03 junio, 2008

¿Qué ha querido decir el Papa?


Hace unos días, el diario francés Le Figaro, publicaba un artículo en el que se refería a la delicada salud del Papa Benedicto XVI. Tras el viaje a Estados Unidos, se le veía cansado, especialmente después de la misa en Nueva York. Por lo visto, había que ayudarle con los objetos de la liturgia para que no tropezara, cuenta el periódico francés,
Cuando llegó se tomó un día de descanso, incluido el miércoles que lo dedica a la audiencia de miles de fieles, que fue suspendido. La muerte de uno de sus ‘ministros’, el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, le cogió en estas fechas, pero no pudo celebrar la misa en San Pedro, haciéndolo el cardenal Angelo Sodano.

A partir de esto, los rumores sobre la salud del Papa se han desatado. Y sabemos lo que esto significa. La muerte del Papa es igual a elección de uno nuevo. Y los movimientos en el colegio cardenalicio, seguro que han comenzado.

Pero cuento esto porque hoy una noticia me ha llamado mucho la atención.

En el portal católico Aciprensa, se publica lo siguiente:

El Papa anuncia ostensión de Sábana Santa en 2010 y expresa deseo de visitarla

VATICANO, 02 Jun. 08 / 09:46 am (
ACI).- "Si el Señor me da vida y salud, espero ir yo también", dijo el Papa Benedicto XVI al anunciar que ha acogido el deseo del Arzobispo de Turín, Cardenal Severino Poletto, para que en la primavera de 2010 haya otra "solemne Ostensión de la Sábana Santa".
"Esta será una ocasión muy propicia para contemplar aquel misterioso Rostro, que habla silenciosamente al corazón de los seres humanos, invitándoles a reconocer en él el rostro de Dios", indicó el Pontífice al recibir este mediodía en el Aula Pablo VI a siete mil fieles de Turín.
Espero ir yo también. Sabiendo Ratzinger como es la Iglesia, y las vueltas a la que se les da su palabra.¿ intenta decir que no espera morirse en breve tiempo o, al contrario, avisa de problemas de salud, y de que hay que ir buscando un sucesor?

No lo sé. Todo esto de la elección de un papa tiene siempre algo de sorpresivo. Excepto en la última vez, que Juan Pablo II dejó todo atado y bien atado. Decía un amigo mío con un poco de ironía: Hasta la paloma del Espíritu Santo estaba atada.
Era totalmente previsible que saliera Ratzinger.
Pero ahora, si ocurre una muerte temprana del papa. ¿Qué ocurriría? Los cardenales está claro que se decantan por el ala ultraconservadora del catocilismo: ya saben, esa que piensa tanto en sexo, gays, condones y demás. Pero ... después de Pío XII, nadie se esperaba que llegara un revolucionario como Juan XXIII al Papado.
¿Pasaría de nuevo? Yo pienso que Dios escribe recto con los renglones torcidos. Recemos.

No hay comentarios: