15 junio, 2008

Preparando el Orgullo, uno a uno, una a una.


Los homófobos utilizan mucho un argumento para conseguir su objetivo final: hacer daño y excluir a las personas homosexuales de todos los ámbitos sociales.
Este argumento es hacer sembrar en la ciudadanía la mentira de que el mundo gay es un lobby, un poder que maneja hilos en la sociedad.
Hablan de lo gays – a las lesbianas, por lo común, el homófobo, que suele ser machista, las ignora – como un estamento poderoso, con privilegios con respecto al resto de las personas. Nos venden la imagen de la carroza en la cabalgata gay del Orgullo. O la figura de líderes como Pedro Zerolo, en la peor fotografía que le puedan hacer.
Con sus manipulaciones, en sus odios, intentan evitar que se pueda percibir a lo gay, como personas independientes. Es muy fácil atacar e insultar a un colectivo. Pero persona a persona, es una labor más ardua.
Rukaegos en su blog hace una descripción del orgullo gay, desde una perspectiva que no había visto nunca. Persona a persona. Transparente y sincera.
Homosexuales, bisexuales, transexuales, lesbianas.
Así visto uno a uno, una a una , a ver quién tiene narices de condenar, mirando a los ojos.
Felicidades Rukaegos. Estamos orgullosos. Orgullosos por todo y por ti. Lean su artículo, por favor.

4 comentarios:

Emevecita dijo...

Antes de leer el enlace que recomiendas te diré que yo tengo mis reparos respecto al "orgullo gay" como lo tengo respecto al "día de la mujer".
Yo no entiendo por qué hay que hacer distinciones si todos somos seres humanos con los mismos deberes y derechos.
El ser gay o heterosexual es algo que atañe a un solo aspecto de nuestra vida, mientras que el amor, la calidez, la HUMANIDAD de la gente atañe a todos nuestros actos.
Yo no podría discriminar ni aplaudir a nadie por el sólo hecho de ser gay, lesbiana, virgen o heterosexual, yo aplaudo a la gente maravillosa que voy conociendo (como tú por ejemplo) sólo por el hecho de ser y de dejar florecer todas las cosas maravillosas que el Creador ha puesto en ellas.
Esto trata de ser una reflexión sobre la igualdad de las personas, ¿hasta cuándo dejaremos de ponernos etiquetas y empezaremos a medirnos por el amor que damos? Parece de locos, pero es la misma lucha desde hace dos mil años...
En todo caso, y si les da la gana, a mis amigos gays y lesbianas un abrazo fortísimo, por ser mis amigos y por saber amar.

Agata dijo...

De allí vengo.Un escrito realmente bonito.Como la vida misma...

Alfonso dijo...

Lo de los días, tiene eso, pero cuando existen, es señal de que ocurre algo. No existe el día del hombre, ni el día del banquero, ni el día del político. Por algo será :)
Sí, bonito, Agata :)

Emevecita dijo...

Alfonso, es tan bonito el escrito que recomendaste (y el del año anterior lo es aún más) que lo pirateé en mi blog, jajaja...

Un besote y gracias por avisarnos de esa perla.