05 julio, 2008

Grrrrrr






Yo, cuando me enfado es que me pongo insoportable. Me refiero a los enfados domésticos. Si me enfado en el trabajo, es distinto. Me callo y pienso: la venganza se sirve en plato frío. Ya caerás. Y cae.

Pero ¿en casa? Pobre M. Lo que me aguanta: levanto la voz, me pongo rojo, voy de un lado para otro, disparato, parece que me va a dar un ataque, hasta que al rato, desahogado perdido, veo a M. riéndose y me vengo abajo, pido perdón, y ya está. Aunque el sofocón está dado.

Uno, que es humano, qué le va a hacer, aunque tenga que intentar corregirme eso.

Pero seguro que no me pasa a mí nada más. Cada cuál tiene su genio y reacciona de una manera u otra.


¿Y tú, como reaccionas, cuando te enfadas en casa?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenoooooo¡¡¡.Vaya post, jeje.
Alfonso no puedes criticarte por tu comportamento o actitud ya que tienes una personalidad que a tus años ya está forjada. Lo que si está claro es que tanto tú como yo, actuamos de igual manera pero supongo que como todo el mundo que tenga pareja. Yo en particular cuando estoy como tú me doy una vuelta o por el contrio me desahogo con mi pareja. De esta manera descargo todo, pero no quita que el sofocón se lo he dado además de comprender que no tiene culpa de nada. Pero como sabemos, al menos yo, que es nuestro/a compañero/a y nos aguanta púes lo hacemos inconscientemente.
Muchas veces reflexiono y medito sobre mis actos llegando a sentirme igual que tú. Pero lo que si estoy seguro es que a todos/as que nos aguantan se merecen todo nuestro respeto.
Un saludito bloguero.

Cat's dijo...

uy... soy bastante mala...pego en dónde mas te duele, hiero con las palabras y con las miradas, lloro por los rincones y quedo en absoluto silencio...

En el trabajo....la ironía es mi mejor arma, y siempre intento tener un AS en la manga. jejeje
japutis, no? jejeje besitos

pd, pero en le fondo soy un encanto eh?????

Agata dijo...

Ojú...Yo tengo dos etapas.Una cuando no habían niños.Otra,después.
Antes,yo discutía acaloradamente.Tengo muchísimo genio.Discutía poco,porque en el fondo soy un cielo.Pero cuando el cielo se nublaba,caían rayos y truenos...jejejeje.
Ahora con niños hay que tener cuidado.No nos gusta discutir delante de ellos.Menos chillar.Y todavía menos,faltarnos el respeto.Cosa que no consiento,ni yo hacerlo ni que lo hagan conmigo.Así,que ahora dialogamos más.Nunca delante de los niños.Lo que sí,es que nunca,nunca,me duermo enfadada.No lo soporto.Si un día yo no despertara no me gustaría que mi pareja recordara nuestra última conversación...
(Creo que más de uno que venga por aquí no se va a volver a dormir enfadado...)

Alfonso dijo...

Anónimo, es verdad, todas nuestras parejas se merecen un monumento :)

jaj cat's , los silencios... duelen más que las palabras eh jj

Agata, hija, ya me has dado el día, antes de acostarme revisión de conciencia. jeje