26 junio, 2008

El Golira



El sábado pasado estuve en el hospital con mi hermana casi todo el día. Mientras permanecía en la sala de espera, te da tiempo a pensar en todo. Mirarlo todo. Revisar las máquinas del café, de la Coca Cola. Mirarle la cara a cada persona que está sentada. La ropa. Los zapatos. Borrar los mensajes del móvil. Mirar que redes wifi había activadas. Sí tengo móvil con wifi, que pasa. Y así.
Así andaba yo abstraído en mis cosas y deseando que mi hermana saliera de urgencias, cuando escuché el portazo.
Para mí que se había escapado un mono del Tempul y se había colao allí dentro. Allí estaba. Bufando. El Golira. Sí, como dice mi vecina, Paquita. Mira, un Golira. Pues sí, un Golira.
La cara roja como una sandía. Sudorosa. Respirando por una nariz seca y atascada. Fuu. Fuu. Los resoplidos me recordaban a los olfateos de mi perro cuando me buscaba los caramelos en el bolsillo.
Entro para dentro a toda velocidad. Tiró el bolso de una señora, empujó a un niño chico. A medida que andaba con grandes zancadas, su dedo indice, tan grueso como una zanahoria, apuntaba hacia arriba hasta que le dio.
Al botón del televisor, que estaba allí, con muy poco volumen, más por acompañar que por emitir algo porque nadie le hacía caso.
De pronto, el silencio de la sala de espera se rompió. Le dio el máximo volumen a la tv. Cambió los canales. No contento, lo desconfiguró, hasta que consiguió poner lo que quería, una carrera de coches.
Ñiiiauuuuuuuuuuuuuuummmmmmmmmmmmmmmmmm ihhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
Enga, enga, corre pisha.

Y a los demás, que nos den.
El Golira iba de visitante de algún familiar que le importaba menos que una carrera de coches.
Cuando terminó lo que quería ver, salió al exterior. Me recordó a Shrek, pero en basto, de color rojo, y sin gracia.
De nuevo, el mal olor a sudor de no ducharse en días, la peste a tabaco y el ruido de las zancadas, nos hizo retumbar por dentro a todos los que estábamos allí.
Luego se fue al bar de al lado. Total, a su familiar le están atendiendo dentro.
Entonces ¿para qué vas al hospital pisha, si no es para estar con quien te necesita?
¿Al bar? Quédate en tu casa ome.
O en tu jaula.
Máxima expresión del egoísmo.
Golira, más que golira.



12 comentarios:

Cat's dijo...

dios mio, no quisiera encontrarme con uno de esos en ningún lado...baggggg si parece que lo estoy oliendo, fuera golira, fuera golira! jejejeje besitos

fito dijo...

De goliras y Chitas está el mundo lleno Alfonso. Sin ir más lejos tengo dos preciosos ejemplares por vecinos, así que te entiendo perfectamente. Y aunque estos bishos los hay en tós laos, pisha, que desgracia ser andaluz en una tierra de andaluceros ordinarios que confunden sentimientos con aspavientos.

Emevecita dijo...

No es patromonio andaluz, dos pisos más arriba vive una igual... o casi igual.

Lo que me interesa es ¿tu hermana está malita? Besos y energía positiva para que se te cure rápido.

Alfonso dijo...

jejej gracias por vuestros comentarios, ya veo que 'goliras' hay por todos lados, y con todos mis respetos al Gorila, animal que me encanta, más desde que los vi 'en la niebla'

Agata dijo...

Espero que tu hermana esté bien.Eso es lo importante.
Goliras?????Más de una vez nos hemos tenido que esconder de alguno de estos en el control de enfermería o en otro lado.En urgencias es donde más te encuentras o en la puerta del quirófano.No saben lo que es la educación,ni la paciencia,ni lavarse los sobacos,ni los dientes,no saben que no deben fumar,les pica un huevo y se lo rascan delante tuya,no saben lo que es hablar bajito en un hospital,como tampoco saben tu nombre te gritan "tia"....Y como te pregunten por el familiar "exigen"que les digas todo...cuando tú no estás autorizada para ello.Pero si tú no lo puedes ayudar,ellos no entienden.Empiezan a vociferar como un toro...Hay una delgada línea roja que te da miedo que pasen:cuando son agresivos y te pueden dar un puñetazo.Y un puñetazo de un toro guarro tiene que doler mogollón...La seguridad de los que allí trabajan es mísera.Puede entrar cualquier "colgao" a cualquier hora del día o de la noche y encontrarte cuando más sola estés...

Alfonso dijo...

Verdad, tú sí que sabes de goliras que están en el hospital.
Mi hermana está mejor, sólo fue un susto, nada grave :)

Agata dijo...

Con "mis goliras del pasado" se me olvidó decirte una cosa:"¿era necesario poner a la mujer del golira cantando?¿era necesario Alfonso?¿qué te hemos hecho Alfonso?¿tú quieres que sigamos viniendo,sentrañas?..."Endeluego,endeluego"......

Alfonso dijo...

jeje era un efecto colateral. Se llama Florecilla, todo un crack en internet. Canción que buscas en you tube, ahí que está ella que la canta. Más de 1700 tiene puestas.
Te recomiendo escuches Breakfast in America de Supertram. Pon en youtube Florecilla Breakfasta in america, y a disfrutar ñec ñec jjj

Agata dijo...

He ido a ver la que me has dicho.He durado hasta el segundo 37.Me sudaban las manos y todo.Esta muchacha ya ha sido visualizada por mí en otras ocasiones.No puedo ver la canción entera,no puedo.Me quedo mirándola y me imagino un cambio de look que le vendría genial....Fuera bigote,y nevus,y carrerilla de pelo hecha con un cortacésped,un buen tinte y corte de pelo más favorecedor...Y fuera ordenador.La madre que la trajo.Alfonso esto es por los Polish ¿no?....Me voy,que no puedo con la vida......Como te pille...

Alfonso dijo...

jajaja , la venganza es un plato que se sirve en fríoo jjjjj , no te metas con polish que son monísimos ellos jjj lo que daría yo por entrevistarlos, saber si estudian, trabajan, son gayses, heteros, hermanos, primos, huérfanos jjj he estado indagando en internet pero no hay nada jajaj

SOMMER dijo...

Yo estoy con Ágata Alfonso, creo que lo de "Florita" (dios Florita, vaya nombre) sobraba amigo.

Has sido cruel.... muy cruel....

Alfonso dijo...

Florecilla, Florecilla ... jjjj