pasar por prostituta, y se anunciaba con mensajes cortos en un canal de televisión local.

Cuando llamaban, ésta le daba una dirección de Jerez. La de mi casa.Y allí, aparecían los clientes.

Así, que me dió el número de la señora, y la llamé, haciéndome pasar por un cliente.

Me respondió una voz de transexual ronca, o de fumadora, no sé la impresión.

Digo ¿Sonia?Dice sí. Digo, mira que he visto tu anuncio, y estaba interesado en conocerte.

Sí, cariño, mira vivo en .... y me dice exactamente la dirección de mi casa.

Le digo: Mira Sonia, no cuelgues. Esa dirección que estás diciendo es la de mi casa.

Empezó a reirse, y le dije: no cuelgues. La Policía lo sabe y te tenemos localizada y con testigos y sabemos que te anuncias en la tele tal por la madrugada.

Entonces dejó de reirse y se puso seria, a lloriquear, y me dijo 'pero esa dirección es de una amiga mía que le estoy gastando una broma'.

Perdona, pero eso no es una broma es un delito, estás molestando a mis padres, ancianos. ¿Dónde vive tu amiga? y me dice mi dirección de nuevo. Pero a ver, le digo, en la Granja, qué hay al lado de esa plaza, y me dice una gasolinera.

Le digo, pues te has equivocado de plaza, no es tal , la plaza cuál. En La Granja, las plazas llevan nombres de pueblos de la sierra de Cádiz y confundió uno por otro.

Le dije, mira, como vuelva a aparecer otro tío más, no paro hasta meterte en la cárcel.

Empezó a llorar de que no iba a suceder más. Y no sucedió.

Hasta hoy.Que han empezado con la misma historia al vecino de arriba. La policía ha localizado a un cliente. Espero que tire del hilo, y se pille de nuevo a la persona que hace tan malvada fechoría. La culpo a ella. Pero también culpo a esas televisiones privadas, que excudándose en que no tienen nada que ver con lo que sale en la pantalla, permiten que ocurran cosas como éstas, y más graves aún, al tener los menores de edad acceso a ello.

Pues eso pasa. De hecho, está pasando. Truculento ¿verdad? ya os contaré como acaba la historia.

12 comentarios:

Ego dijo...

Santa María!
Sí, truculento es, cuanto menos.
Es que, como se suele decir, hay bromas y bromas...
Buscando el medio lado positivo al asunto, quizás de esta fechoría salga una novela.
Un (b)eso y feliz fin de semana!

Laura dijo...

Pues si que es una historia para no dormir...¿Dónde quedaron las bromas del cojín que se tira peos cuando te sientas, de la plasta de vaca de plástico que parece una mierda auténtica...? yo qué sé, bromas "guarrindongas" pero inofensivas...
La gente está de atar. Esta mañana desayunando tenían puesto un programa de radio en el que hay un concurso que se llama "ponle a prueba" que consiste en que la locutora llama a un chico por orden de su pareja pero sin que él lo sepa, y trata de conquistarle y quedar con él, vamos de tener una cita...el de hoy ha caído como un bendito...lógicamente la novia se ha puesto al teléfono en directo, en el programa y le ha dicho de todo menos bonito...¿tú crees que eso tiene gracia?
De verdad Alfonso, cuanto más conozco a los humanos más me gustan los animales.

Mario dijo...

Ufff.... que pasada. Parece la típica historia que no puede ser real.
Menos mal que dísteis con ese conocido que os puso bajo la pista.

César dijo...

Una pena que exista este tipo de actos que son propios de personas no que no tiene el mínimo sentido del respeto y la consideración a los demás. Vaya sentido del humor de la "amiga".Ojalá tiren del hilo y se acaben las molestias. Un saludo.

Agata dijo...

Algún día va a pasar algo grave con estas cosas.Alguien puede ser víctima de una broma de mal gusto que acabe con un matrimonio o pareja.O que el que abra la puerta sea un menor y el que va a "buscar" sea un degenerado que se enfade y lo page con el menor,sin tener la culpa de nada.Que la que abra la puerta sea una chica que viva sola y que no sepa de qué va el tema y se le señale como lo que no es....

Cat's dijo...

esa Sonia tiene que tener mas peligro... vaya...con amigas asi..no quiero ni una.

ya contarás cómo acaba. besos

Angie dijo...

menuda historia truculenta, si!Desde luego, la realidad, siempre, siempre supera la ficción...

Ruth dijo...

¡Hola Alfonso! algo parecido me está ocurriendo a mi, aunque no va relacionado con la prostitución ni el acoso a domicilio, es en referencia a un donativo supuestamente de un señor que se esta muriendo y quiere donarlo para hacer una obra de caridad, a personas como yo que de manera altruista ayudan a las personas que lo necesitan.
Sigo con la mosca detrás de la oreja cuando pase y pueda llegar a esclarecer realmente lo que hay ya os lo comparto.
De la misma manera que espero ansiosa ver que pasa con lo ocurrido en la casa de tus padres.
Lo que tiene una que aguantar, que clase de gentes quedan todavía, esto me deja alucinada.
Un abrazote
Ruth

Satie dijo...

Esto,... si puede ser... pásame el teléfono de la tal Sonia... sólo por no contestar si alguna vez me llama por tlfno alguien con ese número ji, ji

Ana dijo...

A mi me paso con el teléfono movil, al principio pense que era un amigo que me tomaba el pelo, a la tercera llamada le mandé un mensaje y me dijo que no sabía nada, es más me seguieron llamando, al final opte por coger los recados para el destinatario que por cierto era un gigolo o llamalo como quieras... debió perder un monton de clientes y por ende de "pasta"

Thiago dijo...

Lo de las teles privadas en TDT es de juzgado de guardia.... La mayoria se pasan en día con unos absurdos concursos en los que los espectradores deben llamar diciendo una rspuesta (siempre fácil para que pique mas gente) a un teléfono de esos de sobrecosto... Yo recuerdo que por algo asi detuvieron a unos de aqui de Madrid, en Torrelodones. Pero ahora veo que lo hacen todas. es una verguenza....

Y por las noches un porno duro que te cagas... cuando de día te ponen igual un rosario o una misa. jajaja.

Yo no se como no acaban con eso. pero claro, todas las concesiones televisivas han sido por motivos politicos.

Bezos

Gu1ta dijo...

¿Esto es real? Me muero. Yo pensaba que era ficción, pero al leer los comentarios ... ¿quién hace esas bromas? Increible... de locos...