01 junio, 2008

Si yo pude, tú puedes.

Ayer 31 de mayo fue el Día Mundial contra el Tabaco. Y como hoy es 1 de junio, y ya nadie hablará del tabaco, pues hoy, hablo yo.
Yo empecé a fumar con 17 años. Me dio un cigarro, un Nobel, una amiga de la familia, enfermera, para más inri. Estaba asqueroso. Pero claro, como yo era un tío machote, imitaba lo que veía.
Luego, tuve un profesor particular que muy preocupado por las gónadas y cuerdas vocales de sus púberes alumnos masculinos adolescentes, que también me invitaba a fumar – éste con Winston – para que se me pusiera voz de hombre. Con quince años a saber que voz tenía yo, pero voz de pito, seguro que no tenía.
Me fui a la mili. Como allí eramos más hombres, pues se fumaba más. Entonces dejé de fumar Nobel, para pasar por varias marcas, terminando por Celtas Cortos sin filtro, el más barato.
Sin embargo, cuando ya empecé a participar en mi parroquia, se puso de moda que el tabaco era malo. Mi catequista dejó de fumar, y los no fumadores, empezaron a señalarme con el dedo, cual Judas, porque fumaba y contaminaba a quien estaba alrededor.
Yo notaba ya que el tabaco me hacía daño, y entre el miedo – me había dado una taquicardia, la molesta tos de por las mañanas – y la presión, un día que volvía a casa en mi coche, el 31 de mayo de 1992, me enteré que era el Día Mundial contra el Tabaco, y dije, pues ya no fumo más.
Y lo dejé. Engordé doce kilos. Me puse de una mala leche horrible, pero poco a poco, dejé de ser fumador.
Tuve dos recaídas. En el año 2000, cuando murió un compañero de la radio de 26 años. y en 2006, cuando mi hermana se operó de cáncer de mama.
La primera vez fue por los nervios, la ansiedad. Y la segunda, porque un cabrón pijo, porque no tiene otro nombre, me ofreció tabaco sabiendo que yo estaba en una situación psicológica mala. Mi pensamiento era, que si mi hermana que nunca había bebido ni fumaba, enfermaba de esa manera, que qué mas daba fumar.
Luego, claro, con el sentido común, volví al pensamiento lógico.
Yo sé que la última decisión de fumar la tengo yo, pero quien está a tu lado, no debe ofrecerte nunca tabaco, sabiendo que eres un exfumador. Eso es de mala leche. Muy mala leche.

M. no quería que fumara, y la verdad es que la persona que está contigo no tiene por qué aguantar tus pestes, tu suciedad, tus toses, tu mal aliento y que te gastes el dinero de esa manera. Así que fue mi principal motivo para volverlo a dejar, además de mi salud.
Un mes después de dejarlo, murió mi madre. Y no caí. Tuve dos pares de narices ahí. Pero es que yo ya estaba preparado, porque sabía que en un momento débil, nunca, NUNCA, debería coger un cigarro, porque sino, ya estaba enganchado otra vez.

Yo no soy un ex fumador. Yo soy, como dijo alguien que no recuerdo, un fumador que no fuma.
El tabaco es un veneno. Hace un daño horrible. Que os voy a contar.
Soy partidario de las máximas restricciones para fumar. Hacer la vida imposible al fumador. Que para él no sea un placer grato. Así dejará de fumar más fácil.
Reconozco que los que hemos dejado de fumar somos muy jartibles. Pero de verdad, hay que ayudar al que quiere dejarlo, y sobre todo, al que fumando, todavía no ha descubierto, que debe dejarlo.

Endurecimiento de la ley. Que no se pueda fumar en los lugares públicos. En todos los lugares públicos.

