17 junio, 2008

Un día triste para la Iglesia de Jerez.

¿Y Él, qué culpa tiene?


Hoy es un día triste para la Iglesia diocesana de Jerez. Un día triste para todos los católicos que vivimos aquí, porque en la Asociación de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales de Jerez, Jerelesgay, se pone en marcha el CIPA, Centro de Información para Apostatar.

JereLesGay pone en marcha el CIPA (Centro de Información para Apostatar). Este punto de información del colectivo lgtb de Jerez se encarga del asesoramiento para aquellas personas que deseen abandonar la iglesia católica y orientar sobre los pasos a seguir y la documentación necesaria.
El CIPA es un centro de asesoramiento abierto a todas las personas de Jerez y su comarca independientemente de su orientación o identidad sexual.
Quienes deseen ponerse en contacto con el CIPA pueden hacerlo a través del teléfono 696 917 832 o del correo electrónico
jerelesgay@felgt.org


Quien me sigue en el blog sabe que yo soy católico, practicante en lo que puedo. Me es triste el saber que hermanos míos quieren abandonar la Iglesia.
No es nuevo, estoy viene ocurriendo desde hace tiempo: cada vez más gente se aparta de la Iglesia Católica. Lo grave de esta noticia que os comento, es que ya la gente no es que se vaya, es que se ORGANIZA para irse.


Esto no es sino el fruto de un fracaso. Un fracaso de nuestra Iglesia de Jerez que no ha sabido llegar a un número de hermanos, no ha sabido explicar los valores del Evangelio.
Es un fracaso. Tenemos que reconocerlo. No hemos sido capaces de encandilar. No somos luz del Evangelio.

Antes, hace veinte años, mi preocupación como católico era contagiar mi fe, apostolar, que todo el mundo compartiera la alegría que yo estaba viviendo. Hoy, veinte años después, la misión es distinta: no contagiar, sino mantener, luchar para que mis amigos, mis hermanos no abandonen la Iglesia.

Es duro, ser cristiano hoy. Sembrar el campo, para que alguien venga pisándotelo después.
Pero bueno, aquí estamos. Yo no voy a desfallecer, sobre todo ahora que corren tiempos difíciles para la Iglesia, o mejor dicho, tiempos difíciles DENTRO de la Iglesia.

Tiene que ser un disgusto para el Papa, que en el próximo informe que le llegue de la diócesis de Jerez, le digan que no ha nacido una comunidad nueva, sino, que ha nacido un grupo de apostasía.

Qué pena. Qué fracaso más grande.

9 comentarios:

Rukaegos dijo...

Entiendo tu tristeza, Alfonso.

Pero para algunos la Iglesia ha acabado por ser una carga demasiado pesada. Durante muchos años fui un católico activo en mi diócesis, fui catequista de grupos de confirmación, participé en el consejo pastoral diocesano como secretario, tutoricé las asignaturas de moral de la sede cántabra del instituto internacional de teología a distancia, organicé un par de coros parroquiales y un largo etcétera.

Siempre viví mi fe en comunidades alegres vivas. Pero no era yo, no podía ser yo. Y llegó un momento en el que gota a gota las injurias permanentes contra los homosexuales acabaron por romperme. En el momento en el que inicié el camino de la autoaceptación, después de un duro palo sentimental, comenzó a abrirse una brecha cada vez más ancha. Coninué sumando agravios, y traté de hablar con esos pastores que habían estado más cerca de mí, obispo incluido -ahora lo tenéis por Huelva-. Nada más que silencio y, por la espalda, mentiras y actos para quitarme de enmedio en el instituto, en mi parroquia ... porque no podía haber un homosexual allí (palabras textuales).

Tengo mucho respeto y cariño por algunas (pocas) personas que se mojaron para impedir esos procesos, que fueron capaces de mostrarme su fraternal apoyo. Y tengo respeto, no te haces idea de cuánto, por quienes aún lucháis para que la Iglesia cambie.

A mí se me acabaron la fuerza, la alegría, la paciencia y supongo que hasta la fe. No he apostatado todavía, pero llevo dos años con el impreso lleno en uno de los cajones de mi mesa. Y la decisión está tomada.

Un saludo y mucho ánimo para ti y para todos los que aún conserváis la energia.

Alfonso dijo...

Muchas gracias por compartir ese testimonio que lo dice todo. Yo tengo fuerzas. Si no perdí la fe cuando estuve un año atrapado en el Opus no creo que las pierda ahora. Sé distinguir lo que es Jesús de Nazaret de lo que es la jerarquía de la Iglesia. Y por eso sigo, porque se necesita que haya personas que digamos que el camino no es éste. O mejor dicho, que no vamos por buen camino.
Pero ya te digo, no pierdo la esperanza, por mucho que algunos se empeñen en minarla.

Agata dijo...

Es que a las personas hay que cuidarlas.Respetarlas.Escucharlas.Mimarlas.No poner trabas ni muros.Hay que cambiar con los tiempos...Si eso no ocurre,es muy fácil desfallecer.
Pero las dos posturas vuestras,tan diferentes,son respetables.¿Y por qué?...Porque vosotros mismos os respetáis.
Buena suerte a los dos.

Alfonso dijo...

Gracias, Agata. Buena percepción. :)

Anónimo dijo...

Creo que más tarde o más temprano,mucha gente va a utilizar este nuevo servicio.
A pesar de mucha buena gente que hay en la iglesia católica, la mayor parte de la jerarquía está corrupta y apartada del camino de Cristo.
Pero no te apenes Alfonso, apostatar de la iglesia católica no significa negar a Cristo.
Para mi, sinceramente es salir de una macroorganización religiosa a la que me adhirieron sin pedir mi consentimiento.
Verás, para mi los Sres. Ratzinger, Rouco y tantos otros, no son precisamente un modelo a seguir.
Yo tambien al igual que rukaegos tengo tomada la decisión.
Saludos.

Alfonso dijo...

Gracias anónimo, pero no deja de ser triste que por la mala gestión de los responsables de la Iglesia, uno vea que gente buena se va.
Gracias por tu aportación.

El Peregrino Ruso dijo...

La noticia la verdad que me poroduce una verdadera pena, ni siquiera ha habido un comunicado del Obispado, lamentando el hecho. ¿No importa que la gente apóstate? ¿molestan algunas personas en esta Iglesia?. Estas son las preguntas que vienen a mi cabeza y lo único que hago, a pesar que me desanimo muchas veces, es no perder la esperanza y soñar en una Iglesia mas cerca de Jesús de Nazaret.

Alfonso dijo...

No creo, hermano, que el obispado se haya enterado, porque es una noticia muy reciente. Pero no te desanimes. No hay que perder la esperanza. :)

Rukaegos dijo...

En general, cuando en los medios han aparecido algunos representantes de la jerarquía hablando sobre apostasía más bien es para plantear trabas burocráticas o hacer propuestas como la de no dar curso a las apostasías sin que medie una conversación sobre sus razones con algún representante diocesano.

Mi diócesis es, según constaba en El País hace tiempo, una de las menos problemáticas para apostatar. Pero no me importaría una larga charla para que escucharan lo que ni quieren ni se atreven a oír. Si puede ser, me pido al Vicario General, que le tengo ganas ;)

Saludos fraternales para los cristianos de verdad que andáis por aquí.