20 mayo, 2008

¿Por qué nos queréis hacer daño?



¿Por qué nos queréis hacer tanto daño, hermanos? ¿Por qué otra vez a la carga con lo mismo? A discriminar, a insultar, a herir...

A utilizar vuestras lenguas como cuchillos, para desgarrar corazones, para arrancar lágrimas, para ahondar dolores, para separar, para discriminar..

¿Tanto odio lleváis dentro para hacer el mal de esta manera tan cruel? ¿con la discriminación?
¿dónde quedó aquél Evangelio, aquél Jesús que os cautivó y por el cual distéis vuestra vida?

Card. Bertone reafirma aplicación de norma sobre seminarios y candidatos con tendencias homosexuales
VATICANO, 19 May. 08 (ACI).-El Secretario de Estado, Cardenal Tarcisio Bertone, con aprobación del Papa Juan Pablo II, ha enviado una carta a los obispos del mundo, reafirmando que las normas establecidas por la Congregación para la Educación Católica en la Instrucción sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación con las personas de tendencias homosexuales antes de su admisión al Seminario y a las órdenes Sagradas del 4 de noviembre de 2005, es de aplicación universal y no tiene excepciones.
En el breve "Rescriptum ex audientia" respuesta escrita que sigue a varias consultas- el Cardenal Bertone señala que las normas establecidas respecto a la selección de candidatos al sacerdocio por la Instrucción, vale "para todas las casas de formación para el sacerdocio, incluidas aquellas que dependen de los Dicasterios para la Iglesias Orientales, para la Evangelización de los Pueblos y para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica".El documento, que según explica el Cardenal Bertone, se publica en respuesta "a numerosos pedidos de clarificación dirigidos a la Santa Sede sobre este tema", implica que el impedimento para aceptar a candidatos homosexuales a los seminarios se aplica no sólo a los seminarios diocesanos, sino a los de las ordenes y congregaciones religiosas; así como aquellos que se encuentran en territorio de misión.En la Instrucción de 2005, la Congregación para la Educación Católica, "de acuerdo con la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, cree necesario afirmar con claridad que la Iglesia, respetando profundamente a las personas en cuestión, no puede admitir al Seminario y a las Órdenes Sagradas a quienes practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o sostienen la así llamada cultura gay"."Dichas personas se encuentran, efectivamente, en una situación que obstaculiza gravemente una correcta relación con hombres y mujeres. De ningún modo pueden ignorarse las consecuencias negativas que se pueden derivar de la Ordenación de personas con tendencias homosexuales profundamente arraigadas".

Qué pena, dais pena, cuando nosotros, cristianos como ustedes, vemos con os alejáis del Reino de Dios, como os alejáis de la alegría y de la esperanza.

Lo que tenía que decir, lo he dicho en el vídeo. Una vez más. Porque no paráis...

Pero quiero pedir perdón. Por las veces que nos referimos a la Iglesia y metemos a todo el mundo en el mismo saco, cuando sabemos que no es así.
Que hay curas que se parten la cara por los demás. Que son santos en vida. Monjas que se dan por entero al trabajo por los pobres.
Perdón a ellos que sufren porque les comparamos y no le valoramos lo que se merecen.
Perdón, sí, perdón, mucho perdón.
Y admiración por los sacerdotes y religiosos homosexuales, que a pesar de oir lo que oyen y sentir lo que siente, deciden andar para la adelante. No tirar la toalla. Andar de la mano de Jesús.
Luego, llevan a muchos a los altares en la plaza de San Pedro.
Olvida nuestra Iglesia, nuestros mártires de hoy. Los que sufren y siguen. Los que siendo insultados, perdonan. Los que siendo perseguidos, aman.
Cristo vive en la Iglesia. En los sacerdotes homosexuales. En los religiosos homosexuales. Los veo en ellos.
No estáis solos.

Para la reflexión, os invitó a visitar este artículo de David Santos Holguín, en su blog Trece Rosas Rojas. ¿Por qué me odias? es el título de dicho artículo.