Sé que es un tema polémico. Pero si yo – de paquete y medio diario – he podido dejar de fumar, tú también puedes hacerlo. Además, que no lo hacemos por chincharte, sino por tu bien y por el de todos los que no fumamos y nos vemos obligados a tragar humo – cancerígeno – ajeno.
Si alguien quiere ayuda o consejo, pues ya sabe, que me escriba.


10 comentarios:

Miguelo dijo...

anda q dartelo una enfermera...

Peter Mc Cut dijo...

Hola Alfonso, yo no fumé nunca, alguno que otro en la adolescencia como todos, y creo que todos comienzan fumando porque parece guay aunque no les guste. Como no fumador, aunque soy bastante tolerante, encuentro imposible hacerle ver a un fumador las ventajas de no fumar. Un amiga siempre dice lo que vos, que ella es una fumadora que no fuma (lo dejo hace un año) y que la necesidad de hacerlo es algo que lleva consigo.
Desde aca mi apoyo a vos y todos los no fumadores (que lo fueron o no)para que no lo hagan mas.
Saludos (voy a abrir la ventana que los fumadores de esta casa me estan ahogando, jejeje)

Satie dijo...

Menos mal que estaba M. por ahí, otra cosa más que agradecerle. Yo lo dejé cuando nacieron mis hijos.

Agata dijo...

Yo también lo dejé antes de que nacieran mis hijos,por supuesto.Cuando veo a mujeres embarazadas fumando me tengo que controlar para no tortearlas...
Mi padre fumaba Record.Mi madre también fuma pero cigarrillos rubios.Como para no caer en ello...Afortunadamente tuve lucidez para dejarlo.No podría fumar delante de mis hijos.Si yo no quiero que ellos fumen de mayor...Así que mejor no fumo.Puaff.

Alfonso dijo...

Miguelo, hace veinte años, los médicos fumaban en las consultas...
Peter, me alegro de que no hayas fumado nunca. No sé si en América este vicio está tan arraigado como en España. Es verdad, no sabemos como convencer al fumador sin llegar a parecernos sus adversarios...
Satie, es muy importante que la persona que esté al lado de apoye. No que te prohiba, pero sí que te lo haga ver. Con M. tengo mucha suerte.
Agata, en mi casa nunca fumó nadie, el único vicioso yo jeje. Ya ves. No creo que el hogar tenga que ver. Es más, unos padres fumadores puede hacer que los hijos detesten el tabaco. Estoy de acuerdo contigo que una de las imágenes más feas es una mujer embarazada fumando.
Gracias a todos/as :)

El Peregrino Ruso dijo...

Soy fumador empedernido, no te falta razón, pero creo que hay que ser un poco mas tolerante con los fumadores. Reconozco que es una droga, lo he intentado varias veces, el máximo que he estado ha sido 8 meses, y en una boda caí. Solo digo que un poco de tolerancia, aunque como bien dices, es un tema muy polémico. Yo tuve un profesor en la facultad que fumaba durante la clase, e incluso en los examenes los fumadores nos poníamos atras de la clase para poder fumar durante la clase y los no fumadores delante. Es un poco tambien problema de convivencia, para que nadie afecte a nadie.

Nacho G.Hontoria dijo...

Nos vamos a la ISS, a arreglarle el baño a los rusos/americanos

Alfonso dijo...

Es verdad, Nacho, lo tienen atascado jeje

Alfonso dijo...

peregrino, si pudiste 8 meses, puedes hacerlo, no vayas a sitios de riesgo y cambia tus habitos veras como puedes

MIGUEL ANGEL dijo...

Es un tema muy polémico que es dificil tratar sobre todo si hablamos de personas fumadores, no fumadores y exfumadores. La única manera de atajar este asunto es concienciar a la sociedad mediante charlas coloquios, anuncios preventivos de salud..etc para evitar caer en la adicción crónica generada por el tabaco, que produce dependencia física y psicológica como así también un gran número de enfermedades ...
En fin.. qué puedo decir que no sepais.. no soy fumador pero se debe endurecer la ley.