08 junio, 2008

Look for a star (o como enamorar, mirando al firmamento)

Dibujo de un satélite Iridium
.
.
El buen amigo Sommer escribe un post sobre las formas de ligar. Me ha hecho recordar una que suelo contar como anécdota cuando voy a los medios de comunicación, y que le llama mucho la atención a la gente, aunque la verdad, no sé si luego lo llevarán a la práctica.
Antes de empezar a contaros esta manera de ligar, muy efectiva por cierto, os refiero unos cuántos conceptos por si no lo sabéis.

Hay una serie de satélites artificiales, conocidos como Iridium, que fueron lanzados en 1998 con idea de servir para la telefonía móvil vía satélite. Se llaman Iridium porque en principio, se iban a lanzar 77 – el número atómico del Iridium – pero al final, se quedaron en 66.
El servicio era muy caro, y con la aparición del GSM que todos tenemos, los Iridium dejaron de tener la utilidad prevista. A pesar de ello, hoy se siguen utilizando militarmente.

La particularidad de estos satélites es que brillan mucho cuando les da el Sol, por que reflejan la luz de éste hacia la Tierra con sus paneles solares. Estos brillos – o flashes (Iridium flare, en inglés) – pueden tener una magnitud de hasta –8 más o menos, lo cual ya es muy considerable, similar al del planeta Venus, aunque más brillante, ya que éste llega a los -4,5 aproximadamente.

Y lo importante – indispensable para ligar – es que se pueden calcular. Saber cuando van a ocurrir. En la página de
Heavens Above, poniendo la latitud y la longitud del lugar donde vas a estar, te aparece el sitio del cielo y el momento exacto en donde van a suceder estos brillos. Suelen ser al atardecer y al amanecer, única manera de que les de el Sol y haya la poca luz para que nosotros los podamos ver bien.

Si ya sabemos el sitio del cielo y la hora, miraremos hacia allí. No veremos nada, un poquito antes de la hora prevista, segundos antes, empezaremos a ver al satélite, desplazándose rápidamente por el firmamento, brillando cada vez más, hasta que suelte el flash esperado y vuelve a disminuir su luz hasta desaparecer en la oscuridad de nuevo.

Yo he visto muchos, y es impresionante verlos, os lo aseguro. Estos brillos, para quien no sabe lo que es, y los ha visto por casualidad, los deja extrañados, y muchos piensan si ha podido ser un OVNI u otra cosa extraña. Aquí os pongo el vídeo de un destello de estos satélites.



Bueno ¿y cómo se puede ligar con esto? , que es el objetivo de este artículo en cuestión...

Pues miren. Cojan a la persona amada, y la llevan a un lugar despejado. Previamente, el día anterior, habréis calculado la aparición del flash de uno de estos satélites Iridium y ya sabréis perfectamente en que lugar del cielo va a aparecer (se sabe por coordenadas, por la cercanía a alguna estrella conocida, etc...)

Cuando ya estéis en el lugar elegido, tranquilitos, se empieza a contar historias del cielo. Recomendable los amores de Andrómeda y Perseo. De reojo se mira la hora de nuestro reloj – ¡Qué tiene que estar en punto, un retraso puede ser fatal! - y cuando va llegando el momento, se dice la frase: Yo si pudiera te regalaría una estrella.
Entonces la persona amada dirá algo así como Anda ya. Entonces, tú insistes: le dices que si pudiera que lo harías, que deseando algo con fuerzas se consigue todo , bla, bla, así en plan romántico, el caso es que mantenga la atención. Y cuando llega el justo momento dices: Mira al cielo, allí, va a aparecer una estrella para ti. La persona amada puede que diga de nuevo: Anda ya. Pero cuando vea el flash del Iridium, se quedará con la boca abierta, sin hablar, sin decir nada, patidifusa. Luego nos mirará a los ojos, y se dará cuenta, de que somos mágicos, de que no encontrarán nunca a nadie como nosotros. Y nosotros nos daremos cuenta de que somos dueños de su voluntad, y de que la persona amada caerá rendida a nuestros pies.

Éxito total, os lo aseguro. Lo malo es cuando luego le busca la explicación y se da cuenta de que de magia, nada, y que todo fue una artimaña para impresionarle/a. Pero seguro que no lo olvidará en la vida.

Pues ahí os dejo la forma astronómica de ligar. Si no os manejáis mucho en la orientación en el cielo, os vais con vuestra agrupación astronómica local, y os enseñarán gustosamente. O me lo preguntáis a mí, y os lo explico.

Espero que os sirva. Aunque, con algunas personas, como M. , esto no vale. Brillan sus ojos más que cualquier satélite o cualquier estrella, y entonces no sólo caes rendido por unos momentos, sino que caes a sus pies para toda la vida.


The End.

Tachín Tachín.


Ahora pega una música bonita ¿a qué sí jeje?



.

When life doesn't seem worth the living

And you don't really care who you are

When you feel there is no one beside you

Look for a star

When you know you're alone and so lonely

And your friends have traveled afar

There is someone waiting to guide you

Look for a star

Oh everyone has a lucky star

That shines in the sky up above

If you wish on a lucky star

You're sure to find someone to love

A rich man, a poor man, a beggar

No matter whoever you are

There's a friend who's waiting to guide you

Look for a star

A rich man, a poor man, a beggar

No matter whoever you are

There's a friend who's waiting to guide you

Look for a star.

3 comentarios:

David Santos Holguín dijo...

Yo en verano suelo mirar mucho al cielo, soy un pequeño aficionado a la astronomía y mi día favorito es el 12 de Agosto observando atentamente las perseidas. La verdad es que me apasiona todo lo estelar.

Tengo varias historias que contar pero alguna que otra vez me han llamado loco. Me gustaría que investigases sobre unas "apariciones" sobre el 6 de junio de 2004 a las 00.00 por Extremadura (barriada La Mejostilla, Cáceres), y Portugal.

Los satélites son impresionantes, no recuerdo la hora pero dentro de unas semanas cuando pasen los exámenes te la diré exactamente. MIrando al norte desde mi casa justamente en esa hora (que no recuerdo) se acerca un satélite y parece un foco delantero de luz de un avión. Increíble.

Besos
David Santos
www.13rosas.blogspot.com

Agata dijo...

Desde luego,M. tiene el cielo ganado contigo.Nunca mejor dicho...Lo malo Alfonso,es que una chica que lleve a su chico a mitad del campo de noche lo tiene chungo.Te digo yo que el muchacho esperará otra clase de estrella...jajaja.Porque hay algunos que el romanticismo lo cambiaron por un par de litronas.Pero está bien para ligar.A mí me pasó una vez,antes de tener a mis hijos que mi maridito me llevó a ver una lluvia de estrellas.El no divisó alguna.Yo ví dos estrellas fugaces a la vez.Pedí dos deseos.Los deseos acaban de celebrar su fiesta de diez años con sus amigos.Un beso,superpolish.

Lúcida dijo...

Vamos, si forman todo ese teatro exclusivamente para mi, cuando me diga la frase "te regalaría una estrella" ya me tendría totalmente cautivada.

Gracias por enseñarnos