12 comentarios:

Agata dijo...

Lo siento.No es justo.
Llorando estoy por ello.Créeme.Y es que nunca te he visto tan triste e indignado.Porque yo no soy homosexual,pero tengo el mismo corazón que tú...
En vez de estar ellos tan obsesionados por los homosexuales,que tengan cuidado con los pederastas.Que esos sí que son unos monstruos.Ahí no conviene mucho menear el asunto,porque la mierda les puede salpicar.Me llena de orgullo gente como tú,Alfonso.Que después de leer noticias como estas sigues teniendo tu fe.Ole.Eso es tenerla y no los que gastan energías en discriminar.No los que van a misa todos los domingos a darse golpes de pecho y os llaman maricones o tortilleras.Odio esas palabras.Si hace falta hacer algo o moverse en algún sitio,aquí estoy yo.
Y para sacarte una leve sonrisa:"mancantao" el botijo.
:)

Águila dijo...

"Golpe a golpe, verso a verso... se hace camino al andar"

"Ladran, luego cabalgamos"

A seguir adelante, eso es lo que nos ha tocado. A pesar de los insultos, a pesar de las agresiones, hay que seguir adelante.

Un abrazo alfonso y otro para ágata.

El Peregrino Ruso dijo...

Esta Iglesia no sabe el daño que hace a miles de cristianos, incluso sacerdotes homosexuales, que dan los mejores años de su vida por el Reino de Dio y Jesús de Nazaret. Es una pena. Pero si supiesen el sufrimiento que causan estarían mas calladitos.

Agata dijo...

AGUILA:ummm gracias.Otro saludo para tí.

Alfonso dijo...

Gracias por vuestros apoyos... la verdad que el tema es incomprensible. Qué más les dará ¿los sacerdotes no hacen voto de castidad? Entonces ¿qué más les da?
En fin, así va nuestra jerarquía... que hasta el mismo Papa les dice que se moderen.

David Santos Holguín dijo...

En fin... me ha sorprendido tu voz en la radio y tu reflexión.

Muchas gracias por tu apoyo a mi texto de opinión.

Un fuerte abrazo alfonso.

David Santos
www.13rosas.blogspot.com

Alfonso dijo...

De nada, David, tu texto se lo merecía :)

SOMMER dijo...

Una vez más se pone de manifiesto la hipocresía de quienes dicen gobernar los designios de Dios. Que les den por el culo a todos.

Yo me quedo con los cristianos honestos y buena gente como tu, Alfonso.

Abrazos

emeve dijo...

Alfonso, me quitaste la palabra de la boca: si hacen voto de castidad ¿qué más da sus preferencias en la cama? ¿o es que la iglesia sabe que el voto de castidad es una hipocresía?

Yo no soy como tú, en serio que no puedo seguir llamando "mi madre" a una iglesia con una jerarquía así.

Se me hace insoportable, y respeto a las pocas personas buenas que haya en la jerarquía y siento pena por los del "Pueblo llano" que se queman la vida por hacer lo que sus jerarcas dicen...

Un abrazo

Alfonso dijo...

Gracias Sommer y Emevé, es verdad, a veces uno se siente como masoquista, estando en una organización que te insulta y te da patadas, en vez de como dice Emevé, Madre, quererte...
Vete me han dicho algunas veces, pues bueno...
¡Qué se vayan ellos! yo no me voy de mi casa :)

emeve dijo...

Sí, a mi en el opus (ya sabes que es parte de mi pasado vergonzoso) me enseñaron que la Iglesia era como un club: al que no le gustaban las reglas, que se vaya. Y eso aprendí. Un club exclusivo, sólo para algunos, no una familia, no una esposa de Cristo, no una Madre...
Ya ves, algo de cierto me decía el opus (entre tanta mentira y sectarismo)

Alfonso dijo...

Emevé, no hay que sentir verguenza de haber estado en el Opus. Yo también estuve jajaja; señal de que te vieron potencial inteligente para poder tener puestos de responsabilidad en el futuro ;-)